Scioli y Macri no logran desprenderse de Massa

Las primarias parecen haber marcado un techo y no un piso para los dos candidatos que más votos obtuvieron. Tanto a Daniel Scioli como a Mauricio Macri se les ha hecho difícil incrementar su caudal electoral desde el 9 de agosto. Ambos lo necesitan: uno para forzar un balotaje, otro para evitarlo.

Han alternado buenas con malas noticias para sus campañas. Y tendrán que acertar con sus mensajes y estrategias en el último tramo de la campaña.

El dilema de Scioli es cómo encontrar espacio para marcar algunas diferencias con el Gobierno sin generar conflictos. Siempre pensó que para ganar no le alcanzaba con los votos propios sino que necesitaba ampliar su electorado. Pero en este momento su discurso apunta a presentarse como garante de la gobernabilidad sosteniendo que es el candidato de la principal fuerza política del país que tiene abundantes recursos institucionales. Por lo tanto, lo primero que debe cuidar es la cohesión de la coalición oficialista porque si se observan fisuras allí, ese discurso sería difícil de sostener. Ese dato es el que le marca un límite a la hora de mostrar ciertas diferencias con algunas políticas del gobierno y que pueden generar malestar en kirchnerismo puro afectando la intención de mostrar un oficialismo unido. Pero un camino que transitará Scioli es el de mostrar un estilo más conciliador que el del Gobierno. Está  convencido que en ese plano no necesita decir que es distinto porque la sociedad sabe que lo es.

Mientras tanto el PRO logró finalmente definir un rumbo en el caso de Fernando Niembro. Llevó demasiado tiempo y  puso a Macri y a María Eugenia Vidal a la defensiva en un tramo decisivo de la campaña. Las encuestas comenzaban a mostrar que el episodio  estaba afectando la intención de voto a Macri. Cuando se comprobó que tenía repercusiones electorales, la suerte de Niembro quedó echada.

Los mensajes

¿Cómo harán para crecer? Scioli aspira a mejorar su performance en Buenos Aires en donde se supone que habrá 500.000 votantes más que en las primarias cuando la concurrencia fue muy baja por las inundaciones. Algunas ciudades grandes del interior bonaerense son también decisivas para mejorar el desempeño provincial. Otro lugar en el cual Scioli deberá mejorar es Córdoba. Es el segundo distrito del país pero sigue siendo muy adverso para el kirchnerismo. Finalmente, en el sciolismo esperan que en el tramo final de la campaña se produzca una polarización y que Sergio Massa obtenga muchos menos votos de los que hoy le adjudican las encuestas.

Macri tiene que mejorar su performance en particular en el conurbano bonaerense. Hay allí distritos grandes en los cuales su desempeño estuvo por debajo de lo esperado. También debe mejorar en la CABA. Su objetivo es evitar que Scioli le saque 10 puntos de ventaja por lo cual debe tratar de acercarse lo más posible al 35% de los votos.  Porque en el macrismo descuentan que el gobernador bonaerense obtendrá más del 40% pero que es altamente improbable que alcance el 45%.

El corsé Niembro

Las acusaciones que sacudieron al macrismo por la denuncia contra Fernando Niembro por sus contratos con el gobierno porteño lo pusieron a la defensiva. El sábado 12, Mauricio Macri presentó las propuestas para la Presidencia y sin embargo, al cabo de unas horas, volvían a ocupar el centro de la escena las especulaciones sobre una posible renuncia a su candidatura.

En los planes de Macri está crecer 10 puntos en la provincia de Buenos Aires para apuntalar su candidatura presidencial. Para ello, el PRO buscaba mostrarse como la contracara del Gobierno en materia de transparencia y de Aníbal Fernández en particular en el distrito, lo que se complicó una vez que las denuncias eran en su contra.

Lo que todavía está por evaluarse son los costos políticos del caso. Encuestadores consultados por el estadista aseguraban que en el último tiempo Macri –y su candidata bonaerense, María Eugenia Vidal- caían levemente, mientras se notaba un crecimiento paulatino de Sergio Massa y Felipe Solá, aunque la tendencia no es irreversible.

El macrismo tardó demasiado en resolver el caso pero finalmente el periodista renunció a su candidatura y puede haberse liberado del corsé que ponía su campaña a la defensiva.

El oficialismo intentará volver a cargar sobre el tema e incluir en las denuncias a Macri y Vidal por su responsabilidad como jefe y vicejefa del Gobierno porteño. El macrismo intentará dejar atrás las acusaciones y tomar control de la agenda.

Entretanto, su desafío ahora será readaptarse. La intención del PRO era contar con una figura conocida como Niembro para recorrer el GBA, donde más le ha costado hacer pie. Pero tras la baja de su candidatura, en su lugar quedó la funcionaria porteña Silvia Lospennato, una figura sin la popularidad del comentarista deportivo.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Edición online y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *