“La idea es reeditar el Acuerdo Cívico”

La diputada de la UCR María Luisa Storani es optimista con el acercamiento radical al FAP y a la Coalición Cívica y asegura que su partido está saliendo de la crisis.

Diputada de la UCR por la provincia de Buenos Aires, María Luisa Storani es una de las voces de su partido en las cuestiones sociales y de ampliación de derechos. En diálogo con el estadista, analizó las últimas leyes en esa dirección y aventuró un regreso de la alianza con el socialismo y la Coalición Cívica.

¿Cómo ve la primera parte del año legislativo?

Yo creo que ha sido un excelente comienzo de año. Hubo una ley importantísima que se aprobó, como es la recuperación de YPF, que tiene que ver con los valores que estuvieron presentes desde la creación de la UCR. Creo que votamos muy bien, yo quedé muy conforme con como actuamos en general, más allá de que hubo algunos diputados que votaron en contra de lo que habíamos dispuesto a nivel partidario. Y eso está mal.

Hubo muchas críticas desde otros sectores de la oposición y desde algunos medios a la postura de la UCR en este tema…

Somos el partido al que más institucionalidad se le exige, y eso es un orgullo porque sabemos cumplir. Pero en este caso, la prensa fue excesivamente cruel con nosotros, que en definitiva nos mantuvimos en línea con nuestros postulados históricos, que son los que por ejemplo argumentamos en los noventa para oponernos a la privatización. Y en cambio, les dieron mucho espacio a los disidentes que desoyeron un mandato partidario.

Además de YPF, este primer trimestre trajo algunas votaciones importantes como la aprobación de la denominada ley de identidad de género y la de muerte digna, ¿cómo vio estos temas?

Creo que ratificaron un buen rumbo que comenzó en 2010 con la sanción del matrimonio igualitario y que confirman una tendencia a la ampliación de derechos que hay en el país. Porque a esos proyectos hay que sumarles la eliminación de la figura de avenimiento y los cambios en el artículo 80 del Código Penal con respecto a la figura de femicidio. Son todos avances muy grandes, que logran adecuar a lo legislativo algo que estaba en el discurso de la dirigencia.

¿Qué proyectos faltan en esa dirección?

El problema es que, más allá de los esfuerzos que hagamos desde la oposición, la voluntad de tratar o no algunos proyectos pendientes es del oficialismo. Son ellos los que van manejar la agenda. Y es por eso que creo que algunos temas que complementarían lo hecho hasta ahora no van a ir al recinto en el corto plazo. Uno de ellos es la interrupción voluntaria del embarazo, ya que la propia Presidenta ha adelantado que está en contra. Otro que quedó pendiente del año pasado es la fertilización asistida, que por distintas presiones no se pudo aprobar. Ahora la idea es ir hacia un esquema más inclusivo, que contemple todo el resto de derechos y que, en lugar de tratar a la infertilidad, asuma la posibilidad de que madres gays o incluso aquellas que decidan tener un hijo sin pareja puedan acceder a los tratamientos.

¿Cómo imagina el trabajo conjunto con otras fuerzas de la oposición?

Legislativamente nunca hemos dejado de trabajar. Hemos coincidido en varios temas, y la idea es seguir haciéndolo.

Recientemente el titular de la UCR mostró signos de acercamiento a la Coalición Cívica, al que también se adhirieron dirigentes del FAP y del socialismo. ¿Cómo ve estos movimientos?

Es algo muy bueno que avancemos para volver a hablar con todas estas fuerzas. La gran apuesta es reeditar el Acuerdo Cívico para el año que viene.

¿Y con Macri, como sugieren algunos miembros del radicalismo?

Lo que la mayoría hacemos va en línea totalmente contraria a un acuerdo con el PRO. Serán expresiones de algunos dirigentes pero nada orgánico de la UCR irá en esa dirección.

El año pasado hubo mucha autocrítica en la UCR por “no haber aprovechado” las primarias. ¿Qué harán el año próximo?

Es cierto que no logramos entender las PASO a tiempo. Pero, además, el durísimo resultado de agosto nos hizo entrar en crisis: nosotros manejábamos un escenario posible de segunda ronda. Hoy ya estamos saliendo de esa crisis, recuperándonos institucionalmente, y sí, esperamos sacarles mayor provecho a las PASO para las próximas elecciones.

La próxima elección es por el cambio de autoridades partidarias en la provincia de Buenos Aires. ¿Qué pasará con ese proceso?

Somos varios los dirigentes que trabajamos minuto a minuto para evitar que haya internas y llegar con un candidato de consenso. Eso es lo que nos pide la gente en cada una de las ciudades que visitamos. Por eso estamos abocados a lograr un mensaje claro y contundente de renovación y unidad.

Esta entrada fue publicada en Edición 57. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + dieciseis =