dom 17 Oct

BUE 20°C

dom 17 Oct

BUE 20°C

Ciciliani: “Fue un gran año para el FAP”

10-12-2012
Compartir

En diálogo con el estadista, la diputada nacional por Santa Fe, Alicia Ciciliani, integrante de la mesa chica del Frente Amplio Progresista (FAP) y recientemente ratificada como vicepresidenta tercera de la Cámara Baja, resaltó el crecimiento de la fuerza y explicó que la alianza nacional óptima es de su fuerza es la que existe actualmente en Santa Fe.

¿Qué balance hace del congreso realizado por el FAP el pasado 24 de noviembre?

Fue un gran año para el FAP. El congreso celebrado en Costa Salguero, y que se coronó en el documento “La Argentina que queremos”, mostró que la estrategia de pensar y recorrer el país fue muy buena. Nos muestra como una fuerza que no está pensando constantemente en las elecciones. Este año, sin acto eleccionario de por medio, era una gran oportunidad y estamos muy satisfechos con el resultado.

¿El eje fueron las políticas públicas entonces?

Fue un encuentro para mostrar los acuerdos institucionales y políticos sobre la Argentina que queremos, lo que nos da mucha tranquilidad y responsabilidad. En 2013, cualquier candidato del FAP sabe que se compromete a ir al Congreso y caminar bajo las líneas estratégicas del documento. La gente no va a tener sorpresas, y sabrá qué piensan y cuáles son los objetivos de nuestros candidatos.

En 2011, los votos del FAP se concentraron en Santa Fe, Córdoba, CABA y la provincia de Buenos Aires. ¿Cuánto énfasis han puesto en la expansión territorial?

Recorrer el país fue otra de las estrategias para tomar contacto directo con los militantes sociales y políticos de las regiones para entusiasmarlos en base a nuestra propuesta programática, y también sumar nuevos apoyos.

En el último tiempo, se endureció el discurso opositor de Hermes Binner. ¿A qué se debe?

Diría que el Gobierno Nacional está en un proceso de cerrazón que cada día se agrava más. No creo que Binner sea el que cambió. El que cambió fue el Gobierno y eso lo vemos en el Congreso, donde no se ha tratado ningún proyecto de la oposición. Lo vemos con los gobernadores, pues no se ha cambiado la distribución de recursos. Lo vemos en el desconocimiento de las otras fuerzas políticas y de ningunearlas diciendo que no tenemos propuestas. Nuestra posición se basa en datos políticos y económicos concretos de la realidad del país. También hay un desconocimiento, y esto llama la atención en un gobierno peronista, hacia el sector de los trabajadores vía la no suba del mínimo no imponible y el fuerte proceso inflacionario. En base a esta incapacidad del Gobierno de ofrecer soluciones debe entenderse la postura nuestra y de Binner.

Desde que accedió al municipio de Rosario, la gestión ha sido una gran vidriera para el socialismo. A nivel nacional, gobiernan uno de los distritos más relevantes. ¿Qué balance hace de la gestión del gobernador, Antonio Bonfatti, a un año de su asunción?

Nuestro lema de campaña fue “el cambio continúa” y eso es lo que está pasando. La provincia no será más la misma luego de los gobiernos del Frente Progresista. Se consolida la descentralización de los nodos regionales, que es un cambio estratégico en la gestión del Estado y que no tiene vuelta atrás. Se consolida la boleta única, ampliamente apoyada por la ciudadanía, a pesar de que sectores del justicialismo ahora quieren volver a la Ley de Lemas. Se consolidan los cambios en salud a través de los nuevos hospitales y los centros de salud pública. De todas maneras, no estamos avanzando al ritmo que quisiéramos. Un ejemplo es la reforma de la Policía. Ese desgraciado episodio de querer vincular al narcotráfico con el Partido Socialista no hace sino mostrar los avances que estamos dando en materia policial. También estamos preocupados por la falta de recursos, sin los cuales no hay políticas públicas y no se pueden garantizar los derechos ciudadanos. La Nación tiene un déficit en el federalismo fiscal y la Corte Suprema aún no se ha expedido sobre nuestro caso, que fue presentado por Binner, Carlos Reutemann y Jorge Obeid. Pese a todo esto, el proyecto avanza, es transparente, rinde cuentas y eso es valorado.

Cuando comience el 2013, y como en todos los años electorales, se hablará de alianzas. ¿Cuál será la posición del FAP?

Creemos que la alianza estratégica óptima es la que tenemos en Santa Fe, donde estamos incluidos todos los partidos progresistas bajo un programa. Cuando fuimos separados, no se benefició ninguno de ellos. A nivel nacional tenemos que caminar en ese modelo de construcción política. Es un proceso que puede tardar su tiempo porque es un frente de partidos y cada uno tiene sus ritmos. Nosotros ya definimos nuestra propuesta y quien adhiera a esa visión de la Argentina seguramente tendrá un lugar importante en el FAP. O sea que puede haber alianzas provinciales, sin acuerdos nacionales. Sí, además de Santa Fe, tenemos experiencias exitosas en Entre Ríos y La Pampa. Aspiramos a que esto se replique en otros distritos. Va a ser una alianza programática. Binner lo dijo: “Yo quiero gobernar, no ganar una elección”. Para eso hay que saber, antes del primer día de gobierno, hacia adónde vamos.

En los años electorales suele haber menos actividad legislativa. ¿Qué espera para 2013?

Lo que vimos este año no despierta muchas expectativas de que podamos tratar leyes, como la de basura electrónica, que es inentendible que hayamos dejado caer u otros proyectos de mejoras institucionales que tenían amplios acuerdos. Las mayorías del oficialismo son absolutas y sólo se tratará lo que disponga. El año que viene se define la Argentina de las próximas décadas. Me refiero a las elecciones y si la gente pondrá su voto a favor de la democracia y la pluralidad o de la concentración de poder o el autoritarismo. Eso lo va a definir, creo yo, la gente con su voto en 2013.

El año entrante vence su mandato en la Cámara Baja. ¿Buscará renovar su banca?

Estoy muy satisfecha con mi paso por el Congreso. Fue una experiencia enriquecedora que me permitió reconocer la importancia del Congreso, que es donde se define el modelo de país, y a veces es tenido en cuenta como un espacio poco relevante. Voy a estar a disposición de la estrategia que defina el partido.

En esta nota