Salta: el desdoblamiento rindió sus frutos

Por Victoria Contreras del Olmo

 

Las listas oficialistas de Unidos por Salta y Gana Salta obtuvieron el primer y tercer lugar respectivamente en las elecciones provinciales del domingo 15. Esto representa una enorme victoria para el gobernador y le permite a Gustavo Sáenz avanzar con su armado provincial.

“En Salta no hay grietas” fue la frase del gobernador luego de que se dieran a conocer los resultados. Ciertamente, a pesar de algunas sorpresas, los frentes oficialistas fueron exitosos y cumplieron su función de contener a los sectores disímiles salteños.

En esta ocasión, se presentaron siete frentes, 26 partidos y 36 agrupaciones municipales, quienes compitieron con 1.017 listas y un total de 10.676 candidatos. No obstante, los resultados colocaron a Unidos por Salta, encabezado por Emiliano Durand, como la principal fuerza con 32,17% de los votos; Juntos por el Cambio, liderada por Martín Grande, en segundo lugar, con el 17,48%; y Gana Salta, encabezada por Matías Posadas, como la tercera fuerza con el 11,87% de los votos.

De esta manera, los resultados de Unidos por Salta y Gana Salta le permitieron al oficialismo quedarse con 9 de las 12 bancas en la Cámara de Senadores, 20 de los 30 diputados provinciales, 38 de 60 convencionales constituyentes y el intendente del municipio de Aguaray.

No obstante, en esta oportunidad las elecciones no estuvieron exentas de sorpresas. Por un lado, esto se debe al bajo porcentaje de votos obtenidos por el Frente de Todos. En este sentido, con tan solo 9,17% de los votos, el frente encabezado por Pamela Ares quedó en cuarta posición. Si bien se esperaba que el oficialismo fuera el gran ganador, el lugar relegado del Frente de Todos fue una novedad. Una posible explicación se encuentra en la decisión de desdoblar las elecciones, ya que este frente no obtuvo los votos que hubiera recibido en el caso de que se produzca una “lista sábana”.

Por otro lado, se debe destacar la escasa participación del electorado y el gran porcentaje de votos en blanco en la provincia. En esta ocasión, 677.832 votantes de 1.052.535 habilitados concurrieron a los comicios, es decir, solamente el 64,4% del padrón. Esto representa una disminución de más de 6 puntos porcentuales con relación a las elecciones de 2019.

A su vez, el voto en blanco obtuvo un gran protagonismo. A diferencia de los comicios de hace dos años, los votos en blanco prácticamente se duplicaron. De esta manera, los 34.323 representaron el 12,1% de los votos emitidos en la provincia, superando el porcentaje que obtuvo el frente oficialista de Posadas, mano derecha de Sáenz.

Impacto de las elecciones

Los resultados representan una enorme victoria para el gobierno de Sáenz. Si bien se esperaba que el frente encabezado por Posadas obtenga un mayor porcentaje de votos, en detrimento de Juntos por el Cambio, la realidad es que, con estos números, el gobernador podrá avanzar con su armado provincial previsto.

“Hoy podemos decir que nace un nuevo movimiento en Salta”, afirmó Sáenz con relación a esta victoria. Ciertamente desdoblar los comicios ubicó al gobernador en un lugar de ventaja, al igual que le permitió avanzar con la construcción de un provincialismo fuerte, el cual se distancie de nación. Esto se vio reflejado en algunas frases de su discurso, asegurando que “nunca necesitó ni pidió la bendición de un dirigente nacional” y que es necesario “ponerse firme cuando los intereses de Salta se ven perjudicados por algunas normas centralistas”.

Por otra parte, estos resultados le permiten al gobernador tener una amplia mayoría en la legislatura provincial e impulsar su agenda. De esta manera, Sáenz logró quedarse con el 75% de las bancas de senadores en juego, es decir, de los 23 escaños, 18 le responderán. Mientras que, en la Cámara de Diputados la situación es similar. Ambos frentes alcanzaron el 63% de las 30 bancas en juego, las cuales representan la mitad de los escaños. Con esta situación, los 19 diputados que asumirán de los frentes de Sáenz se sumarán a los otros 24 con mandato hasta 2023 y el oficialismo tendrá tres diputados más de los 40 que necesita para alcanzar los dos tercios.

Por último, se debe destacar la victoria que representan estos números para la nueva Constitución provincial, gran promesa de campaña del mandatario provincial en 2019. Ambos frentes oficialistas se hicieron de 38 de los 60 bancas, lo cual le permitirá a Sáenz avanzar con el principal eje de la reforma: limitación de los mandatos.

La realidad es que la estratégica decisión del gobierno de desdoblar las elecciones tuvo grandes resultados. De esta manera, al igual que sucedió en otras provincias, como Juntos Somos Río Negro, Sáenz avanza con un fuerte armado provincial de cara a las elecciones del 2023. Si bien queda un gran camino por recorrer, el oficialismo provincial crece alejado de la polarización nacional e incorporando importantes dirigentes salteños provenientes de distintas fuerzas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Última Edición