sab 23 Oct

BUE 15°C

sab 23 Oct

BUE 15°C

Algunas certezas sobre las elecciones

10-06-2013
Compartir

El 27 de octubre no se elige presidente sino presidenciables. ¿Provendrán de las provincias grandes, como siempre se insinúa, o de las chicas, como siempre sucede?

Dante Caputo se muestra sagaz sólo para conseguir un cargo de diputado nacional, afirmó el hacker de Mario Barletta. La sagacidad de Caputo es renombrada, pero estas elecciones presentan otras certezas.

Desgranemos media docena.

1) El peronismo no va a ganar la ciudad de Buenos Aires. El radicalismo tampoco. Pero ambos, solos o en alianza, van a acumular la mayor cantidad de victorias y de diputados en el resto de los distritos. En las elecciones de 2009, el peronismo obtuvo diputados en todas las provincias salvo en Neuquén. Si se descuenta a los puntanos, que no se alinean con el Gobierno, el Frente para la Victoria consiguió legisladores propios en 22 provincias. El radicalismo ganó bancas en 17 distritos, confirmando su capilaridad nacional. Todos los demás partidos están arraigados en una única provincia y limitan su influencia a pocas vecinas.

2) Como en todas las elecciones intermedias, el voto se fragmentará y ningún partido se arrimará al 40%. Pero la distribución de bancas seguirá concentrada: en dos tercios de los distritos, sólo dos partidos obtendrán representación. En el otro tercio, que incluye a las provincias grandes, las diversas centroizquierdas, el PRO y los peronistas renegados conseguirán entre 30 y 40 diputados de los 127 en juego. Las ocho provincias que eligen senadores pueden dar la sorpresa de la noche. El FpV parte con 19 legisladores entre propios y alquilados, por lo que la oposición seguramente engrosará sus cinco representantes ?de los cuales cuatro son radicales?. En cada provincia el segundo lugar, no importa a qué distancia del primero, garantiza una banca.

3) La Capital Federal es un mundo paralelo que orbita a años luz del resto del país. Hoy, el resultado que auguran las encuestas es una victoria de la dupla Carrió-Solanas, dos dirigentes que se caracterizan por su discurso anticorrupción y porque saben hablar de corrido. El peronismo de Filmus y el municipalismo de Macri pelean el segundo lugar, al que también aspira el peronismo de Lavagna. El hecho de que Solanas también sea peronista, así como buena parte del PRO, completa la paradoja: si Gil Lavedra, Vicky Donda y Prat-Gay no empiezan a pedalear, el distrito más gorila del país será el que más peronista se vista.

4) Pero la candidatura del Acertijo, que opera bajo el seudónimo de Sergio Massa, podría recuperar el título de capital del peronismo para la provincia de Buenos Aires. Si su candidatura se canaliza por medio del Frente Renovador, podría competir con otras dos listas peronistas, la cristinista-sciolista y la denarvaista. En ese caso, la Armada Brancaleone del panradicalismo tendrá que hacer un esfuerzo para que el podio no acabe todo peronista. ¿Le dará el astuto Caputo una mano a Margarita Stolbizer o preferirá ponerle la pierna al ducho Alfonsín?

5) El resultado de las elecciones se conocerá el domingo a la noche, pero la magnitud de los alineamientos parlamentarios no. Según el apotegma de Borocotó, para saber cómo se alinea un legislador no hace falta saber quién lo votó sino quién le pagó. Y el que suele colaborar, sea con recursos para los gobernadores o con atenciones para los congresistas, es el Gobierno Nacional. ¿Cuántos legisladores conseguirán el Movimiento Popular Neuquino y los itinerantes fueguinos de Fabiana Ríos? ¿Y cuántos emuladores de los senadores porteño Samuel Cabanchik y correntina Josefina Meabe estarán tomando lecciones con el doctor Eduardo Lorenzo? La respuesta no llegará el 27 de octubre sino unos pesos más adelante.

6) El principal clivaje de estas elecciones enfrenta a la moderación con la exasperación. La exasperación es la carta del Gobierno, y la moderación la de la oposición inteligente ?salvo en la Capital, el único planeta donde la exasperación antigubernamental paga?. El opositor que compita fuera de la General Paz pero se deje obnubilar por el Obelisco está perdido: en 2013 conviene estabilizarse en el centro. La demanda política de la hora no son las anfetaminas ni los calmantes: es el litio.

En esta nota