Afilando el lápiz electoral

Más de un millón de votantes entraron por primera vez en el año al cuarto oscuro para elegir cargos municipales y provinciales en tres distritos. Lo que dejaron los resultados. 

Con objetivos, reglas, alianzas y resultados distintos, se llevaron a cabo las primeras tres elecciones de peso del año. Si bien antes ya habían celebrado comicios para cargos municipales en Río Negro y Mendoza, las de La Rioja, Chaco y Corrientes fueron las primeras de magnitud, tanto por el volumen de votantes que asistieron a las urnas (poco más de un millón, entre las tres) como porque lo que estaba en juego. Afilando el lápiz electoral, estas son algunas posibles lecturas.

En Corrientes estuvo el batacazo de la jornada. A contramano de lo que proyectaban las encuestas, el radical Tassano desplazó al peronista Ríos, quien buscaba la reelección, y le dio a Cambiemos su decimoprimera intendencia capitalina, de 23. Jugó a su favor la multiplicidad de listas colectoras presentadas. No obstante, de cara a las elecciones a gobernador de este año en el distrito, el triunfo cambiemita abre un nuevo panorama, más incierto. Otra novedad correntina vino por el lado del sistema de votación: más de 10.000 electores debutaron en el voto electrónico habilitado para únicamente dos escuelas de la ciudad.

En La Rioja, donde se renuevan 18 bancas provinciales (la mitad de la Legislatura únicamente), no hubo sorpresas. El peronismo oficialista provincial ratificó su liderazgo frente a Cambiemos y las diferentes variantes justicialistas, tanto en su versión cuasioficialista (Acción Riojana) como la cercana al oficialismo nacional -y en particular, a Frigerio- (Frente Encuentro por La Rioja). Entre ambas listas peronistas alternativas quedó un cuarto de los votos, lo que demuestra que el electorado no siempre se ve atraído por la polarización. En tanto, otro dato relevante es que Cambiemos disputa el segundo lugar. Un dato no menor, teniendo en cuenta que La Rioja elige senadores nacionales este año y podría sumar allí un nuevo legislador para su eximio continente legislativo en la Cámara Alta. Hoy, en cambio, los tres senadores riojanos son peronistas.

Chaco, por su parte, elegía 16 legisladores (la mitad, también de su cuerpo legislativo unicameral) y tampoco sorprendió. En primarias para elegir las listas a legisladores provinciales, el peronismo oficialista, que postergó las rispideces Peppo-Capitanich, ganó frente a un Cambiemos dividido por las peleas internas entre al interior del radicalismo y con el PRO (saldadas solo en parte en la antesala a los comicios y que derivaron en una lista puramente radical). Peppo, artífice de las listas y la campaña, salió fortalecido en su disputa de poder contra Coqui, que a su vez se anotó un triunfo en su cruzada contra Cambiemos. En Cambiemos, la derrota del radicalismo de Rozas podría darle más fortaleza a las exigencias del PRO para el armado de las candidaturas nacionales en el distrito.

El primer test electoral del año volvió a mostrar la complejidad en traspasar resultados subnacionales a la dinámica nacional, la dificultad para las encuestadoras en capturar un voto cada vez más dinámico y la multiplicidad de lecturas posibles que habilita cada jornada electoral, donde todos pueden ser, al mismo tiempo, ganadores.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Edición online. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *