Radiografía de los estrategas PRO

Por Abelardo del Prado

 “La política en el S. XXI. Arte, mito o ciencia”, de Jaime Durán Barba, nos acerca un perfecto compendio del pensamiento de los principales pensadores del PRO.

 

Un éxito en ventas, número uno entre los libros y en los despachos de dirigentes argentinos. Todos quieren saber de qué se trata. Qué dice y cómo piensa la política el asesor principal del Presidente, también llamado ministro sin cartera, gurú entre las sombras y etcéteras varios. Tapa roja y un puño negro de lucha levantando un celular dan portada al best seller del consultor político en cuestión y su socio Santiago Nieto. Ahora bien, ¿tan importante es Jaime Durán Barba en el PRO? El libro “Cambiamos”, diario de campaña escrito por Hernán Iglesias Ilia, puede darnos la respuesta vista desde dentro. Capítulo primero, párrafo primero, primer línea: conocí a Jaime Durán Barba el 5 de marzo de… Asimismo en los agradecimientos finales de esta obra, Nieto y JDB  reconocen “en una discusión final del texto” (sic) a cinco personas, tres de ellas son Pablo Avelluto, Alejandro Rozitchner y Marcos Peña. Concluyente.

 

IDEAS PRO EN EL TIEMPO

En enero de 2016 tuve la suerte de entrevistar al consultor ecuatoriano en su departamento de Recoleta para una investigación que realizo, allí discutimos durante unas horas sus dos obras previas: “El arte de ganar”, hecho al fuego de la victoria sobre Néstor Kirchner en 2009 en PBA y “Mujer, sexualidad, internet y política”, escrito en 2005, precisamente cuando JDB y Nieto desembarcaron en nuestro país. La entrevista se basó casi de entero en la segunda obra, ya que la misma es de una densidad teórica superior. Allí me contó que pensaban reeditar esa obra y al mismo tiempo estaban terminando un libro que llamarían “la agonía de la democracia”. Se refería a esta obra, que fue titulada de otra manera. La anécdota es válida porque este libro no puede ser pensado sin la obra de 2005, sin “el nuevo elector latinoamericano” que se buscó describir allí y sin los resultados en las urnas que obtuvieron desde entonces.

La hipótesis sostenida allí era que en occidente desde los sesenta se registró una crisis de valores que culmina simbólicamente la caída del muro. Es allí para Nieto y Durán Barba comienza el proceso por el que se acabaron las verdades indiscutibles sobre las que se asentaban las diferentes visiones de lo político: aquellos dogmas que ordenaban entre las dicotomías derecha e izquierda, capitalismo y socialismo. En el S. XXI todo se ha fragmentado y la vida cotidiana ahora ocupa el lugar de los grandes conceptos. Estas son las ideas del nuevo siglo, que nos llevan a una nueva moral.

Casi a lo Inglehart, los autores entienden que la posmodernidad está marcada por una nueva moral y la feminización de la misma. Se presencia una nueva ética orientada a la vida cotidiana, ética de una nueva generación que nada tiene que ver con las normas del pasado: los nuevos electores simplemente viven en el ahora, en un mundo que se desestructuró, que cambia constantemente,  donde se venera el ocio-centrismo, la pasión, el hedonismo y la libertad. Un mundo donde las mujeres han tomado roles decisivos y que el machismo ha sido dejado de lado, lo cual provoca que las costumbres rústicas, violentas e intolerantes son mal vistas por la sociedad.

Todo esto acompañado por la revolución de la información. En un contexto donde la duplicación en la sistematización y acumulación de información sucede cada dos años, donde la nanotecnología y la inteligencia artificial ya son realidad, y donde internet crea “otra”  realidad, una paralela y virtual.  Los autores nos relatan un mundo de pantallas, un mundo de valores posmateriales, una sociedad donde la opinión pública es incontrolable y donde ha cambiado radicalmente la forma en que los hombres estructuran la realidad, cómo la relatan y la recuerdan.

 

CONTRA EL SIGLO XX

Sin spoilers, allí llega el capítulo cuarto “nosotros y la política”, al que le sigue el quinto “los problemas para entender la política”. Aquí  la estructura argumentativa es explicar cómo la política se convirtió en religión secularizada, para luego explicar como “la política clásica” ha sido y está siendo depuesta en occidente, por ello pueden existir Trump y Macron.

La visión de la “política clásica” y  el ya conocido círculo rojo representan cabalmente los problemas para entender lo que sucede en el mundo. Su mirada sobre los partidos, las manifestaciones, sobre los dirigentes, los liderazgos, devienen de no entender a la nueva realidad de los electores, qué los mueve a votar, por qué, su subjetividad y sus intereses.  Eso es elitismo para ellos, no otra cosa.

Una clase dirigente que no entiende a sus ciudadanos no puede representarlos y ello pone en jaque a la democracia. La respuesta a ello es presentada en el capítulo final donde se esgrime que“ una nueva política es posible”. Una praxis política responsable, con un “enfoque de respeto al elector”, una nueva forma de ser y de parecer es relatada a la luz del conocimiento y experiencias acumuladas por los autores.

El reto no es sencillo, contra los simplistas bien vale aclarar que para Durán Barba y Nieto la política no es, ni puede ser marketing. Sí, leyó bien, ahora repítalo tres veces: 1. La política no es marketing, 2. La política no es marketing y 3. La política no es marketing. La investigación y la ciencia pueden, y deben orientar la acción política para enriquecer la misma. Es todo lo que diremos, si la ansiedad puede al lector busque la página 314 del libro.

 

2017: ¿XX VERSUS XXI?

Quizás pocos han reparado que desde 2005
a hoy, el macrismo no ha perdido una sola elección en la que se han enfocado verdaderamente. Sólo perdieron las legislativas de 2007 y 2011, elecciones en que participaron sin un candidato a presidente.

Los tiempos han cambiado y las condiciones materiales de acceso a la información y comunicación, entre otros factores, han expandido este nuevo “elector latinoamericano”. Sólo por pensar en los años en que se escribieron los libros anteriores, en 2005 existían los cibercafés, no se había dado la masificación de la banda ancha en nuestro país y en 2009 no existían los smartphones, ni las tablets y el uso de facebook era minoritario en Argentina. Quizás ello permite que esta nueva manera de pensar la política y las estrategias electorales puedan llevarse desde una ciudad capital, a una provincia central, hacia todo un país (o al menos a la franja central que va desde Buenos Aires a Mendoza en 2015).

Como se supo desde el 24 de junio, distintas interpretaciones de la política se verán en puja en agosto y octubre. Por primera vez desde 2009 un Kirchner contra estas ideas ¿Vencerá el disco de platino y nos traerá un nuevo libro que cuente la hazaña?y

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Edición 158. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *