dom 24 Oct

BUE 14°C

dom 24 Oct

BUE 14°C

El debut de Mario Barletta

22-02-2012
Compartir

El presidente de la UCR presentó un plan de trabajo que apunta a que el partido logre reconciliarse con la sociedad.

La UCR intenta, una vez más, iniciar el camino de su recuperación y asegurarse un buen resultado en las elecciones legislativas de 2013 en las cuales pondrá en juego un gran número de bancas en Diputados. El nuevo titular del partido Mario Barletta, en el primer plenario radical del año, presentó un plan que apunta en esa dirección. En este momento prevalece en el partido la idea de llevar adelante un proceso de consolidación interna y postergar las alianzas con otras fuerzas. Sin embargo, las relaciones con el resto de los partidos es el eje del debate político entre los distintos sectores que procuran definir la línea partidaria.

En ese plano aparecen tres líneas. Por un lado están aquellos propician la formación de

un gran frente opositor. La idea de “todos juntos contra K” ha sido impulsada desde hace tiempo en el país por distintos referentes de derecha y que en estos días vieron en las primarias de la oposición en Venezuela un ejemplo de lo que debería ocurrir aquí. Dentro de la UCR, el diputado Oscar Aguad hizo pública su opinión favorable a esa opción. En el otro extremo se ubican los que sostienen que el radicalismo no puede abandonar banderas históricas por el sólo hecho de oponerse al Gobierno. Creen que debe apostarse a la construcción de políticas de Estado con el oficialismo. Ese sector cuestiona, por ejemplo, la oposición de los legisladores radicales a la estatización de las Afjp y a la ley de Medios. Sus principales voceros son Leopoldo Moreau, Victor Fayad y Nito Artaza.

Hay pocas dudas de que la variante K del peronismo fue la que más penetró en la base electoral del radicalismo. Para la UCR fue más fácil preservar sus apoyos oponiéndose a Menem que a los K. Y por eso no sorprendió ? más allá de la conveniencia? la fuga hacia el oficialismo de algunos gobernadores e intendentes radicales y que el candidato partidario en 2007 haya sido el ministro estrella del primer tramo del kirchnerismo. Pero se trata de líneas minoritarias. El grueso del radicalismo sigue prefiriendo convertir al partido en el eje de una alianza progresista que tenga al socialismo como socio principal. Su principal referente sigue siendo Ricardo Alfonsín.

De todas maneras, tampoco hay interés en las otras fuerzas en hacer acuerdos con la UCR. Todas quieren acercarse a alguno de sus integrantes pero no al partido como tal. A Macri le interesan algunos intendentes con los cuales entabla contactos mientras que el FAP apunta a los sectores progresistas. También en su momento, Néstor Kirchner intentó conquistar a los gobernadores radicales. “¿Para qué ofrecer acuerdos si después nos rechazan?”, sostenía un veterano dirigente radical que prefiere transitar esta etapa sin pensar en alianzas con otros sectores.

EL PLAN

En este contexto comenzó a moverse Mario Barletta que presentó un programa de trabajo que incluye seminarios y mucha presencia en todas las provincias, para intentar reinsertar al partido en la sociedad. La propia designación de Barletta fue un paso positivo en esa dirección, dado que ofrece una imagen de renovación. Tiene dos activos que no se encuentran siempre entre los dirigentes radicales: una trayectoria profesional que va más allá de la política partidaria y una exitosa experiencia de gobierno. Otra ventaja es que no es legislador, lo cual le permite una dedicación total a su cargo y asegura que no supeditará la orientación política del partido a las necesidades de la estrategia parlamentaria. Porque en 2010 y 2011, ambas no coincidieron en muchas oportunidades.

De todas maneras, muchos radicales entienden que Barletta aún debe trabajar mucho para afirmar su liderazgo ya que su trayectoria como dirigente partido es muy breve. Uno de los pilares de la estrategia de Barletta es realizar una convocatoria amplia, para que retornen al partido dirigentes que lo fueron abandonando en lo últimos años. Pero, como señaló un referente del radicalismo bonaerense “antes que nada hace falta que vuelvan los votantes”.

(De la edición impresa)

En esta nota