dom 24 Oct

BUE 12°C

dom 24 Oct

BUE 12°C

El FdT después de la carta de Cristina

alberto-fernandez-y-cristina-kirchner___wov2PYs2z_340x340__1
17-09-2021
Compartir

En los próximos días, superada la fase aguda de la crisis desencadenada a partir de las renuncias de varios integrantes del Gobierno, volverá a instalarse con fuerza una agenda que tiene marcado un día clave: el 14 de noviembre. Todo se precipitó a partir de la derrota sufrida en las primarias por el oficialismo y la respuesta, o falta de ella según el kirchnerismo, del Gobierno ante los resultados que no esperaba.

Pero el oficialismo empezó mal la campaña para revertir el resultado con la vicepresidenta exigiéndole a Alberto Fernández mediante una carta cambios de nombres y de políticas. Para Cristina el Gobierno siguió actuando en las 48 horas posteriores a las elecciones como si nada hubiese ocurrido y calificó de “catástrofe política” a la derrota en las primarias. Pero a su juicio, la inacción venía de antes porque era evidente que las elecciones se iban a perder, como ella dice haberle anticipado al Presidente, y no se hizo nada para evitarlo. Si el Presidente no cede a los pedidos de Cristina, se debilitará la coalición, si lo hace, se debilitará él. Ninguno de los dos caminos es promisorio para el oficialismo a pocas semanas de las elecciones. Lo que debió resolverse con mayor diálogo, porque es lógico que haya diferencias en una coalición, se hizo a través de mecanismos que desnudaron un amateurismo sorprendente en algunos de los protagonistas que generaron una verdadera crisis política.

En este contexto, los candidatos del oficialismo deberán hace campaña cuesta arriba porque la primera pregunta que deberán responder es si están más cerca de Cristina o de Alberto.

Pero la clave para cualquier intento de revertir el resultado es modificar las causas que lo produjeron. Y en ese plano, el primer lugar lo ocupa la situación económica. El Gobierno venía tratando de ponerle dinero “en el bolsillo a los argentinos”, aunque no en la magnitud que considera necesaria la vicepresidenta para quien los equilibrios macroeconómicos no parecen ser una variable a considerar. De todas maneras, las medidas adoptadas y las que vendrán en los próximos días, difícilmente generen grandes cambios. Una leve moderación de la tasa de inflación y una mejora de los salarios acotada al sector formal no parecen suficientes para una sociedad castigada por la crisis que esperaba otra respuesta por parte del Gobierno, más allá de las dificultades que implicaba hacerlo en un contexto de pandemia.

Un oficialismo dividido enfrenta una elección difícil, porque de repetirse los resultados de las primarias, la distribución de bancas en el Congreso será muy distinta a la actual y puede afectar todo el armado político del Gobierno. La exitosa construcción electoral que significó el Frente de Todos deberá reconfigurarse a partir del reconocimiento de las distintas visiones que conviven en la coalición y que la derrota hizo explícitas.

En esta nota