El PRO apuesta a los sub 40

(Columna de Agustín Cesio)

El recambio generacional en el macrismo se verá en las listas del distrito más grande del país, la provincia de Buenos Aires

 

El 20 de mayo pasado se celebró en La Plata la asamblea anual de La Generación, agrupación juvenil del PRO cuyo componente casi exclusivo es funcionariado. El cónclave fue dirigido por Fernando De Andreis, Federico Salvai, dos sub 40 del macrismo, y dos “colados” supra 40: Andrés Ibarra y Julio Garro. Se vieron además a dos hombres de peso en el esquema vidalista, Manuel Mosca y Alex Campbell.

Los antecedentes de esta agrupación se rastrean a principios de 2011, momento de la presentación en sociedad de Generación Argentina Política. Con el gobierno cambiemista, el sello se remozó, no así su objetivo manifiesto: la formación de cuadros políticos para gobernar al país. En ese sentido, gran parte de ellos será parte de la contienda electoral venidera. ¿Dónde? En la trillada madre de todas las batallas. ¿Para qué? Para seguir disputándole el territorio al peronismo.

La generación intermedia –como la definió Martín Rodríguez– sirve para comprender la actualización política en curso con basamento en un recambio dirigencial. El paradigma amarillo es la gobernadora María Eugenia Vidal. Bordeando ambas camadas están Marcos Peña, con 40 recién cumplidos, y el citado Salvai, a punto de cumplir la misma edad. También se puede ubicar a la segura candidata Gladys González y, por el lado del intendentismo, a Sebastián Abella o a Diego Valenzuela, quien no debe ser descartado de la nómina.

 

JOVENES CANDIDATOS

Se mencionaron algunos sub-40. Ampliemos. Manuel Mosca es estratégico para la gobernabilidad vidalista al manejar los hilos de la Cámara baja bonaerense. Esposo de la titular de ACUMAR, el bolivarense dio sus primeros pasos en la política cerca del randazzista “Bali” Bucca. Alex Campbell, por su parte, es algo así como un baqueano bonaerense. Tiene rodaje: compitió en más de una elección en San Fernando. Sin embargo, todo indica que en estas le cederá su lugar a Agustina Ciarletta Harguindeguy, funcionaria de Desarrollo Social de la Nación con militancia previa en el Partido Obrero.

Hay más. Tras desistir de la competencia por la senaduría, Jorge Macri puede desembarcar en el gabinete nacional. Recientemente adelantó que la candidata local -¿y sucesora?- será Soledad Martínez. Criada en Ciudad Jardín y adoptada por Vicente López, fue de 2007 a 2009 concejal de Tres de Febrero cuando el alcalde era Hugo Curto; siendo luego diputada nacional, ingresando por Unión PRO y renovando por la lista de Sergio Massa. “Albi” Czernikowski fue candidato a intendente por Malvinas Argentinas en 2015, es director provincial de Juventud  y debe lidiar con un hueso duro de roer: el ex intendente Jesús Cariglino, hoy asesor de la gobernadora.

En el contiguo municipio de José C. Paz está Ezequiel Pazos, otro de los sub 40 sin tierra. Subsecretario de Políticas Sociales del ministerio que comanda Santiago López Medrano, busca mojarle la oreja al otrora filovidalista Mario Ishii. En Ituzaingó, Cambiemos está en una especie de reorganización. Sin referencias claras, su auditor externo es Ramiro Tagliaferro, aunque tiene influencia el intendente de Vicente López. Allí asoman tres sub 40: Gastón Di Castelnuovo, Ezequiel Carrizo, y Gastón Pozzuto.

 

LOS SIN TIERRA

Si para Cambiemos existen mejores perspectivas en la Primera Sección, en la Tercera el panorama cambia: el peronismo, sobre todo en su forma cristinista, es resiliente. Sin embargo, la coalición oficialista se impuso en distritos significativos como Lanús o Quilmes, y otros no tanto como SanV icente o Berisso.

Pero también hay dirigentes sub 40 sin tierra. En Florencio Varela está Pablo Alaniz, hombre que reporta al jefe de gabinete y que supo tener un despacho en la Rosada. En Esteban Echeverría se encuentra Evert Van Tooren. Ex titular del Instituto de la Vivienda bonaerense y actual subsecretario de Tierras, Urbanismo yV ivienda, se define en su fanpage como“ candidato de Cambiemos a intendente 2019 en Esteban Echeverría”.

En el interior bonaerense, destacan dos jefes comunales: Pablo Petrecca, de Junín, y Martín Yeza, de Pinamar. Este último ganó la intendencia con 29 años, aunque lejos está de ser un recién llegado a la política. Este dato interesa si tenemos en cuenta que era una de las posibles apuestas cambiemistas, en base a la recomendación de Jaime Durán Barba de presentar candidatos “ sin pasado”. Yeza fue secretario de Felipe Solá en Diputados, y luego funcionario porteño. Se sabe: nunca lo nuevo es genuinamente nuevo.

Resta mencionar en este pelotón a tres dirigentes más. Uno de ellos es el subsecretario nacional de Juventud “Piter” Robledo, sanisidrense de Boulogne y presidente de la Juventud PRO, más interesado por la política porteña que por el distrito que gobierna Gustavo Posse. Los otros dos son de la cartera que dirige Rogelio Frigerio. Uno de ellos es Lucas Delfino. El subsecretario de Gestión Municipal es otro con rodaje encima. En la última elección en Hurlingham quedó segundo, por encima del ex alcalde Luis Acuña. A partir de esto buscará, tal como lo aseguró en una entrevista con Revista Zoom, disputarle la intendencia a Juan Zabaleta. El otro es el chivilcoyense Sebastián García De Luca. El viceministro del Interior tuvo durante el último tiempo un rol político en la Tercera Sección, siendo una constante en los lanzamientos de las mesas distritales de Cambiemos. Podría seguir a su conductor Emilio Monzó en Diputados: existen versiones que lo ubican en la lista de diputados nacionales.

Los nombrados no son la totalidad de los sub 40, sí los más relevantes. Las elecciones de este año y centralmente las de 2019 permitirán traducir, o no, sus potencialidades a una realidad efectiva.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Edición 157. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *