El plan de Cambiemos para ganar en la PBA

El oficialismo aspira a mantener los votos que obtuvo Macri en la primera vuelta de 2015 que le permitirían aumentar el número de bancas en diputados e imponerse en la elección de senadores.

Cambiemos aspira a conformar un interbloque de 100 diputados – 13 más que en la actualidad- a partir de diciembre. El distrito clave para lograr ese objetivo es Buenos Aires porque allí renueva sólo 3 bancas y aspira a obtener entre 12 y 14 en las elecciones de octubre. Ese número se logaría si Cambiemos retiene el 33% de los votos que obtuvo Mauricio Macrien la primera vuelta de 2015. En el oficialismo apuestan a lograr ese porcentaje porque descuentan que habrá una mejora de la economía dado que la actividad crecerá al menos 3%, la tasa de inflación se reducirá a la mitad y los salarios reales recuperarán terreno.

Pero más allá del recuento de bancas, el resultado bonaerense es el que se tomará en cuenta para determinar al ganador de las elecciones nacionales.Por eso, los estrategas de Cambiemos ya están comenzando a diseñar alternativas frente a los desafíos que tienen que enfrentar.A mediados de febrero se reunieron todos los intendentes de Cambiemos con Mauricio Macri y María Eugenia Vidal Vidal y comenzó a perfilarse la campaña. En Cambiemos concentrarán la acción electoral en los 35 distritos con mayor cantidad de habitantes de los cuales gobierna sólo la mitad. En cada uno de ellos habrá un facilitador que será el responsable del cumplimiento de los lineamientos de la campaña. Allí donde gobierne Cambiemos la tarea estará a cargo del intendente, y en los demás, la responsabilidad recaerá en ministros con experiencia política como Joaquín De la Torre y Cristian Ritondo o de jefes comunales de otros distritos como Ramiro Tagliaferro o Néstor Grindetti. La dirección general de la campaña está a cargo de una mesa que integraran Vidal, Daniel Salvador, Federico Salvai, Federico Suárez, Manuel Mosca, Gustavo Ferrari, De la Torre y Ritondo.

Los candidatos. Un primer tema a resolver es el del perfil de los candidatos. Una corriente apuesta por figuras ya probadas que aseguran determinado rendimiento electoral aunque no aporten elementos nuevos. Jorge Macri, uno de los que podría ser candidato a senador nacional, sería la máxima expresión de ese perfil. Por otro lado, están los que piensan en figuras más jóvenes que no son tan conocidas ni probadas electoralmente pero que dan una imagen de cambio. Allí aparecen, entre otros, el secretario de Interior, Sebastián García de Luca y el funcionario bonaerense Alex Campbell. En un lugar intermedioestarían Facundo Manes y Gladys González. De todas maneras, y más allá de los perfiles personales, la clave será que sepan defender la gestión del Gobierno.

Los límites del vidalismo. Vidal es la figura con mejor imagen de la política argentina. Por estilo y perfil político, la imagen de la gobernadora bonaerense se mantendrá en niveles muy altos durante todo su mandato más allá de los avatares de la gestión. Por otra parte, los antecedentes muestran que casi todos los gobernadores bonaerenses contaron con buena imagen, y en muchos casos, superior a la del Presidente. Y una de las explicaciones es que tienen menos desgaste frente a los temas irresueltos porque los ciudadanos, en particular los del GBA, no siempre logran discernir qué temas son responsabilidad de la Nación y cuáles de la provincia y las intendencias. Pero está claro que el grueso de los problemas sociales que más aquejan al GBA no se resuelve en La Plata sino en la Casa Rosada.

Pero hay quienes en Cambiemos advierten sobre el riesgo de apostar a que con involucrar a Vidal en la campaña alcanza porque en las elecciones a mitad de mandato se evalúa la gestión del gobierno nacional. Se va a votar a favor o en contra del gobierno de Macri no del de Vidal porque la clave para determinar el comportamiento electoral será lo que ocurra con el empleo, la inflación y la actividad económica. La propia gobernadora aportó claridad en ese sentido y en la reunión de intendentes de Cambiemos advirtió que era responsabilidad de los jefes comunales defender en el territorio las iniciativas del gobierno nacional porque recordó que es quien tiene que tomar las decisiones más difíciles para cambiar el país, es el Presidente.

El lugar de Carrió. Los intendentes de Cambiemos no la quieren de candidata y esperan que se presente en la CABA. Argumentan que no tiene sentido desplazar del centro dela escena electoral a Vidal que tiene una muy buena imagen y colocar en ese lugar a Carrió que es una figura que divide aguas porque si bien tiene votos propios también genera rechazos.

Además, los jefes territoriales no quieren que se modifique el eje de la campaña que a su juicio debe estar centrada en las políticas públicas que necesita la provincia y no en la agenda de Comodoro Py.

Las caras del peronismo. Aunque esté en el llano, Cristina Kirchner mantiene sus costumbres y por lo tanto definirá si es candidata muy cerca de la fecha de cierre de listas. En Cambiemos apuestan a que será candidata y que ninguno de los grupos de intendentes en los que se divide el peronismo bonaerense está en condiciones de enfrentarla en primarias. Porque aquellos peronistas críticos de los K ya se fueron y apoyaron en elecciones anteriores a Massa y hasta a Cambiemos. Para el oficialismo, la candidatura de CFK facilita una polarización y le quita algo de presión a la necesidad de mostrar resultados económicos porque ya no sería el único tema que determinará del voto sino también entraría a jugar la contradicción entre el pasado y el cambio en la cual los estrategas de Cambiemos creen tener todo para ganar. Por otra parte, la historia enseña que los intentos de retorno de los presidentes nunca fueron exitosos electoralmente.

A su vez, si Sergio Massa sigue en carrera con buenos niveles de apoyo, el oficialismo enfrentará una oposición fragmentada que lo favorecerá. Por otra parte, que Margarita Stolbizer sea aliada de Massa es una garantía de que los dirigentes peronistas del GBA, en donde Cristina conserva apoyo, no se van a sumar al Frente Renovador.

Finalmente habrá un grupo de dirigentes peronistas del GBA que querrán ayudar al Gobierno y armarán listas locales propias pero apoyarán a los candidatos nacionales de Cambiemos.

Comparte e imprime la nota:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • email
  • Print
Esta entrada fue publicada en Edición 153. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>