¿Hay un “efecto Vidal” en la provincia?

Para que pudiera registrarse un auténtico “efecto Vidal” por fuera de la natural suma de votos de las tres boletas presidenciales, debería haberse producido un corte de boleta muy grande. Sin embargo, no encontramos pruebas evidentes de que esto se haya producido.

En las últimas semanas hemos escuchado mucho sobre la “gran elección” que hizo María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires en las últimas PASO. En las primarias, Vidal fue la candidata a gobernadora más votada en la provincia, superando individualmente tanto a Aníbal Fernández y a Julián Dominguez, así como también a Felipe Solá.  El diario Clarín tituló “El FpV gana en Provincia, pero Vidal es la más votada” el día 10 de agosto. Infobae tituló “Vidal, la revelación de Macri en territorio bonaerense” el 11 de agosto. Varios analistas resaltaron que Vidal “sacó más votos” que Macri en la provincia más grande de la Argentina. Se dijo inclusive que ella, y no Macri, debería encabezar la campaña del PRO en la provincia.

Los datos en sí son verdaderos. Vidal fue, efectivamente, la candidata individual más votada en la provincia de Buenos Aires, y obtuvo más votos que Macri en ese distrito. Sin embargo, un análisis por demás sencillo demuestra que los avisos del “efecto Vidal” pueden estar severamente exagerados.

Veamos los datos electorales de las últimas PASO, extraídos del sitio oficial resultados.gob.ar. En el siguiente cuadro se combinan los datos obtenidos en la primaria para gobernador de la PBA y los obtenidos en la presidencial.

Lo que vemos, mirando aunque más no sea sumariamente los datos, es que, si bien es cierto que Vidal obtuvo más votos que Macri, esto se debió, sin dudas, a que ella era la única candidata a gobernadora en una alianza que llevaba tres fórmulas presidenciales. Dado que los tres candidatos a presidente (Macri, Carrió y Sanz) llevaban en sus boletas a Vidal como candidata a gobernadora, resulta obvio que ella le ganaría en votos a Macri. Sin embargo, hay que señalar que Vidal no sacó más votos que Cambiemos en su totalidad. Antes bien, los votos presidenciales de Cambiemos sumaron 112.187 más que los de la candidata a gobernadora.

Para que pudiera registrarse un auténtico “efecto Vidal” por fuera de la natural suma de votos de las tres boletas presidenciales, debería haberse producido un corte de boleta muy grande. Sin embargo, no encontramos pruebas evidentes de que esto se haya producido. Por ejemplo, el voto en blanco en la categoría gobernador duplicó al voto en blanco en la interna a Presidente (925.803 versus 423.574).

A la luz de estos datos, no parece que Vidal haya tenido un impacto electoral por sí misma separado de la oferta de Cambiemos: es decir, sus votos fueron los votos que obtuvo la alianza en su totalidad (que no fueron pocos, por otra parte.) Esto puede confirmarse mirando la historia de las elecciones a gobernador en la provincia: en general los gobernadores son elegidos con el “arrastre” de un candidato presidencial exitoso y el único gobernador opositor electo en contra del candidato a presidente (Carlos Ruckauf en 1999) lo hizo por eximia diferencia y gracias a los votos entregados por una colectora.

Los triunfos de Alejandro Armendáriz en 1983, Eduardo Duhalde en 1995 y Daniel Scioli en 2007 son inseparables del triunfo de sus candidatos presidenciales.

Como vemos, el corte de boleta no tiene grandes antecedentes en la provincia de Buenos Aires. Esto es natural. Es muy difícil imaginar cortes de boleta masivos en una elección caracterizada por el uso de la boleta de papel con las categorías “pegadas” y en la cual la sección del gobernador está en el medio: resulta difícil y fatigoso para el común de los votantes hacer ese corte de boleta.

No puede descartarse que Vidal sea una candidata atractiva para la PBA.  Sin embargo, de ser así es esperable que el mecanismo que exprese su buena imagen sea sumarle votos a Macri, es decir, que los y las votantes metan en el sobre la boleta completa. Este efecto es difícil de cuantificar, pero factible. Lo más probable, sin embargo, es que la suerte de Vidal en provincia esté atada a la del proyecto presidencial de su candidato a presidente.

Comparte e imprime la nota:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • email
  • Print
Esta entrada fue publicada en Edición online. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Hay un “efecto Vidal” en la provincia?

  1. Pingback: Ese martillo llamado provincia de Buenos Aires | El Estadista

  2. Pingback: La forma de votar importa, dicen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>