Incógnitas, certezas y sorpresas de una elección

Por Lara Goyburu y Soledad Zárate CIPPEC

El liderazgo del peronismo, el funcionamiento del Congreso y la relación entre los socios  de Cambiemos son algunos de los interrogantes que dejaron las elecciones

 

El día después de cualquier elección todos los que tenemos algún interés en la política aventuramos análisis y pronósticos. En la carnicería, en el subte, en la puerta de la escuela y en las redes, el lunes casi todos tenían algo para decir sobre lo que pasó el domingo.

Si Cristina va a liderar el justicialismo; si de ahora en más juega por afuera; si Urtubey perdió la pulseada por liderar el PJ; si Cambiemos va a poder legislar; si el aumento de la nafta es consecuencia de la elección; si los radicales finalmente han sido deglutidos por el PRO… muchos pronósticos, más o menos informados, circularon en estos días.

Cuando las pasiones comienzan a enfriarse, las elecciones del domingo dejan certezas, sorpresas e incógnitas.

 

LAS CERTEZAS

1. Un debate que atravesó la víspera de las elecciones generales fue si las PASO habían sido útiles (en 18 de las 24 provinciashubo competencia interna en las listas a diputados nacionales) y si podían predecir el resultado de la general. Esto último no fue así en todos los distritos.  San Luis y La Pampa, donde el peronismo revirtió el resultado de lasprimarias y Salta, donde ganó Cambiemos en la general, son ejemplos contundentes de cómo haciendo uso de la pista informativa que brindan las PASO y con algo de tiempo, control territorial y recursos -los oficialismos corren con ventajas en esto- el resultado puede ser reversible.

2. Cambiemos se consolida como fuerza nacional y acapara el voto de los principales centros urbanos (la Ciudad de Buenos Aires y las provincias de Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe). Pero además, como destaca Juan Rodil, investigador de CIPPEC, en 16 de los 24 distritos, la primera y la segundafuerza sumaron juntas más de 75% de los votos, sacando de la pista a las terceras en un baile que se vislumbra de a dos para 2019. Si la grieta llegó para quedarse no sabemos, pero ha sido redituable para el oficialismo.

 

LA SORPRESA

Cambiemos registró un crecimiento significativo.Tuvo una buena performance en distritos que antes le eran hostiles, como Chaco (41,8%), Santa Cruz (44,2%), histórico bastión del kirchnerismo, y San Luis, territorio de los hermanos Rodríguez Saá (43,06%).

Es cierto que la cancha suele inclinarse a favor a favor de los oficialismos pero no deja de sorprender el avance a paso firme de Cambiemos, que obtuvo en promedio para todas las provincias casi un 40% de los votos para diputados nacionales, con el valor más alto en Corrientes (55,33%) y el más bajo en Santiago del Estero (17,58%).

Algunos resultados además, colocan a Cambiemos como una fuerza que en 2019 podría estar en condiciones de disputar gobernaciones, como muestran los análisis provinciales de Cuadernos Electorales.

 

LAS INCOGNITAS

El peronismo no encuentra aún un liderazgo capaz de unificarlo. Cristina Fernández de Kirchner no aparece como una líder clara. No ha logrado conciliar con otros sectores del PJ al menos en el interregno de dos meses que transcurrió entre las PASO y la general. Por otra parte, los resultados en la provincia de Buenos Aires no contribuyen a revertir este panorama.

El espacio de Sergio Massa sale debilitado de la elección y es uno de bloques legislativos que más bancas perdió. Similar es la situación de Florencio Randazzo, que tampoco tuvo una gran performance y perdió una banca a manos del FIT. Por último, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, para quién esta elección supuestamente era su trampolín hacia la presidencial de 2019, también deberá recalcular su estrategia luego de los resultados del domingo último.

La dispersión y carencia de liderazgo del PJademás plantea un desafío en el plano legislativo. Con su bloque fortalecido, fundamentalmente en Diputados, y resultados electorales más que aceptables en todas las provincias, el gobierno nacional impulsará más fácilmente su agenda de reformas en el Congreso, frente a gobernadores que necesitan de recursos fiscales en 2018. Habrá que ver cómo se acomodan las piezas de este ajedrez político a partir de diciembre, pero en Callao y Rivadavia se respira optimismo.

La incógnita dentro de Cambiemos es cómo se reacomodarán los socios de la coalición. Las elecciones mostraron que la coalición se basa más en una división exitosa de funciones que en un reparto de cargos ejecutivos. Los radicales encabezaron las listas de candidatos a diputados en ocho de las 13 provincias donde se impuso el oficialismo nacional. Los resultados de Chaco, Entre Ríos, La Rioja y Santa Cruz, favorables el gobierno nacional, llevaron nombres de radicales. Adicionalmente, el bloque legislativo en Diputados estará balanceado en número entre los dos principales socios y, en la Cámara Alta, los senadores radicales seguirán siendo mayoría al interior de la coalición. Ahora, El interrogante entonces es si la división arena legislativa y territorio en manos de la UCR y gestión a cargo del PRO seguirá sosteniéndose y encontrando una fórmula de gobierno efectiva.

 

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Edición 164. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *