mie 27 Oct

BUE 23°C

mie 27 Oct

BUE 23°C

Bullrich: “Scioli no se atreverá a diferenciarse de Cristina”

19-09-2012
Compartir

Alejada hoy de la Coalición Cívica y buscando crear un nuevo polo opositor desde su bloque de Unión por Todos, Patricia Bullrich se ha convertido en una de las voces más duras de la oposición. Critíca el modelo económico, piensa que a Macri le falta crecimiento a nivel nacional y rechaza de plano la posibilidad de una reforma de la Constitución.

Buena parte del arco opositor se ha unido en contra de un eventual intento de reformar la Constitución, ¿cree que hay alguna chance de que el oficialismo lo haga?

El contexto es un deterioro de la imagen positiva de la Presidenta, y un aumento de su imagen negativa, pese a sus intentos de remontar su popularidad chauvinizando la política nacional, entre Malvinas e YPF, supuestas reivindicaciones muy efectistas de soberanía nacional. Evidentemente, los resultados no han sido los esperados y, más allá de que el oficialismo declame su euforia, hay necesidad de reordenar, anticipadamente, la carrera por 2015, algo que resultaría innecesario si Cristina fuese indiscutida. Me parece que Cristina parte de una conclusión errada, que ella manifestó en aquella visita a Rosario, cuando la cámara de TV la sorprendió prometiendo “vamos por todo”. Ella creyó que el 54,11% de los sufragios que obtuvo en 2011 le concedía el poder absoluto pero eso no es cierto, pero ése fue el resultado de varios equilibrios internos, de los que participaron desde Scioli hasta el sindicalismo. Ella realmente ha creído que no precisa de nadie, y entonces se equivoca en forma grosera. Ella no tiene posibilidad hoy día de obtener la reforma de la Constitución Nacional.

¿A qué se debe esa necesidad de anticipar la pelea por 2015? ¿A la falta de sucesores afines al gusto de la Mandataria?

Las decisiones de la Presidenta han provocado que Daniel Scioli goce de más espacio. En forma contraria a lo que parecía pretender, Cristina le ha agrandado la capacidad de movimiento político a Scioli, permitiéndole recibir adhesiones que en el escenario anterior no se hubiesen manifestado. Si ella no hubiera alentado a Gabriel Mariotto y otros integrantes del cristinismo a atacarlo, no se hubiera provocado una situación tan beneficiosa para Scioli, quien logró legitimarse como candidato frente a sectores del peronismo que antes estaban expectantes. Algo similar ocurre con la embestida novedosa de Cristina contra el sindicalismo, que hasta ahora fue su aliado permanente.

¿Ve posible una unificación de la oposición detrás de Scioli?

El protagonismo de Scioli creo que es circunstancial. Se parece al de Eduardo Duhalde durante el segundo mandato de Carlos Menem, a menos que Scioli realmente comience a diferenciarse. Pero creo que le resulta muy difícil.

¿Cómo hará, en un escenario de menor actividad económica y mayor conflictividad social, para generar la imagen de que él es diferente?

Scioli tiene enormes dificultades, además, en la gestión de la provincia de Buenos Aires, que hoy día pasan medio inadvertidos porque él se encuentra en medio de la tormenta política que armó Mariotto por torpeza de Cristina.

¿Scioli es opositor u oficialista?

Para ser percibido por la gente como un opositor tendría que comenzar a tomar, y hasta el final de su mandato, algunas decisiones que él no se atreverá. Entonces, ¿cómo logrará sobrevivir si la opción que viene fuese cambio y no continuidad?

¿Y Macri puede ser una opción?

El problema de Macri, en verdad, es que él no logra abandonar una identificación de político de nicho. Es decir, él no ha logrado convertirse en sinónimo de mayoría popular más allá de la ciudad de Buenos Aires, su distrito base.

Entonces, ¿Macri no es una opción para usted?

Yo estoy trabajando para la construcción de un nuevo frente, en el que confluyan gente del radicalismo, del socialismo, de la Coalición Cívica y del peronismo detrás de una propuesta económica desarrollista pero más liberal y republicana en lo político.

La actividad económica parece estar reactivándose. ¿Piensa que eso mejorará las chances del oficialismo en detrimento de la oposición?

Cristina hizo una promoción hasta excesiva del llamado “modelo”. Ahora, al descender la actividad económica será complicado reclamar esfuerzos renovados a la población para sostener un “modelo” que resulta que no era tan exitoso. Y para mí es muy importante el dato de esa insatisfacción eventual respecto de los beneficios del “modelo” porque ocurre con una administración que en el tema ético ya viene floja de papeles, y encima le dice al propio peronismo que La Cámpora es el único poder aceptado.

Usted fue muy crítica del reciente proyecto para impulsar el voto desde los 16 años, ¿por qué?

Es incorrecto y oportunista. No es casualidad que la educación obligatoria esté fijada hasta finalizar el secundario y este fue un gran avance en la Argentina. Si incluso penalmente un adolescente no está considerado maduro, por algo hay un régimen diferencial penal. Por otro lado, ¿qué le ha dado a los jóvenes la Presidenta? En materia educativa, encontramos que a pesar de que existió un claro aumentó en el presupuesto, se bajó notoriamente la calidad educativa. Los jóvenes son víctimas de un constante crecimiento en los niveles de violencia e inseguridad y a cambio reciben una iniciativa perversa, que lo único que busca es utilizarlos.

En esta nota