¿Unen a nivel nacional?

(Columna de Maximiliano Campos Ríos)

La exitosa experiencia porteña, y las similares en otros distritos, enfrenta varios desafíos para ser una opción nacional competitiva en 2015. 10 líneas de acción posibles.

La experiencia de Unen en la Capital Federal da cuenta de la capacidad de las fuerzas políticas de lograr acuerdos interpartidarios con un objetivo común: ganar elecciones. Pero en las elecciones presidenciales de 2015 se corre el riesgo de que dos candidatos peronistas se disputen la primera magistratura en un posible ballotage si se replicaran los datos de estas elecciones. Situación semejante a la de 2003, cuando Carlos Menem y Néstor Kirchner lograron los dos primeros resultados electorales respectivamente, quedando habilitados para una segunda vuelta.

Replicar el modelo Unen a nivel nacional aparece, ante esa posible situación, como una necesidad de supervivencia política más que como un madurado acuerdo interpartidario. Esta posibilidad resulta viable no sólo por el resultado en la Capital Federal, sino por contar con partidos a nivel provincial que cuentan con poder territorial: los triunfos del radicalismo en Mendoza, Corrientes, Catamarca, Jujuy, Santa Cruz y, en conjunto con el socialismo, en Santa Fe. Asimismo, logró un buen resultado en Córdoba, donde tiene posibilidades de disputar la gobernación en 2015.

Siguiendo el planteo del politólogo Daniel Chasquetti, para quien las coaliciones de gobierno resultan ser una variable fundamental para explicar la suerte de los presidencialismos multipartidistas, Unen debería avanzar hacia un armado nacional que le permita disputar el poder en 2015. ¿Podrá lograr acuerdos nacionales con todas las fuerzas que lo integran? ¿Aceptarán todos los presidenciables participar de las PASO? ¿Cuáles deben ser las claves para una estrategia exitosa? Algunas reflexiones:

Consolidarse como una opción progresista. De acuerdo a las fuerzas que lo integran, todas cercanas a la centroizquierda, Unen deberá incluir socios nacionales que le permitan un armado progresista, diferenciándose del PRO y el peronismo de centroderecha de Sergio Massa y evitando el error del Acuerdo Cívico y Social, que no pudo consolidarse como una opción de centroizquierda y se acercó a sectores de derecha o centroderecha, como fue el acuerdo entre Ricardo Alfonsín y Francisco De Narváez o la alianza entre Carrió y Patricia Bullrichen la Capital Federal entre 2007 y 2011. Esto a su vez le dará una impronta propia y le permitirá disputarle electores a ciertos sectores que integran el FpV.

Fortalecerse en la PBA. Si bien existe un acuerdo semejante a Unen donde confluyen la UCR, el GEN y el Partido Socialista, su magro desempeño electoral obliga a repensar la estrategia. Para ello debe incluir la gestión de los intendentes que el Frente Progresista Cívico y Social posee y aquellos que podrían sumarse. Esto permitirá una renovación generacional, pero también mejorar el desempeño electoral. Para lograr una buena performance será necesario salir a disputar los votos en territorio bonaerense. Replicar el modelo Unen a nivel nacional podría mejorar el desempeño en la provincia de Buenos Aires por un efecto arrastre.

Sumar sectores filoperonistas. El éxito electoral de la Alianza residió en la inclusión de sectores filoperonistas como los del FREPASO. Unen incluye a Libres del Sur y Proyecto Sur, dos agrupaciones filoperonistas. Esto da la opción de disputar un sector de votos importantes, sobre todo con el FpV.

Hacer base en el federalismo. Las coaliciones duraderas deben asentarse sobre el federalismo. Por eso, Unen debe respetar las provincias, incluirlas y darle lugar a los dirigentes provinciales. Más de la mitad de los distritos han avanzado en la línea de concertar alianzas bajo distintos signos entre el radicalismo, el ARI, el GEN y el PS. Deben sumarse a todos los partidos de los diferentes distritos y concertar una política nacional que confluya en un sólo frente en todo el país, que evite la dispersión y asegure ganar distritos y bancas.

Utilizar las PASO. Las PASO le dieron un buen resultado a Unen, pero son una herramienta importante en dos sentidos. Primero, como una forma de elección candidatos que evite las rispideces y los enfrentamientos. Segundo, integra a la ciudadanía desde el momento de la selección de candidatos y deposita sobre ella la conformación de las listas, lo que termina resultando una atracción extra para sumar adhesiones.

Firmar acuerdos programáticos. Los frentes políticos deben evitar ser sólo frentes electorales, y caer en desgracia como la Alianza, y tienen que tener un programa político común. La Concertación en Chile logró consolidarse a partir de esto. La construcción de acuerdos programáticos permitirá también que se sumen nuevas fuerzas locales o nacionales que acuerden con la línea de trabajo y definirá un perfil electoral claro. En este sentido, la utilización de los think tanks partidarios (Instituto Lebensohn, IGEN, Instituto Hannah Arendt, CEMUPRO o ICEPSi) serán fundamentales, ya que podrán aportar recursos humanos, experiencias y herramientas de gestión.

Construir una agenda legislativa. Un primer paso para consolidar Unen y comenzar a pensar un armado nacional es la construcción de una agenda de trabajo legislativo que posibilite delinear un camino conjunto. Se deben acordar proyectos que puedan ser tratados en ambas cámaras, no como una obstrucción al Gobierno actual, sino como un complemento y haciendo eje en las necesidades de los ciudadanos. Esto puede ser extendido a los distintos niveles provinciales y locales.

Involucrar a los intendentes. La estrategia centrada en los poderes locales permite construir desde las bases pero sobre todo incluir a quienes poseen poder territorial. En Santa Fe, el FAP posee casi la mitad de las intendencias y en el todo el país el radicalismo tiene más de 500 jefes comunales. Sumar a los intendentes y comenzar a trabajar con ellos en la construcción de un armado mayor asegura la transversalidad partidaria y la renovación de los dirigentes.

Consolidar los distritos en los que ya hubo acuerdos. Además de la Capital Federal, Buenos Aires y Santa Fe, en otras provincias como Catamarca, Jujuy, La Pampa, Santa Cruz o Corrientes, ya hay acuerdos de distinto tipo que podrían sumarse a un armado nacional. Consolidar estos distritos y comenzar a replicar éstos en otros distritos permitirá un armado plural y nacional teniendo presente una agenda común. La consolidación durante estos dos años de estos acuerdos y un afianzamiento de los mismos serán una base para disputar elecciones locales y nacionales.

Evitar el personalismo. Una construcción pluraldebe hacer foco en los partidos que lo integran, evitando el personalismo y la verticalidad. El éxito de experiencias de este tipo en el mundo reside en ser los partidos que la integran los verdaderos protagonistas, por fuera de los personalismos. Esto permite una discusión horizontal y evita los choques internos por la resistencia o apoyos que pueda recibir un dirigente. En la Alianza las figuras de “Chacho” Alvarez, Graciela Fernández Meijide, Raúl Alfonsín y Fernando De La Rúa superaban a sus propios partidos y terminaron generando situaciones controvertidas que superaban a los partidos que integraban la coalición.

Unen tiene la posibilidad de consolidarse tanto en Capital Federal y lograr un armado nacional que le permita la supervivencia política a todas las fuerzas que la integran, evitando que las elecciones presidenciales de 2015 se conviertan en una interna abierta del peronismo, en la que los no peronistas deben elegir entre opciones de esta fuerza política por errores de coordinación, personalismos, mezquindades y ausencia de estructuración programática.

Comparte e imprime la nota:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • email
  • Print
Esta entrada fue publicada en Edición 90. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Unen a nivel nacional?

  1. pablo dice:

    Es suicida la intención de marcar rayas en el campo opositor al autoritarismo cristinista. Es suicida la visualización de 2015 como un campo de afianzamiento sectario y no la instancia de hacer prevalecer de una vez la libertad y la república. Se repite la ceguera de la oposición venezolana; se repite la ceguera de bajar al propio presidente de la Rua y negar luego el apoyo a LMurphy primero y mas tarde a Menem facilitando el camino de Duhalde y Kirchner que nos ha sumido en este desastre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>