dom 05 Dic

BUE 24°C

dom 05 Dic

BUE 24°C

Ahora la UCR habla con todos

09-10-2014
Compartir

Mientras que a nivel provincial se promueven alianzas amplias, en el ámbito nacional la apuesta es por el FAUnen

En el ámbito del Frente Amplio Unen los gestos y los movimientos no cesan y ?lo que no ayuda a su consolidación? suelen exhibirse más las diferencias que las coincidencias del espacio. Hay más advertencias y mensajes destinados a los socios del acuerdo que a comunicarse con la sociedad. A su vez, el PRO y el FR tienen candidatos presidenciales atractivos pero carecen de estructuras políticas sólidas y recursos institucionales suficientes para gobernar sin un acuerdo con otros sectores. Exactamente lo contrario es lo que tiene el FAUnen, o más específicamente el radicalismo.

Ese es el dato estructural y mientras no se resuelva, abundarán las fotos y las versiones sobre acuerdos entre figuras radicales con pretensiones de gobernar provincias con candidatos presidenciales de otros espacios. Tanto Sergio Massa como Mauricio Macri ven a la UCR como el partido sobre el cual avanzar. Por otra parte, entre los radicales no hay homogeneidad en cuanto a visiones ideológicas y la política de alianzas.

Recientemente, Gerardo Morales, que aspira a ser gobernador de Jujuy, se reunió con Massa lo que no sorprendió a nadie porque por su perfil es propenso a entenderse con un peronista. Oscar Aguad, por el contrario, se siente más cómodo con Macri. También pesan las características de cada distrito. En las provincias más desarrolladas del país, el PRO pisa fuerte mientras que en las que tienen estructuras económicas menos modernas, la tradición peronista es fuerte y conviene tener un aliado de ese origen. Muchos radicales sostienen que “no quieren poner límites”, lo que es un indudable guiño a un acuerdo con el macrismo. ¿Se aplica esa definición también al massismo?

En la UCR están autorizadas las alianzas locales con partidos que no forman parte del FAUnen con el argumento de que es necesario terminar con los feudos locales. A muchos radicales, Macri y Massa los pueden ayudar a ser gobernadores. Eso les permitirá asociarse a los festejos en los casos de las elecciones anticipadas y les puede dar una red de gobernadores aliados si llegan a la Casa Rosada. ¿Qué pedirán a cambio? En las listas de legisladores y las candidaturas a vicegobernador puede estar la respuesta en muchos casos.

Mientras tanto la posibilidad de un acuerdo a nivel nacional entre el FAUnen y el PRO aparece distante. Macri creció mucho en la intención de voto diferenciándose de los partidos nacionales. A su vez, plantear en el Frente un acuerdo con el PRO es llevarlo a la fractura y nadie quiere cargar con esa responsabilidad.

SANZ EN CARRERA

Ernesto Sanz lanzó su candidatura presidencial en un prolijo acto y rodeado de las figuras más representativas del radicalismo. Le sirvió para demostrar que está efectivamente en carrera y que puede ser un candidato competitivo pese a que Hermes Binner y Julio Cobos tienen en este momento una mayor intención de voto entre el electorado general pero la diferencia se reduce entre quienes estarían dispuestos a participar en las primarias del FAUnen Sanz dejó en claro cuales son sus principales argumentos para competir en las primarias. El principal de ellos es que cuenta con el apoyo de la estructura radical. Pero los cobistas sostienen que es un dato menor por cuanto al haber primarias abiertas y obligatorias el peso de los aparatos disminuye. La respuesta del sanzismo es que si el principal activo que tiene el radicalismo frente a cualquier elección es su estructura, no es un dato menor quien la controla.

Pero tanto Sanz como Cobos saben que el radicalismo no puede tener dos candidatos presidenciales porque dividirían los votos en las primarias y de esa manera beneficiarían a Binner o a cualquier candidato de otro partido. Sólo hay lugar para uno y es un tema que debe definirse en los primeros meses del año próximo. En su discurso Sanz no le cerró la puerta a ninguna negociación aunque no se privó de destinarles un párrafo crítico a los dos candidatos ?Macri y Massa? con los cuales están hablando las figuras provinciales del radicalismo. También dejó en claro que aspira a ser el candidato que reúna al espacio no peronista y no oficialista. Lo definió como el espacio republicano que competirá contra el peronista en cualquiera de sus variantes.

Claramente no se puso en la posición de quienes piensan en una construcción poskirchnerista ?que incorpore algunos rasgos de esta etapa y deseche otros? sino en la de ser un antagonista definido. Y que el tema del combate a la corrupción será central en su discurso de campaña. La única figura del FAUnen presente en el acto fue Lilita Carrió, que anticipa una muy fuerte sintonía entre ambos en esta etapa. Pero es un acercamiento que tiene sus riesgos porque para sostenerlo se requiere endurecer en exceso el discurso contra el Gobierno y el PJ. De lo contrario Carrió puede pasar rápidamente de aliada a adversaria. Pero en el sanzismo hacen otros números. Creen que Lilita no competirá finalmente en las primarias y que sus potenciales votantes, terminarán apoyando a Sanz.

En esta nota