Ciudades, pilares de Cambiemos

Por Leandro Ezequiel Gómez

El oficialismo ganó, y mejoró su performance con relación a las PASO,  en casi todos los 32 aglomerados urbanos más poblados del país, excluyendo al AMBA

 

En el número 161 de el estadista comparamos el desempeño electoral del frente Cambiemos de la primera vuelta presidencial de 2015 y las PASO del 13 de agosto de este año en 32 departamentos urbanos de todo el país (sin incluir a la CABA y los distritos del GBA).  En la nota se destacaba que en los distritos relevados, en las primarias Cambiemos se había impuesto en 23 departamentos/municipios, mientras que en 2015, el binomio Macri-Michetti había sido el más votado solamente en 10.

Pasadas las elecciones generales del 22 de octubre, y con el recordatorio de que en este artículo se utilizan los resultados del escrutinio provisorio, la conclusión de este relevamiento es la misma que en agosto pasado: Cambiemos continúa consolidándose a escala nacional. Esta vez, ganó en un distrito más (24 en total); en los que ganó en los dos turnos lo hizo con una marcada mejoría y en aquellos en los que no obtuvo el premio mayor del electorado, fue la fuerza que más creció en términos relativos y en ninguno quedó en tercer lugar.

De los 24 departamentos en los que se impuso Cambiemos, en tres había sido la segunda fuerza más votada en agosto: en Rosario -pasó de casi 23 puntos a 33, lo que explica en parte la reversión del resultado provincial-, Concordia (Entre Ríos) -de 40 puntos en agosto a 47 en octubre, para superar al peronismo en el pago chico del gobernador Gustavo Bordet y consolidar el triunfo ya logrado en agosto en la provincia- y en Escalante (Chubut, donde se ubica Comodoro Rivadavia), Cambiemos aumentó 4 puntos, valor que no le alcanzó para revertir la derrota de agosto en el nivel provincial. En los tres casos se trataron de elecciones para diputados nacionales.

Los candidatos del oficialismo nacional se impusieron en 21 centros urbanos en las dos etapas electorales de este año, y en todos ellos, de agosto a octubre aumentaron el porcentaje obtenido. En conjunto, el promedio alcanzado fue de 6,5 puntos más que en la PASO de agosto, con picos en la capital de La Rioja (la lista de senadores encabezada por Julio Martínez pasó de 40 puntos a 54 para superar al eterno Carlos Menem), Olavarría (la boleta de Estaban Bullrich y Gladys González, apadrinada por María Eugenia Vidal, pasó 35,9% a 46,8%) y General Belgrano -Jujuy-, donde la lista de senadores liderada por Mario Fiad pasó de 40,9 puntos a 51,8.

Los crecimientos menores, pero que no le impidieron a las listas de Cambiemos ganar en ambos turnos, se dieron en Guer Aike (Santa Cruz, donde la caída del kirchnerismo habría encontrado un piso de 30 puntos frente al crecimiento del candidato Eduardo Costa), y en las capitales de Tucumán y San Juan (en estos dos casos, los triunfos locales no se tradujeron en triunfos provinciales, que correspondieron al peronismo). En los tres departamentos, el crecimiento de Cambiemos se ubicó entre el 1% y el 2%. En el ámbito nacional, Juan Manzur y Sergio Uñac son de los pocos mandatarios peronistas que pueden exhibir victorias en sus territorios.

Los otros 15 distritos en los que las listas de apoyo a la Casa Rosada repitieron la victoria -y aumentaron el porcentaje respecto a agosto-, fueron Córdoba capital, Confluencia (Neuquén), Guaymallén (Mendoza), San Fernando (Chaco), Paraná, Río Cuarto, Las Heras (Mendoza) -en estos siete departamentos, el incremento fue entre el 2% y el 5%, Posadas, General Pueyrredón (Buenos Aires), Salta capital, La Plata, San Nicolás (Buenos Aires), Santa Fe capital, Ushuaia y Corrientes capital -en estos nueve distritos, con crecimientos entre 5 y 10 puntos-.

De los 23 departamentos en los que las listas de candidatos oficialistas en el nivel nacional se habían impuesto, en dos de ellos cayeron al segundo lugar: en Santa Rosa en  La Pampa (las listas internas en las PASO sumaron 49 puntos, frente al 43% que obtuvo la nómina de diputados en la general) y en Pueyrredón, el departamento donde se ubica la ciudad de San Luis, capital de la provincia. Allí, del gran 60,2 por ciento obtenido por las dos listas de precandidatos a senadores, Cambiemos cayó al 44,8% y fue superado por otro de los históricos que participaron de esta elección, Adolfo Rodríguez Saá. El retroceso del oficialismo nacional en los dos distritos explica en parte el cambio de resultado en las dos provincias, donde el mandatario Carlos Verna también pudo revertir el resultado de agosto. Estos dos son, además, los únicos distritos entre los 32 relevados en los que las listas de Cambiemos retrocedieron en términos porcentuales.

En seis centros urbanos Cambiemos repitió en la general los segundos puestos obtenidos en agosto. El lado positivo es que en todos ellos aumentó desde 3 puntos (en los departamentos Capital de Santiago del Estero y de Catamarca) hasta 12 (en General Roca, Río Negro). Los otros distritos en los que el gobierno nacional no pudo imponerse, aunque sí mejoró sus valores relativos, son Rawson, San Carlos de Bariloche y Formosa capital. Corresponde señalar que estos números locales guardan relación con los números a escala provincial: Cambiemos no pudo imponerse en ninguno de estos distritos subnacionales. Puede señalarse, también, que en agosto las listas de la Casa Rosada habían caído al tercer lugar en sólo uno de los 32 distritos relevados: Rawson, en Chubut. Como muestra de la mejora general de Cambiemos en todo el país, allí subió al segundo lugar.

Si se descartan los distritos más urbanos de San Luis y La Pampa, la buena noticia para Cambiemos en los otros seis departamentos donde no pudo imponerse en octubre, es que su crecimiento desde agosto fue de 7,8 puntos en promedio (con el pico de 12 puntos en Bariloche), mientras que las fuerzas que se impusieron (distintas versiones del partido Justicialista, del Frente para la Victoria, y del local-peronista Chubut Somos Todos), habrían encontrado un techo, en virtud que el crecimiento entre las dos instancias fue de 2,7 puntos en promedio.

El impulso que obtuvo Cambiemos en los distritos locales más poblados del país tuvo su lógica correlación a escala provincial. En caso de mantener o de mejorar estos números, la Unión Cívica Radical y el PRO, las dos principales fuerzas de la coalición electoral, estarán en condiciones de ganar varias de las intendencias más importantes del país -algunas ya son gobernadas por alcaldes radicales- y también de ganar en varias provincias, incluso en varias en las que desde 1983 gobierna el peronismo. En dos años se develarán esos interrogantes.Y  muchos otros

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Edición 164. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *