El Norte Grande fue la clave del 38

Los resultados mostraron, otra vez, la gran importancia que tiene el Norte Grande (la suma del NOA y NEA) para el Frente para la Victoria (FpV). Allí obtuvo el 29,7% de sus 8.424.749 votos.

¿De dónde provinieron los votos de cada una de las tres coaliciones principales en las PASO presidenciales del 9 de agosto? Para analizar la distribución geográfica, y visualizar las diferencias en el perfil de los votantes, agrupamos a las 24 provincias argentinas en cinco regiones políticas: 1) la provincia de Buenos Aires, que representa el 37,5% del padrón electoral nacional, tomando los datos de 2011; 2) la CABA + Centro, la “curva de la muerte” del peronismo, que reúne a la Capital, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos, y concentra el 29% del padrón; 3) el Norte Grande, la suma de las diez provincias norteñas (Jujuy, Salta, Catamarca, La Rioja, Santiago del Estero, Tucumán, Chaco, Formosa, Corrientes y Misiones), el bastión peronista, con el 20,5%; 4) Cuyo, con las provincias de Mendoza, San Juan y San Luis y el 7% del padrón; y 5) Patagonia, con las provincias de La Pampa, Río Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, y el 6% del padrón.

Los resultados mostraron, otra vez, la gran importancia que tiene el Norte Grande (la suma del NOA y NEA) para el Frente para la Victoria (FpV). El oficialismo ganó en todas las 10 provincias, y en 7 de ellas obtuvo más del 50% de los votos. Como muestra la tabla adjunta, en el norte el FpV obtuvo el 29,7% de sus 8.424.749 votos, haciendo el cálculo sobre el escrutinio provisorio dado a conocer a la fecha por la Dirección Nacional Electoral. Eso compensa las grandes pérdidas del kirchnerismo en la franja adversa, donde solo consechó el 18,1% pese a que allí vota el 29% del electorado. Esas dos diferencias peronistas, el +9,2 del Norte Grande vs. el -10,9 de la CABA y el Centro son el núcleo de heterogeneridad de nuestra geografía electoral.

Para las otras dos fuerzas analizadas, la distribución de votos fue más pareja. Los peronistas disidentes de UNA tienen el electorado más homogéneo. Aunque muchos creíamos que el grueso de sus votos iba a provenir de la provincia de Buenos Aires, dado el origen conurbano del Frente Renovador, allí obtuvo exactamente lo mismo que a nivel nacional: 20,6% de los votos. Estuvo 3,6 puntos arriba en la región porteña-central (allí se pudo ver la impronta delasotista) y 1,8 abajo, respectivamente, en Cuyo y la Patagonia. Un dato promisorio para Massa y sus compañeros: lo que armaron, a primera vista, tiene implantación nacional. Fue una buena decisión, la de Sergio Massa, de elegir a Gustavo Sáenz, un norteño, como compañero de fórmula: en Salta, Jujuy, Santiago del Estero y Formosa, UNA quedó en segundo lugar, desplazando a Cambiemos.

La alianza entre el PRO, la UCR y la CC invierte, con menos amplitud, los sesgos del FpV. Se ha celebrado exageradamente su desempeño bonaerense, cuando en realidad las verdaderas estrellas de Macri han sido la Ciudad -recordemos que el PRO nunca había tenido un candidato a presidente, y sacó allí casi 49%-, Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe. Cambiemos logró en esos cuatro distritos nada menos que el 35,4% de sus 6.595.914 votos, con 6,4 puntos de ganancia geográfica que compensan sus pérdidas en el resto del país.

Volviendo al FpV, las PASO mostraron un perfil similar al de las elecciones presidenciales de 2007 y 2011, aunque con algunos matices de diferencia. La incidencia del Norte aumentó, ya que allí Cristina Kirchner había obtenido el 27,1% de sus votos en 2007 y el 24,9% en 2011. Este aumento de casi cinco puntos respecto de la última elección -asumiendo que comparar una PASO con una general, en este caso, es correcto- se explica porque el porcentaje de votos en el distrito bonaerense cayó más que en el bastión norteño. Los gobernadores del Norte Grande tienen que pasar la factura en la Casa Rosada. Pero para ganar en primera vuelta, Scioli tiene que leer con atención esta tabla. En lo inmediato, a trabajar para evitar que la lamentable represión policial a la marcha opositora en Tucumán afecte el humor de sus votantes en la misma región de donde provino, en las PASO, casi uno de cada tres de sus votos. Y hasta octubre, maximizar los resultados en la provincia de Buenos Aires y la curva de la muerte: los resultados de agosto no fueron suficientes.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Edición online. Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a El Norte Grande fue la clave del 38

  1. Pingback: Un repaso de los sistema electorales | El Estadista

  2. Pingback: Peronismo y Ciencia Política | El Estadista

  3. Pingback: ¿Espionaje en la campaña? | Facundo Matos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *