¿Quién votó a Randazzo?

Por Agustín Vallejo [1] [2]

Cristina parece haber sido la mayor damnificada por los votos obtenidos por su exministro, que ahora debe mantenerlos

 

En la elección primaria para senadores nacionales del 13 de agosto, Florencio Randazzo, obtuvo el 5,94% de los votos en la provincia de Buenos Aires. Ese “casi 6%” permite dos conjeturas desde el análisis político: a) los votos de la provincia que Daniel Scioli alcanzó en la primera vuelta de 2015 (37,13%) y que Cristina Fernández de Kirchner (34,21%) no conservó, se los llevó Randazzo; y b) los votos de la primera vuelta de 2015 (22,4%) que Sergio Massa no pudo mantener en 2017 (15,41%) fueron para Randazzo. La pregunta es si Randazzo privó a Fernández de Kirchner de obtener una victoria por un mayor margen con respecto a Bullrich, o si el chivolcoyense fue quien desinfló a Massa relegándolo a un cómodo tercer lugar.

Al mirar los porcentajes, parecería ser que esos números tienen más que ver con lo que perdió Massa (6,99%) que con los que no se mantuvieron fieles al Frente para laV ictoria, ahora Unidad Ciudadana (2,92%). Sin embargo en política los votos no se suman automáticamente porque los votantes no responden únicamente a lo que hacen los políticos.

 

METODO

La forma ideal de calcular las transferencias de votos entre dos elecciones es contar con encuestas individuales donde se pregunte a quién votó en cada una de estas elecciones. A falta de estos datos, como es este caso, una alternativa es recurrir a la inferencia ecológica. Este método consiste en estimar transferencias de votos individuales a partir de datos agregados; no a nivel provincial como se sugirió en el párrafo anterior (donde los datos estaban agregados en una sola unidad –la provincia de Buenos Aires– de 9.001.540 votantes para 2017), sino en un nivel de menor agregación.

Una posibilidad es utilizar como nivel de agregación la mesa electoral. De acuerdo a los resultados provisorios de la elección primaria de la provincia de Buenos Aires de 2017 hubo 34.578 mesas electorales con votos, con un promedio de 253 votos positivos. Sin embargo, una de las premisas del estudio de inferencia ecológica es que los votantes se mantengan en la misma unidad electoral; en este caso, la mesa. Esto no siempre es así, ya que de elección en elección puede haber cambios de mesa producto de la propia organización de las mismas. Estas modificaciones en los lugares de votación tienen lugar dentro de un mismo circuito electoral. Es decir, que en tanto que las designaciones de mesa se realizan dentro de los circuitos, sí podemos asumir que los votantes de la elección de 2015 votaron dentro del mismo circuito electoral en la elección de 2017. En las PASO bonaerenses de 2017 contamos con 1.073 circuitos electorales con votos, los cuales tienen un promedio de 559 votos  positivos.

El modelo de inferencia ecológica establece como variable dependiente (“lo que queremos explicar”) el voto por Randazzo en las PASO de 2017, y como variable independiente (“lo que explica”) el voto de cada uno de los candidatos a presidente en la primera vuelta de 2015 en la provincia de Buenos Aires [3]. La distribución de votos por candidatos en los circuitos electorales entre una elección y la otra sirve para entender cómo se compuso el caudal de votos de cada candidato [4].

 

¿DE DONDE SALIO EL “CASI 6%”?

La Tabla 1 muestra el resultado de la estimación. En la columna de la izquierda se muestran todos los candidatos que compitieron en la primera vuelta de la elección presidencial de 2015, mientras que en la  derecha se muestra qué porcentaje del voto de estos desembocó en las PASO de 2017 en Florencio Randazzo. En concreto, la tabla muestra que el 0,79% de los votantes de Mauricio Macri de la Provincia de Buenos Aires en 2015 votaron a Randazzo en las PASO de 2017. Sin embargo, de los votos de Daniel Scioli, el 9,83% tuvo el mismo destino, junto con el 5,99%  de Sergio Massa, el 8,54% de Nicolás del Caño, el 1,69% de Margarita Stolbizer, y el 0,06% de los votos del Adolfo Rodríguez Saá. Por otra parte, de aquellos que se abstuvieron o votaron en blanco en 2015, solo un 0,06 eligieron a Randazzo en la PASO de 2017.

Sin duda estas transferencias parten de valores distintos. Pese a que los dos porcentajes más grandes son los de Scioli y Del Caño, los mismos reportan a dos totales de votos muy distintos: Scioli obtuvo casi 10 veces la cantidad de votos que el candidato del Frente de Izquierda. Contemplando estas diferencias entre los“ puntos de partida”, vemos que el mayor caudal de votos hacia Randazzo en 2015 votó a Scioli: casi el 10% de quienes votaron al ahora ex gobernador en la general de 2015, eligieron a Randazzo en las PASO de 2017. Esos ex votos de Scioli que colaboraron para los“ casi 6” puntos de Randazzo son los que privaron a Cristina Fernández de Kirchner de obtener un (temido por el gobierno) “cristinazo” en la provincia de Buenos Aires. En cuanto a Massa, quien más votos perdió en total entre una elección y la otra, no sufrió demasiadas pérdidas por parte de Randazzo como para responsabilizarlo del resultado. Solo el 6% de quienes lo votaron en 2015 se fueron con Randazzo.

En síntesis, la gran damnificada de los“ casi 6” de Randazzo fue Cristina Fernández, ya que los votos del exministro se compusieron en gran parte por exvotantes de Scioli en 2015. A su vez, un actor que se benefició de la performance del chivilcoyense fue el gobierno cambiemita, que evitó sentir en la provincia una victoria por un amplio margen de la expresidenta, el cual la hubiese dejado como líder indiscutida de la oposición. No hubo “cristinazo” porque Randazzo se quedó con una parte importante de los votos que podrían haber ido para la expresidenta. Ahora, de cara a octubre, será el turno de Randazzo de defender sus votos y evitar que estos encuentren un destino alternativo y

[1] Agradezco los comentarios de Ernesto Calvo.

[2] Por datos y materiales para la replicación, escribir a av37@rice.edu.

[3] Los datos de 2015 fueron extraídos de www.datos. gob.ar, en tanto que los de 2017 son resultados provisionales provenientes de www.resultados.gob.ar.

[4] La metodología del procedimiento puede consultarse en el libro de Gary King (King, et al, 2004).
Referencias: King, Gary, Martin A. Tanner, and Ori Rosen, eds. Ecological inference: New methodological strategies. Cambridge University Press, 2004.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Edición 162. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *