jue 28 Oct

BUE 23°C

jue 28 Oct

BUE 23°C

Ducoté: “Vamos a impulsar la boleta única”

24-02-2012
Compartir

El subsecretario de Asuntos Políticos de la ciudad de Buenos Aires anunció los ejes que impulsarán para hacer una reforma política porteña y las áreas de las que se ocuparán.

Miembro fundador de CIPPEC y ex jefe de los equipos técnicos de Francisco De Narváez, Nicolás Ducoté fue uno de los primeros designados en el flamante Ministerio de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires para el que Macri designó a Emilio Monzó. A cargo de la Subsecretaría de Asuntos Políticos de la cartera, habló con el estadista sobre las prioridades de la agenda de “reforma política” que el Pro quiere impulsar, y explicó que antes de pensar en reformar la Constitución de la ciudad, “hay que hacer mucho esfuerzo por cumplirla”.

¿Cuáles son los principales desafíos que tendrán desde la Subsecretaria?

La Subsecretaría de Asuntos Políticos tiene a su cargo asistir al ministro de Gobierno, Emilio Monzó, en tres grandes líneas de trabajo. La primera es la de elaborar propuestas para una reforma política, electoral e institucional que tiendan a mejorar los sistemas y procesos electorales, a fomentar la participación ciudadana y fortalecer la calidad institucional y la transparencia en la gestión pública. En segundo lugar llevar adelante acciones que contribuyan a impulsar y consolidar la autonomía plena de la ciudad. La tercera línea de trabajo tiene que ver con las relaciones interjurisdiccionales

que la ciudad mantiene con la Nación y otras jurisdicciones. Para lo cual tenemos que hacer un gran trabajo de articulación, intentando mejorar la gestión de los intereses de la ciudad en su relación con contrapartes nacionales, provinciales y municipales, y también ser muy proactivos para que Buenos Aires vaya recuperando y aumentando

sus niveles de autonomía.

El ministro Monzó habló de darle un fuerte impulso a la “reforma política”. ¿Qué ejes incluiría esta reforma?

Los ejes de la reforma se están analizando aún, y cualquier propuesta estará orientada por tres objetivos que sintetizan los valores que la gestión de Mauricio Macri le propone a los porteños y que el Pro le propone a la ciudadanía en general, que tienen que ver con acercar la gestión política a las necesidades reales de los ciudadanos, mejorar las instancias de representación y sobre todo modernizar el sistema político y renovar su dirigencia. Hay decenas de políticas que pueden implementarse en ese sentido tanto a nivel del sistema electoral, como del sistema de partidos e inclusive

reformas institucionales que mejoren la representación, la gobernabilidad y la transparencia del funcionamiento del sistema político. Haremos una propuesta renovadora y moderna, pero sobre todo escucharemos la demanda social en la materia y dialogaremos para generar consensos con el resto de los acto res políticos para llevar adelante una reforma que nos acerque a estos objetivos.

¿La boleta única es una de ellas?

Así es. En la actualidad, la responsabilidad de imprimir, distribuir y verificar las boletas durante el acto electoral es de los partidos políticos. No obstante, y si bien podría constituir un avance significativo en pos de la transparencia y eficiencia de los procesos electorales, la boleta única no elimina por sí sola todos los mecanismos de fraude. Por eso, deben establecerse las medidas de las papeletas para cada uno de los cargos y el criterio para ordenar la presentación de los diferentes partidos. También es importante que exista un único modelo de boleta y que los partidos políticos no tengan injerencia en el diseño de ellas antes de cada elección, para prevenir modificaciones engañosas.

Tanto por su perfil como por los primeros lineamientos da la impresión de que será una de las áreas más “técnicas” del Gabinete. ¿Cómo se mezclarán con una gestión en la que la construcción de una fuerza política nacional aparece como un eje?

Efectivamente toda mi carrera profesional estuvo dedicada a mejorar la calidad de las políticas públicas, y con ese objetivo cofundé el CIPPEC, convencido de que la gestión pública requería dar un salto de calidad y optimizar la utilización de los recursos en la provisión de respuestas a las demandas sociales, pero siempre reconociendo a la gestión política la centralidad en la determinación de los objetivos. El Ministerio de Gobierno se creó para integrar más capacidad política a un equipo de gobierno que ha sabido interpretar las demandas ciudadanas y dar respuestas efectivas a las necesidades de los habitantes de la ciudad, que han reconocido en las urnas un

apoyo notable a Mauricio Macri y al equipo del Pro. Ahora es necesario mostrar y potenciar esta capacidad de hacer y estos valores sobre cómo se debe hacer, a todo el país. En ese sentido creo que la gestión en la ciudad de Buenos Aires es una de las mayores fortalezas para la construcción de la fuerza nacional.

En esa dirección, ¿habrá alguna coordinación entre su trabajo y el de los diputados del Pro en el Congreso?

Sí, trabajaremos en ese sentido, en primer lugar porque hay temas como los de la autonomía en que el rol del Poder Legislativo Nacional es fundamental. Llevaremos adelante una agenda coordinada de trabajo entre los objetivos que en este sentido definan la gestión de la ciudad y los representantes en el Congreso. En segundo lugar porque muchas de las innovaciones institucionales en que estamos pensando son avances cualitativos para mejorar y fortalecer nuestro sistema democrático y que por

lo tanto también podrían ser propuestas a nivel nacional. Tercero porque el Congreso Nacional es un ámbito de articulación y diálogo político, y como Ministerio político de la ciudad, será crítico coordinar acciones.

En los últimos días tomó fuerza el debate por la reforma constitucional. Otras provincias, como Santa Fe, apuestan a introducir modificaciones. ¿Cuál es su opinión?

En cuanto al debate nacional, no está muy claro aún qué aspectos de la Constitución el oficialismo estaría proponiendo reformar; se habla desde la habilitación de la reelección ilimitada hasta el cambio del sistema presidencialista, y es difícil dar una opinión sobre una propuesta que no se conoce. De todos modos creo que la calidad institucional de nuestro país se ha deteriorado en los últimos años, y que una reforma

constitucional podría ser perjudicial en términos republicanos. La tendencia a vulnerar

los procedimientos por las vías de excepción, la sobreutilización de los procedimientos de emergencia, el relegamiento del Congreso Nacional en temas en los que la Constitución le otorga un rol protagónico, el debilitamiento de la independencia judicial, la falta de una política pro transparencia y anticorrupción en la gestión

pública, y un federalismo fiscal absolutamente socavado, dan cuenta, entre otras cosas, de que hace falta recuperar ese vínculo virtuoso del respeto a la Constitución como garantía de una mejor calidad institucional en la práctica política y el ejercicio de la función pública, y para ello no es necesario reformar la Constitución sino simplemente mejorar el ejercicio republicano y democrático del poder.

¿Es necesario un cambio así en la CABA?

En relación a la Constitución de la ciudad hay todavía que realizar un enorme esfuerzo por cumplirla, en tanto la misma garantiza un ejercicio pleno de la autonomía porteña, que no hace otra cosa que dar cumplimiento al artículo 129 de nuestra Constitución Nacional y que sin embargo sigue encontrando enormes trabas que impiden la asunción plena de sus competencias. Es por ello que pondremos parte de nuestro esfuerzo como Ministerio de Gobierno para dar plena vigencia a la voluntad de los constituyentes y a ambos cuerpos constitucionales.

En 2011 se votó por primera vez para jefes comunales. ¿Cómo evalúa los primeros meses de funcionamiento?

Las comunas eran una deuda constitucional de la ciudad para con sus vecinos que llevó muchos años poder saldar definitivamente y estamos orgullosos de haber sido la gestión que promovió la primera elección directa de los integrantes de las Juntas Comunales, y claramente la ciudadanía reconoció el trabajo que está haciendo el Pro en la ciudad, con el contundente triunfo electoral de nuestra fuerza política en las 15 comunas porteñas. Realmente ha pasado muy poco tiempo desde la asunción de los representantes comunales como para hacer una evaluación seria. Sin embargo, soy muy optimista respecto a la mejora que significará para los vecinos contar con una instancia de representación tan próxima a su realidad cotidiana. La descentralización

debería mejorar la gestión administrativa, transparentar los procesos decisorios y darle mucha más participación directa tanto a los vecinos como a las organizaciones barriales. Esperamos observar en los próximos años una mejora sustantiva tanto en la determinación de las prioridades que cada Comuna identifique así como en el control de la gestión y en la participación vecinal.

(De la edición impresa)

En esta nota