“Cambiemos necesita la movilización de los votantes”

“Hay mucha tarea por hacer y un triunfo facilita los diálogos”, dice Fabio Quetglas, el radical mejor ubicado en la boleta de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires. Figura quinto como candidato a diputado y fue uno de los tapados del cierre de listas. Llegó por sugerencia de Ernesto Sanz, socio fundador de la coalición gobernante. Se destaca como un cuadro técnico dentro de la UCR y es especialista en Desarrollo Urbano.  Sobre el rol del radicalismo dentro de Cambiemos, Quetglas sostiene que la tarea es la de“ aportar los mejores cuadros, ideas  y valores de su tradición política”, un proceso que aún no está consolidado y que, según el candidato, “se irá perfeccionando con el tiempo”.

 

¿Cómo ve la campaña de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires?

Cambiemos está muy enfocado en su propio mensaje, que se centra en tres o cuatro cuestiones que le dan su fortaleza. Mantener y sostener la práctica de proximidad, de estar cerca, porque aumenta los niveles de comprensión y sensibilidad y eso es esencial para recuperar niveles de confianza en la vida pública. Después están las obras, que al ser tan concretas le dan veracidad al resto de las propuestas.Y  también está la lucha contra las mafias, que a veces parece un planteo difuso, pero en la medida que se van materializando procedimientos se verifica que hay una decisión firme por parte del Gobierno para terminar con prácticas oscuras.Y  en los últimos meses también apareció la cuestión cada vez más clara de crecimiento de la economía.

 

En la campaña también fue muy fuerte el mensaje de polarización contra el anterior Gobierno.

Es algo que se habla en los medios y que reflejan las encuestas, pero no creo que nosotros estemos polarizando.

 

El mensaje sobre el pasado es una constante en los discursos de Cambiemos.

Pero también es inevitable, vivimos en un continuo. A veces es inevitable no hacer referencias sobre lo que no se hizo en el último tiempo. Pero nos parece que lo más importante es debatir con propuestas y que la población las evalúe.

 

¿Cree que le favorece al oficialismo que las encuestas lo indiquen como ganador sobre Unidad Ciudadana?

Hay una cuestión de transmitir un mensaje de un resultado peleado así no se afloja, así crece el presentismo y demás. Cambiemos precisa un estado de movilización de su propio electorado y que la gente sea parte de un proceso de reconstrucción del país. Hay momentos de la elección que es importante que la gente tenga un nivel de alerta. Es lo que ocurre naturalmente, hasta a los que no les importa tanto la política.

 

¿Qué significaría para el Gobierno un triunfo en la provincia de Buenos Aires?

Sería importante. Hay mucha tarea por hacer y un triunfo facilita los diálogos, consolida liderazgos y posibilita mayorías legislativas que te dan más margen de maniobra. Pero al día siguiente hay que seguir trabajando.

 

Hay un mensaje que surge del Gobierno, y de la gobernadora María Eugenia Vidal, que advierte sobre como condicionaría para ciertas acciones una derrota en las elecciones. ¿No es peligroso ese discurso?

No, no creo. La gobernadora dice lo que siente y piensa. En Argentina cuando hablamos de mafias es un eufemismo que esconde densos tejidos de relación entre la política y actividades económicas que generan rentabilidades concentradas, entonces no hay que ser ingenuos. Vidal se expresa en un lenguaje que la mayoría de la población lo pueda entender. Creo que la vocación es tan decisiva que el trabajo va a seguir cualquiera sea el resultado.

 

La boleta de diputados, que integras, sacó más votos que la lista de senadores que encabeza Esteban Bullrich. ¿Cuál es su interpretación de ese dato?

Creo que hay un diferencial grande entre la figura de Cristina Kirchner con su lista de diputados. Por una cuestión de posicionamiento. La gente que vota a Unidad Ciudadana lo hace por Cristina, en cambio el que elige a Cambiemos lo que vota es el sello. Es probable que en nuestra lista el peso de los candidatos sea menor, y ahí está el riesgo de que en algunas categorías se note una diferencia. Pero no me parece que sea una diferencia grande y no lo veo como un problema de cara a octubre.

 

¿Qué rol cree que deberá tomar el radicalismo en los próximos dos años, dentro de la alianza Cambiemos?

La tarea de la UCR es la de aportar a Cambiemos sus mejores cuadros, ideas y valores de su tradición política. El radicalismo es el oficialismo, este es nuestro Gobierno. Hay un montón de temas en la agenda en los que nosotros tenemos más responsabilidad.

 

¿Cree que ese aporte ya se fue dando en estos dos años?

En algunas cosas quizás sí. Somos escuchados y atendidos. Seguro que las cosas pueden ser mejor y que la alianza se irá perfeccionando con el tiempo. Pero en estos años hemos logrados niveles de relación y fluidez que eran impensados hace dos años. Y se empieza un proceso de integración de funcionarios en equipos donde ya no podes casi distinguir de donde viene cada uno. Y  es buenísimo que eso suced.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Edición 163. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *