La casa está (casi) derrumbándose

(Columna de Eduardo Rivas)

Hace unos días, recordábamos el discurso que diera Václav Hável el 1° de enero de 1991 cuando le decía a sus compatriotas checoslovacos que la casa estaba en ruinas y le reclamábamos a Mauricio Macri que actuara en consecuencia. Al decir de Nicolás Solari, éramos minoría puesto que desde su trabajo en Poliarquía remarcaba que “con estos datos en la mano, pareciera que el Gobierno de Macri no tiene la obligación de apuntar al Gobierno anterior por la herencia recibida”. Sin embargo, el Presidente fue en el sentido contrario y, en efecto, afirmó: “Encontramos un Estado destruido”.

Y fue más allá. No sólo dijo que la casa está en ruinas…dijo poco menos que la casa está con riesgos de derrumbe, y enumeró a los responsables de tal situación. Con datos concretos y contundentes, como reclamábamos, afirmó: “El modelo de inclusión social y crecimiento del que tanto habló el gobierno anterior nos llevó a la pobreza y la exclusión”. Una realidad que, más allá del pensamiento de cada uno, es fácilmente contrastable.

Pero no se quedó el Presidente en enumerar y describir los problemas del pasado (y presente) y sus consecuencias, sino que apuntó claramente hacia donde quiere avanzar. Sostuvo Macri: “Este diagnóstico no debe servir para deprimirnos ni enojarnos, sino para tomar conciencia. Somos mejores que esto, que la vida que llevamos, los argentinos podemos superar estos problemas. No estamos condenados a vivir mal, con miedo o con inseguridad” y a partir de ello enumeró una serie de políticas que impulsará con el objetivo de dar el salto cualitativo que estima oportuno para el país dejando en claro que “Podría seguir todo el día, pero por respeto a ustedes y a los argentinos que están mirando, voy a cortar acá. Pero me comprometo a publicar todos los datos, área por área, para que todos sepan el estado en que estaba la Argentina en diciembre de 2015”.

Tras esta cruda y dura caracterización del estado de cosas en el que se encontró el Estado el pasado 10 de diciembre (“Encontramos un Estado desordenado y mal gestionado. Faltan documentos, no hay estadísticas”), Macri avanzó en la enumeración de los principales ejes de trabajo para su gestión. Así, remarcó la generación de empleo, al decir que “para salir de la pobreza, necesitamos más fuentes de trabajo y menos inflación. Esa será nuestra obsesión”; la reforma en la Justicia “para que sea más independiente y mejore su funcionamiento”; la lucha contra el narcotráfico; “la eliminación del IVA para los productos de la canasta básica alimentaria”; “la actualización automática de los montos de las jubilaciones, las asignaciones familiares y la Asignación Universal por Hijo” y, en un gesto inusual en los dirigentes argentinos respecto a reconocer logros en sus colegas, afirmó: “Me comprometo a trabajar para que al final de la gestión todos los niños reciban un ingreso universal de la niñez, un proyecto de la doctora Carrió”.

Dos días atrás decíamos que la casa está en ruinas…ayer, el Presidente nos mostró que la casa tiene riesgo de derrumbe. Recuperarla y hacerla un lugar digno de ser vivido por todos es una tardea que debemos emprender juntos sobre la base del respeto a la Constitución y la división de poderes porque “será una tarea de la Justicia determinar si esta herencia que recibimos es fruto de la desidia, de la incompetencia o de la complicidad”.

Esta entrada fue publicada en Edición online y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a La casa está (casi) derrumbándose

  1. Esteban Montoya dijo:

    La casa esta ruinas? Un país con apenas un 8% de su pbi de deuda en manos de privados extranjeros. Con menos del 6% de desocupación y el salario mínimo entre los mas altos de los paises de la región. Esto también es “una realidad que, más allá del pensamiento de cada uno, es fácilmente contrastable”. Me gustaría entonces que trates de definir como recibió la casa Alfonsín después de los militares, Menem luego de Alfonsín, y no hablar de De la Rua luego de Menen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =