Los votantes y la reforma electoral

Es clave saber qué piensan los ciudadanos sobre un tema del cual sólo hablan los políticos y los especialistas. Los electores ven con buenos ojos el voto electrónico y la unificación de comicios nacionales y locales.

La unidad de acción del Partido Justicialista pampHay algo llamativo en el debate ciclotímico de la reforma electoral -reforma política, suelen llamarla los medios, y es que no aparece la opinión de los ciudadanos. Las preferencias de los votantes rara vez son tomadas en cuenta.Y  no estaría de más hacerlo, ya que los que votan son los usuarios del sistema; la discusión de los“ mejores sistemas para votar” es bastante elitista.

Algo de responsabilidad en esto tenemos los politólogos. La politología, que tiene algunos asuntos pendientes en materia de identidad profesional, hizo de la reforma de las instituciones una especialidad. Un tema de politólogos especialistas. Ha crecido la cantidad de  profesionales, centros académicos y ONG entendidos en reforma electoral. Es entendible, claro, que ello repercuta en la forma en que se discute cómo mejorar la representación y la forma de votar.

Tendemos a ver solo dos actores: los políticos interesados en mejorar sus oportunidades a partir de reformas acordes a sus intereses, y especialistas que interpreta y diseñan los mejores sistemas y mecanismos posibles, y ponen su conocimiento al servicio de los legisladores. Pero si los votantes tienen opiniones formadas al respecto, convendría conocerlas.

Algunas primeras mediciones sobre preferencias sociales en esta fueron realizadas por Observatorio Electoral en el año 2016. Estas encuestas muestran algo que varios politólogos intuyen: que los votantes no opinan exactamente igual que ellos. Por caso, en lo que respecta al mecanismo de votación: si bien el consenso de los politólogos es altamente favorables a las boletas de papel (y, dentro de ellas, a la boleta única), los votantes ven con buenos ojos la digitalización: 28,9% opina que el mejor sistema es el “voto electrónico”, 26,7% la“ boleta única electrónica”, 21,8% la“ boleta única de papel” y 17,6% la“ boleta partidaria”.

 

 

Consultados sobre la obligatoriedad del voto en las primarias, el 53,1% es partidario de mantener el sistema actual, aunque un 36,5% dice preferir que sea optativo. En cuanto a los calendarios electorales, una encuesta realizada en Rosario a fines de año mostraba que casi 8 de cada 10 votantes (78,3%) está a favor de la unificación de elecciones nacionales y locales.

La primera observación que surge de los datos es que hay una mayoría de entrevistados que responde con seguridad las preguntas: el nivel de desconocimiento es relativamente bajo, y eso probablemente se deba a que los asuntos de la calidad del sistema electoral y la “reforma política” están muy debatidos en los medios de comunicación. El tercer actor participa del debate. Ahora bien: ¿qué se hace con las ideas de los votantes sobre el sistema electoral? Hay componentes técnicos involucrados, y la opinión de los públicos no especializados no puede sustituir la opinión “de los que saben”.

Sin embargo, se trata de un dato relevante. Si una opinión pública muy marcada en una dirección, podría querer decir que los votantes son muy receptivos a determinados puntos de vista. Y si la opinión de los expertos difiere demasiado de la de los legos, es porque algo no está funcionando bien: o los expertos no comunican bien sus ideas, o alguna demanda no está siendo bien interpretada.

 

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Edición155. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *