Conicet, ¿una cueva de ñoquis y ladrones?

(Columna de Daniel Schteingart, becario doctoral en el Conicet, magíster en sociología económica -IDAES-UNSAM- y profesor universitario -UNQ-)

Durante diciembre, las redes sociales ebullieron tras el conflicto desatado en el Conicet, originado en el recorte en el ingreso a la carrera de 500 investigadores recomendados por juntas evaluadoras en sus pergaminos académicos. En las redes (particularmente en Twitter), los detractores del Conicet acusaron al organismo de ser una “cueva de ladrones”, “ñoquis”, “inútiles” y una decena de insultos más. ¿Qué hay de cierto en las acusaciones lanzadas al Conicet y sus investigadores? Absolutamente nada. Veamos.

Dentro de un país donde la meritocracia en el sector público no es particularmente la regla, el Conicet se destaca por ser el organismo estatal más meritocrático y transparente, por lejos. Para ser becario en el Conicet, hacen falta credenciales como un elevado promedio durante la carrera de grado, publicaciones, presentaciones a congresos o ejercicio de la docencia, entre otros.

Para ser investigador (lo que se recortó), las exigencias son todavía más duras: se necesita tener una tesis doctoral (algo que demanda ingentes esfuerzos y que puede llevar hasta cinco años realizar) y publicaciones en revistas académicas internacionales de altísimo prestigio, en tanto que cuestiones como la docencia, la supervisión de tesistas o el desarrollo de innovaciones tecnológicas –sobre todo en el campo de las ciencias duras– suman puntos adicionales al aspirante. Para ser investigadores de carrera en el Conicet, el aspirante es evaluado por una comisión de expertos de cada disciplina de estudio (por ejemplo, biología, física, economía, sociología y demografía, etcétera), en función de los antecedentes académicos. En dicha comisión evaluadora, la mitad de sus miembros se renueva todos los años. Asimismo, en las comisiones, la representación es no solo temática, sino también geográfica e institucional, de modo que evalúan expertos de distintas partes del país y de distintas instituciones, para garantizar federalismo y pluralismo institucional. A esto que acabamos de describir llamaremos “paso 1”. Una vez que la comisión dictamina, la resolución pasa a una Junta Calificadora (“paso 2”), en donde expertos de las cinco “grandes áreas” del Conicet (Ciencias Naturales y Exactas; Ciencias Biológicas y de la Salud; Ciencias Agrarias, Ingeniería y de Materiales; Ciencias Sociales y de Humanidades, y Tecnología) vuelven a evaluar.

Vale mencionar que, dentro de cada “gran área” hay una multiplicidad de disciplinas (por ejemplo, en “Ciencias Biológicas y de la Salud” tenemos a “Ciencias Médicas”, “Biología”, “Bioquímica y Biología molecular” y “Veterinaria”, cada una de las cuales tiene su comisión evaluadora del “paso1”). Una vez que se cumple con el “paso 2”, el análisis pasa al directorio del Conicet (“paso 3”) quien, en función del presupuesto, asigna los ingresos a carrera respetando criterios de proporcionalidad geográfica y disciplinaria. Vale aclarar que uno de los criterios de evaluación para la admisión al Conicet es la “relevancia social” (qué aporte directo o indirecto puede hacer el investigador a la sociedad) o “académica” (qué aporte hace el investigador al Estado del conocimiento mundial de una disciplina) del problema de investigación. Al Conicet puede entrar cualquier persona, siempre que tenga las credenciales académicas aprobadas por las comisiones evaluadoras mencionadas.

Que el Conicet sea una usina de captación de los grandes talentos del país se plasma en cómo se ubica en los rankings internacionales de instituciones de ciencia y tecnología. Según el ranking Scimago –el más prestigioso del mundo para evaluar rendimiento de este tipo de instituciones–, el Conicet pasó del puesto 399 en 2009 al 220 en 2016, sobre un total de 5137 instituciones. Esto es, Conicet se encuentra en el top 5% mundial de las instituciones de ciencia y tecnología, es la segunda institución más prestigiosa de América Latina (solo por detrás de la Universidad de San Pablo) y la principal del país. Que Conicet haya escalado 179 puestos en el ranking no es arte de magia, sino que mucho tiene que ver con la ampliación de su dotación de recursos humanos en base a criterios de estricta selección con reglas transparentes, que lamentablemente no son moneda corriente en otras áreas del Estado. Del mismo modo, Argentina en su conjunto (contando Conicet y el resto de las instituciones de ciencia y tecnología como las universidades) pasó de explicar el 0,35% de los papers mundiales en revistas de prestigio en 2006 al 0,46% en 2015, también según Scimago.

El 78% de los poco más de 9.000 investigadores de planta del Conicet proviene de las ciencias duras (Exactas, Naturales, Biológicas, Químicas, Ingenieriles, etc.) o son tecnólogos. El 22% restante proviene de las Ciencias Sociales y Humanidades. Para muchos críticos del Conicet, este 22% es “excesivo”, y compuesto por personas que son “ladris” y “chamuyeras”. Primero, la cifra es razonable para los estándares mundiales: en Noruega (país más desarrollado del mundo según el Índice de Desarrollo Humano), tal cifra es del 25% y en España del 26%, por debajo de México (por encima del 30%) y por encima de países de altísima industrialización como Japón (en torno al 10%), que por su perfil de especialización (que Argentina no tiene) demandan muchísimos ingenieros y afines. Los datos son de UNESCO.

Segundo, se han criticado por “irrelevantes” y “ladris” temas de investigación como los estudios culturales, los estudios de género, los estudios migratorios o la sociología del deporte, que forman parte de la agenda de investigación de algunos de los investigadores en Ciencias Sociales y Humanidades del Conicet. Desde el mayor prejuicio, los detractores de este tipo de estudios no parecen querer enterarse de su contribución directa o indirecta a la formulación de mejores políticas públicas . Tampoco parecen querer enterarse de que son los países desarrollados los países campeones en estos campos de las ciencias sociales. Según Scimago, Estados Unidos lidera el stock de publicaciones mundiales (1996-2015) de estudios de género, estudios culturales, lingüística, análisis literario, sociología, ciencia política, historia, arqueología, psicología, economía y un largo etcétera. Los países que le siguen son Reino Unido, Australia, Canadá, Alemania, Francia, España, Italia o Países Bajos, dependiendo de la disciplina. Estas investigaciones se hacen tanto en instituciones públicas como privadas. A modo de ejemplo, Lauren Rea –que fue una de las investigadoras hostigada por los críticos del Conicet por investigar la revista Billiken– es una PhD británica en estudios culturales, y el financiamiento de su tema de investigación lo hace el Arts & Humanities Research Council (una suerte de Conicet británico de ciencias sociales).

¿Entonces, los países desarrollados se equivocan y malgastan su dinero en financiar este tipo de disciplinas? ¿Conocer la realidad para dar insumos para hacer políticas públicas que mejoren la calidad de vida –económica, social y cultural– es derroche? ¿Analizar impacto de políticas públicas, como hacen muchísimos investigadores de ciencias sociales del Conicet, es inútil? ¿Comprender nuestra Historia y la de otros países, para sacar lecciones de qué errores no debemos volver a repetir y qué lecciones podemos tener en cuenta de cara al futuro es tirar “la plata de mis impuestos” al inodoro? ¿Invertir en investigadores en relaciones internacionales para que analicen la complejidad del mundo actual y de allí ver cómo Argentina puede integrarse mejor al mundo es prescindible? ¿Y hacerlo en especialistas en administración pública, para que formulen políticas de mejora de la calidad de la intervención estatal? ¿Formar doctores en urbanismo para que analicen cómo mejorar la problemática habitacional del país es repudiable? ¿La filosofía, sin la cual hoy posiblemente seguiríamos viviendo en el absolutismo de la Edad Media, es un campo del conocimiento a ser desterrado del erario? Los datos de Scimago y la práctica concreta de los Estados de los países desarrollados refutan todo este tipo de prejuicios.

Por último, está claro que hay buenos cientistas sociales y otros que no lo son, del mismo modo que hay buenos físicos y malos físicos, buenos abogados y malos abogados, buenos docentes y malos docentes, buenos periodistas y malos periodistas, Quédense tranquilos de una cosa: los malos científicos (sean de ciencias sociales o de ciencias duras) no entran al Conicet.

Comparte e imprime la nota:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • email
  • Print
Esta entrada fue publicada en Edición online. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Conicet, ¿una cueva de ñoquis y ladrones?

  1. Diego dice:

    El Conicet es realmente una cueva de militantes, totalmente ideologizada, aunque al autor de la nota no le guste reconocerlo, el mismo en su Facebook personal pidió explicitamente hacer “micromilitancia” a favor de Scioli. Y estoy seguro que si se hiciera una encuesta entre los miles de investigadores del Conicet la mayoría sería K o de ideología de centro izquierda-izquierda. Claro que el problema no es que tengan ideología (todos la tenemos) sino que esa ideología luego sesga sus papers, sobre todo en Sociales, como hace el mismo autor de la nota en sus papers de desarrollo donde solo cita fuentes sesgadas anticapitalistas e ignora el resto de la literatura científica que lo contradice. Por mi que investiguen todo lo que quieran muchachos, pero con mi plata no, busquen financiación privada a mi no me interesa pagar ideología disfrazada de ciencia.

    • Leandro dice:

      El 80% de los investigadores de mi instituto voto a macri. Y la mayoria no solo lo votaron sino lo militaron fervientemente. Hay mucha decepción y mucha cara larga en el ambiente.
      La situacion es bastante similar en porcentajes en otros institutos que conozco.
      Eso es DATO CONCRETO.
      Mucho mas certero que su “estoy seguro de que si se hiciera una encuesta blabla”

      A bolacear a otro lado, troll pro ajuste.

      • Leo dice:

        que tiene que ver a quien haya votado ? si en una carcel votaron el 90% a macri eso significa que hay que bajarles las penas ? jaja , lo peor es la creencia esa de que un par de investigadores hace el desarrollo del pais cuando los que lo hacen son miles de personas que tienen una pyme , el que remodela su casa , el progreso se obtiene mediante la iniciativa de muchos no de unos pocos iluminados

        • Leandro dice:

          Si usted lee el comentario que motivo mi respuesta, verá que afirmaba que el conicet es una cueva de militantes donde la mayoría es kirchnerista.

          A eso responde mi comentario, donde le explico que está bastante raro que en una cueva de militantes kirchneristas el 80% haya votado a macri. Lo que parecería indicar que no había tantos militantes kirchneristas como el que puso el comentario supone, aferrado a un prejuicio o a una mentira.

          Ahora me pregunto, usted no sabe leer, que tuvo que preguntarme a mi eso que es obvio para cualquiera con un mínimo de capacidad intelectual (y que se haya molestado en leer los comentarios)? O en realidad usted no leyó el comentario al que yo respondía y salió a bardearme de la nada sin el menor sentido? o, tercera opción, usted si leyó, y entendió que mi respuesta había destruido el “argumento” del primero, y lo que esta haciendo es tratar de cambiar el punto de discusión para hacer zafar a su colega de trolleo?

          • Leo dice:

            porque no tiene nada que ver a quien hayan votado o su ideologia , el lugar hay que cerrarlo y si son “buenos investigadores” encontraran trabajo en el sector privado como corresponde

  2. Susana dice:

    Estimado Diego. Lamento que sus prejuicios políticos y económicos no le permitan leer la parte más importante del artículo que es el puesto que ocupa Conicet en el mundo de la ciencia. No soy investigadora, ni miembro de Conicet pero me interesa conocer donde estoy parada. Scimago es acá la palabra importante. Entre más de 5000 instituciones en el mundo Argentina Está en el Top 5. Las ideas políticas personales que un investigador tenga, lo que publique en Facebook no hace a su calidad investigativa a nivel mundial. Seria lo mismo decir que los investigadores norteamericanos de la escuela de Friedman tienen una visión sesgada porque investigan políticas económicas neoliberales. Es en la riqueza de la diversidad del conocimiento donde podremos encontrar las bases para un mundo mejor. No en la pobreza de una única visión mundial como usted pretendería. Hay además un dato que no está amplia mente desarrollado en este artículo y es el hecho de que muchos de nuestros investigadores cobran sueldo de investigador pero sus proyectos y los insumos que requiere son sostenidos por universidades, instituciones y empresas extranjeras. Las soluciones nunca son indiviguales como usted pretende. Son el fruto de la colaboración científica y económica. Y yo si quiero que con mis impuestos se sostenga la investigación Argentina.

    • Diego dice:

      La universidad de Chicago es privada, asi que si quieren investigar “neoliberalismo”, marxismo o peronismo que lo hagan, es su plata. A estos militantes rentados del Conicet los tengo que mantener con mis impuestos para que publiquen ideología disfrazada de ciencia, si a vos te parece tan importante su tarea financialos vos de TU bolsillo y eximime de pagar a mi.

  3. jose dice:

    Adhiero lo que escribe Susana.

    • Julieta dice:

      Totalmente. Es la mejor inversión de nuestros impuestos. Más conocimiento y menos dinero tirado en sostener trolls en redes sociales. El conocimiento es la base del desarrollo. Y si para desarrollar un tema el investigador tiene que pasar por tres instancias de evaluación, integrada por órganos colegiados, para mi garantiza que esa investigación es relevante de alguna manera. Hace poco leí un comentario en el que daban cuenta que gracias a la colaboración de antropólogos, se logró contener la epidemia de ébola en África , dándole tiempo a la medicina a desarrollar una vacuna. Todo este problema con el CONICET, terminó siendo una cuestión de dinero y de ideología, juzgando a los científicos por sus convicciones individuales. Con qué fundamentos se opina que los desarrollos están sesgados o no? Yo no estoy capacitada , pero las tres comisiones de evaluadores seguramente que sí. Me da un poco de gracia cuando se habla de que las investigaciones sean financiadas por privados. Esto no es EEUU, estamos en Argentina, cuánto destinan los privados en investigación ? Seguramente que muy poco. Lo que no hacen los privados tiene que garantizarlo el Estado. Sí, con mis impuestos.

      • Leo dice:

        error , lo unico que es base de desarrollo es el capitalismo . Sirve mas para el pais que abran la importacion de computadoras (que cuestan el triple que en chile) que 100000 becas del conicet , una lastima que el gobierno haya cedido ya que lo mejor seria cerrar ese lugar

      • Leo dice:

        Los privados tampoco destinan a investigacion porque gracias al error del proteccionismo los industriales prebrendarios y demas pueden vender cosas que ya quedaron obsoletas total no tienen competencia. La competencia es la base de la innovacion nunca el estado , si el estado es el problema !

  4. Groucho dice:

    El Conicet es tan argentino como el dulce de leche, y por lo tanto hay ladrones y ñoquis, como en todos lados. Sin embargo no son ellos el peor problema, si el amiguismo, el padrinazgo, y, sobre todo la burbuja etilica en que viven (tetrabrik, no mabec como ellos creen). El Conicet es una mala copia del Cnrs frances, lo mismo que las universidades argentinas lo son de las francesas. Francia esta desesperadamente tratando de cambiar el sistema (que es mucho mas evolucionado que el argentino), aca, los establishments de las universidades y del Conicet luchan denodadamente para preservar sus curros y privilegios. For the record, he sido becario de iniciacion y perfeccionamiento, y despues me fui a hacer mis post-grados y mi vida academica fuera de la Argentina. Hasta hoy me felicito por esa decision.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>