mar 19 Oct

BUE 19°C

mar 19 Oct

BUE 19°C

Crear dos, tres? muchas reformas, ¿es la consigna?

24-08-2015
Compartir

(Columna de Juan Pablo Ruiz Nicolini)

La necesidad de seguir avanzando en el ordenamiento que regula la competencia política. Los ejemplos de Tucumán: de las P.A.S.O nacionales a las elecciones provinciales.

¿Fraude?

Twitter se convirtió el domingo 9 de Agosto en una plataforma que multiplicaba denuncias de fraude. Es habitual que a lo largo de la jornada electoral candidatos hagan referencia a este tipo de comportamiento. Sobre todo cuando se trata de elecciones muy competitivas. Y esto no es (para nada) un argentinismo. Basta con mirar al norte, sino: las elecciones del 2000 en los EE.UU., que coronaron al segundo Bush por sobre el demócrata Gore, o las elecciones federales de México en 2006 que dieron la victoria a Felipe Calderón (PAN) por encima de Andrés Manuel López Obrador (PRD) por una diferencia cercana a 0,5% de los votos.

El último round electoral en Argentina estuvo plagado de denuncias, aunque la Cámara Nacional Electoral destacara que “no recibimos denuncias de faltantes de boletas u anomalías en las mesas de parte de ninguna fuerza política”.

Germán Feierherd destacó en la red del pajarito que existe un efecto electoral por maniobras de “micro fraude” y citó una investigación que muestra una ganancia electoral allí donde los partidos cuentan con observadores (fiscales) con preferencias determinadas en los resultados[1]. Fiscalizar las elecciones es importante. Andrés Malamud largó un tuit alusivo en medio de la jornada: “Querida oposición: Alfonsín ganó con estas reglas y boletas. Dejemos de lloriquear y militemos si queremos ganar”.

El método que se elija para emitir el sufragio podría acá jugar un rol relevante. Sistemas como la Boleta Única Electrónica, sobre la cual he hecho algunas referencias en ediciones anteriores de El Estadista, o los implementados en las provincias de Córdoba o Santa Fe se proponen como alternativas al tradicional sistema de boletas de papel. Creo que, como señaló Marcelo Leiras también en Twitter - en una lenta madrugada electoral- “con boletas o con máquinas, con este quilombo de partidos y libertad absoluta para formar alianzas entender qué votar es imposible”.

Sobre reformas electorales

La Ley de Democratización de la Representación Política, la Transparencia y la Equidad Electoral incluyó una serie de herramientas que promovieron un fortalecimiento de los partidos políticos y ordenó relativamente la competencia haciéndola más previsible, reduciendo algunos sesgos y generando mayor equidad entre los partidos. Más allá de estas bondades, muchas otras variables afectan la estructura de la competencia política. “Sería mucho exigirles que solucionaran todos los problemas”, sostuvo Julia Pomares al hacer un balance de la implementación de estas reformas.

Una breve descripción del actual proceso electoral tucumano puede servir de ejemplo de la complejidad del proceso y la necesidad de profundizar con reformas que mejoren la calidad de las elecciones.

Si bien en Tucumán las elecciones provinciales se celebrarán en un par de semanas, los partidos fueron definiendo estratégicamente las alianzas y candidaturas mirando desde una arena a la otra. Esto fue tan así que , al decir de @AldoJarma, el candidato radical a la gobernación, José Cano, sostenía entre sus filas que “no hay 23 de agosto sin 9”, respecto de un eventual envión que las PASO nacionales podían generar de cara a las elecciones provinciales próximas. No pasó.

Si nos concentramos en la oferta electoral para cargos nacionales un primer dato salta a la vista rápidamente: la lista de candidatos a Senadores y Diputados nacionales bajo la etiqueta de CAMBIEMOS estaba encabezada por 5 precandidatos a Presidente de 3 fuerzas políticas distintas. La posibilidad de realizar alianzas cruzadas les permitió anexar en el primer tramo las boletas de Margarita Stolbitzer (Progresistas) y de Sergio Massa (UNA). En un intercambio tuiteril con Eugenia Mitchelstein y Andy Tow a ello le correspondió la etiqueta de “verdaderos partidos catch all”.

Ahora, si ponemos la lupa sobre la oferta para las elecciones de cargos provinciales ? regida por normativa local- la cosa no mejora. Si bien la provincia eliminó el sistema de doble vuelta simultánea y acumulativa (mejor conocido como “ley de lemas”) con la modificación constitucional de 2006, éste fue reemplazado por un sistema de “Acoples”. La norma permite que partidos provinciales y municipales que no presentan candidatos a cargos ejecutivos puedan anexar sus listas legislativas a partidos que sí lo hacen para esas categorías. Colectoras, bah.

Resulta evidente que los límites impuestos para obtener las personerías que habilitan a las fuerzas a participar de las elecciones distan de ser complicados. La facilidad para crear “sellos de goma” dificulta la tarea de los electores a la hora de la votación. En caracteres tuiteriles de Andy Tow: “con ley de lemas al menos sabes a que partido o línea política estas votando, acá es acople como venga”.

La oferta electoral provincial arroja, grosso modo, los siguientes números: casi un millar de partidos registrados (entre nacionales, provinciales y municipales); unos 30.000 candidatos (un 3% del padrón provincial) que competirían por 347 cargos en la provincia; 390.000 afiliados a algún partido (casi un tercio del padrón). Además, cerca de 80 acoples quedaron oficializados para la contienda del 23 de agosto: el oficialismo habría autorizado unos 50 y la oposición -conformada principalmente por la revitalizada UCR provincial y una facción del peronismo, comandada por el intendente capitalino Domingo Amaya (hasta hace unos meses un furioso kirchnerista)- unos 30.

Juan Manuel Abal Medina sostuvo que “la presencia de una gran cantidad y diversidad de pequeños partidos políticos ? como instrumento electoral “en alquiler” - torna más dificultoso el proceso legislativo (?) e impacta negativamente en la implementación de mecanismos de accountability”. #CAMBIEMOS las reglas de modo de favorecer estructuras partidarias que compitan en un sistema más ordenado, previsible y eficiente.

RESULTADOS P.A.S.O. ¿Y Después?

Los resultados del escrutinio provisorio fueron contundentes a favor del oficialismo provincial. Con los datos cargados hasta las 6 de la mañana del lunes la fórmula Scioli-Zannini obtenía en Tucumán el 58% de los votos (uno de los registros más altos si miramos todas las provincias). Por su parte, el gobernador saliente ? José Alperovich-, quien encabeza la categoría de Senadores nacionales, superó ampliamente a la actual senadora Silvia Elías de Pérez, candidata del radicalismo, que lideraba la boleta de CAMBIEMOS. Aunque se trate de competencias diferentes, para distintos niveles de gobierno, estos resultados muestra un gran apoyo al oficialismo local de cara a los comicios provinciales: los primeros que se celebrarán luego de estas P.A.S.O.

[1] “Who monitors the monitor? Effect of Party Observers on Electoral Outcomes” (Casas, A., G. Díaz y A. Trindade; 2014).