Cambiemos arranca con ventaja para octubre

 

El Gobierno considera que están dadas las condiciones para obtener en las generales un resultado aún más favorable que el de las primarias

 

El Gobierno siempre pensó que en octubre le iba a ir mejor que en agosto.  Y las encuestas que se están conociendo ratifican esa creencia.  El pronóstico optimista obedece a la confluencia de varios factores. En las elecciones generales se suele premiar a los ganadores y castigar a los perdedores de las PASO y quedó instalada la idea de que al Gobierno le fue mejor que a las relativamente dispersas fuerzas de la oposición.  Si en octubre Cambiemos consolida el 40% de los votos en el ámbito nacional, como anticipan los sondeos, eventualmente podría ser derrotado en 2019 sólo si el peronismo se unifica detrás de un candidato atractivo para electorado y avalado por todos los sectores internos,  lo que en este momento parece improbable.

En el caso de la provincia de Buenos Aires, el oficialismo aspira a verse beneficiado por la mayor polarización que siempre es mayor en las generales que en las primarias. Eso podría llevar a que en octubre tanto Sergio Massa como Florencio Randazzo pierdan votos. En Cambiemos consideran que las deserciones en el massismo  los favorecería porque el mito fundante de ese espacio es haber impedido una nueva reelección de Cristina.Y  por lo tanto se trataría de un electorado más antikirchnerista que antimacrista. Massa seguirá invocando la necesidad de transitar la ancha avenida a del medio aunque haya resultado un espacio menor al que esperaba en las primarias. Pero esa invocación guarda relación con la probable incorporación de Massa al peronismo no K luego de octubre.

El oficialismo también podría beneficiarse por la mayor concurrencia electoral ( dado  que la menor politización de muchos de sus votantes pudo haberlos llevado a no participar de las primarias)  mientras que la expresidenta podría recibir más votos de quienes no insistan con su apoyo por Randazzo y de aquellos que acompañaron a los candidatos de izquierda que no lograron superar el umbral del 1,5% de los votos que habilita para competir en las generales. En el oficialismo están convencidos que la economía les dará una mano porque todos los indicadores relevantes estarán un poco mejor el 22 de octubre de lo que estuvieron el 13 de agosto.  Los dos índices de precios que se conocerán entre las primarias y las elecciones generales mostrarán una suave tendencia a la desinflación (la suba de agosto fue de 1,4%), el nivel de actividad seguirá tonificándose y no habrá sobresaltos financieros porque el dólar se mantendrá estable. Sólo en el caso de la creación de empleo no cabe esperar avances sustantivos. La marcha de economía y las consecuencias sociales que produce es un dato clave porque es el eje de la campaña de la oposición. Además, cualquier mejora fortalece la convicción de un futuro mejor que es lo que promete Cambiemos para contraponer a un presente duro que afecta a los  sectores que conforman la base electoral del kirchnerismo.

Queda finalmente lo que pueda aportar la campaña. Allí Cambiemos también considera contar con una ventaja ya que cuenta con los recursos del Estado para atender a los sectores y zonas que les fueron más reacios a la hora de votar. Además, no tiene previsto cambiar de estrategia de campaña mientras que Cristina introduciría algunos cambios para conquistar el voto de quienes en las primarias se volcaron hacia otros candidatos. La expresidenta aspira a salir de las elecciones como la principal figura política de la oposición en sentido amplio porque no parece ser su objetivo la reconstrucción del PJ. Y es probable, que a partir de los 3.000.000 de votos que obtendrá en Buenos Aires, lo logre. Cambiemos aspira a salir de las elecciones consolidada como la principal fuerza política del país y con una perspectiva favorable para 2019. Y todo indica que también lo va a lograr.  El propio Gobierno colocó a su ratificación electoral como un dato clave para que se aceleren las inversiones que permita que la economía crezca por un tiempo prolongado y de esa manera mejorar la situación social que es la vara con la cual quiere que se juzgue su gestión

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Edición 162. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *