“Empieza a perfilarse un sistema de tres partidos”

Entrevista a Ana María Mustapic, profesora del Departamento de Ciencia Política y Estudios Internacionales de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT).

Más allá de qué pase el 22N, el hecho de que el PRO haya ganado la gobernación bonaerense ya cambió el sistema de partidos. ¿Qué análisis hace?

Es un cambio radical que hasta ahora no se había producido con las terceras fuerzas que han querido avanzar. Conquistar nada más ni nada menos que la provincia de Buenos Aires no es menor, aunque no es menos cierto que tienen desafíos y que hay que ver si esto se sostiene en el tiempo. Aún así, podría pensarse que quizá comienza a perfilarse un sistema de tres partidos.

¿Qué cambiaría con un sistema de partidos con tres actores principales?

Por lo pronto, plantearía la necesidad de estar preparado para gobernar a través de coaliciones, ya sea parlamentarias, de gobierno o informales. Creo también, de ser tres partidos, que las propuestas de políticas públicas de esos partidos tendrían más peso, serían más relevantes a la hora de decidir si coaligarse y con quién coaligarse.

¿La incorporación del PRO al sistema de partidos nacional afecta a la UCR principalmente?

No solo a la UCR, al PJ también. En cuanto a la UCR,  depende de lo que vaya a hacer. Por supuesto, la suerte de una fuerza política no depende solo de lo que sucede con los otros competidores sino también de la estrategia que ella misma adopte. En lo que ha mostrado limitaciones la UCR es en generar líderes. Es un partido que no premia a quien gana elecciones, que en otros partidos políticos pasan a ser los líderes naturales. Entonces, hasta que no cambie en ese respecto, tenderá a quedarse en ese nivel de partido de intendencias y ciudades y alguna que otra gobernación. Además, cuando uno piensa en estos últimos 12 años en los que la UCR se ha ido desdibujando, lo que se observa es la persistencia de un mismo elenco de dirigentes. Para cambiar tiene que recuperar la ambición. Creo que los esfuerzos de Ernesto Sanz han ido en esa dirección y han logrado remozar un poco  sus filas. Respecto del PJ, el afinazamiento del PRO puede abrir una brecha entre sus simpatizantes e inclusive resultar un polo de atracción para alguno de sus dirigentes.

¿Puede ser que la UCR se encamine a ser un partido sin vocación ejecutiva sino uno pivotal, con el que sea necesario coaligarse para acceder al gobierno, como el PMDB?

Podría ser ese el caso si no logra generar liderazgos nacionales.

¿Imagina el esquema que había imaginado Torcuato Di Tella, con el PRO como partido de centro derecha y el peronismo en la centro izquierda?

Me parece complicado que se concrete eso en Argentina porque los partidos no tienen, ideológicamente, lugares claros. Son todos partidos catch-all que de repente están más a la derecha, más a la izquierda pero todos tienen más o menos el mismo perfil. Lo que sí me parece positivo de la posibilidad de tener un sistema de tres partidos es que limita la connivencia y hace al sistema más competitivo. En ese esquema habrá que ver si una de las fuerzas termina más anclada en el centro, que pueda hacer coaliciones con los otros dos.

¿Los electorados de la UCR y del PRO no son similares? ¿Hasta qué punto pueden estar ambos en el sistema político argentino si responden a los mismos sectores?

En parte son electorados similares y van a estar compitiendo entre ellos por esos votos. Pero, de hecho, todos van a estar compitiendo casi por los mismos votos. Ciertamente, algunos votantes forman parte del núcleo más fiel de una fuerza política como es el caso de los sectores más bajos en el PJ. Pero,  no alcanza para ganar las elecciones. De ahí que todos los partidos terminen siendo catch-all.

Uno podría decir que el radicalismo nace de las clases urbanas que peleaban por el sufragio universal y que el peronismo surge para a partir de la llamada nueva clase obrera. ¿Qué explica el surgimiento del PRO?

Ciertos fenómenos son producto también de la virtud y la fortuna. El fenómeno PRO ahora cobra saliencia desde que ganó la PBA porque si no lo hacía, terminaba siendo un partido de la Ciudad de Buenos Aires. Y  la CABA  es uno de los distritos que más fácilmente cambia de preferencias. Fue epicentro del desgaste de las principales  fuerzas políticas.  Esa volatilidad la convierte en un lugar propicio para intentar la creación de terceras fuerzas. Pero el gran cambio se dio con el triunfo en la PBA y ahí creo que mucho tiene que ver la decisión del FpV, que llevó como candidato a Aníbal Fernández, algo que influyó sin dudas en que María Eugenia Vidal pudiera ganar las elecciones.

Según lo describís, el triunfo del PRO en la PBA -y por ende su inserción de lleno en la política argentina- es de algún modo circunstancial. ¿Es así?¿Qué explica que el PRO haya sobrevivido al “cementerio de terceros partidos”, como se ha catalogado alguna vez?

Sí, por eso hacía referencia a la conjunción entre virtud y fortuna. La parte virtuosa fue el tipo de campaña realizada,  casa por casa, barrio por barrio, partido por partido.  La parte de fortuna fue la decisión del FpV de respaldar la candidatura de Aníbal Fernández. Y atención, el PRO aún no sobrevivió al “cementerio de terceros partidos”. La prueba crucial va a ser que vuelva a triunfar en las próximas elecciones. Dicho de otro modo, que consiga la reelección. Recién entonces se podrá pensar que ha logrado sortear la corta vida de los terceros partidos.

Se suele decir que el peronismo solo pierde cuando está dividido. ¿Cuánto hubo de eso, teniendo en cuenta el rechazo de Florencio Randazzo a ser candidato y la interna de Fernández y Julián Domínguez?

Estas elecciones demuestran que el peronismo también pierde cuando no elige a un buen candidato –como le puede suceder a cualquier otra fuerza política- y cuando una parte sustantiva del electorado no respalda la gestión del gobierno saliente, como también le puede suceder a cualquier otra fuerza política. La conjunción de los dos factores terminó inclinando la balanza en favor de María Eugenia Vidal del PRO.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Edición online y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a “Empieza a perfilarse un sistema de tres partidos”

  1. Pingback: De Macri a Macri | El Estadista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *