lun 25 Oct

BUE 18°C

lun 25 Oct

BUE 18°C

El plan B del Círculo Rojo

oposicion1
31-08-2015
Compartir

Desechada hace tiempo la posibilidad de que la oposición compartiera un mismo frente político para enfrentar al oficialismo, aquellos que promueven cualquier tipo de componenda política con tal de derrotar al kirchnerismo renovaron sus expectativas. La foto de Mauricio Macri, Sergio Massa y Margarita Stolbizer juntos para repudiar las irregularidades en las elecciones tucumanas y pedir transparencia para el 25 de octubre, recargó las esperanzas de quienes apostaban a una alianza opositora ya no mirando hacia la primera vuelta sino hacia un eventual balotaje.

Ni Macri ni la UCR quisieron formar parte de una coalición electoral con Massa antes de las PASO cuando era el momento. Sin embargo, después del 25 de octubre ?si no hay un ganador definitivo? se abrirá un nuevo escenario y solo quedará la pelea presidencial, con dos únicos aspirantes.

A ese momento apunta la nueva apuesta del Círculo Rojo. Ninguno va a anunciar antes de las elecciones si apoyaría explícitamente a otro en caso de que alcance una segunda vuelta contra el oficialismo. En la reunión conjunta, tanto Macri como Massa eludieron la pregunta. Pero la realización de esa conferencia dejó el interrogante abierto y le permitió a más de uno soñar con ese desenlace.

Con el premio mayor a la vista, cabe suponer que el presidenciable que acceda a una segunda vuelta contra Daniel Scioli ?que de no mediar sorpresas, sería Macri? tendrá más incentivos en tender un puente hacia el resto de los opositores para garantizar su apoyo explícito.

Por su parte, el resto del arco opositor ?y el frente UNA en particular? tendrá un capital de negociación (sus votos) que le permitirán negociar lugares en un eventual nuevo gobierno. Sin mayoría en Diputados y con un Senado dominado por el peronismo, el próximo Presidente necesitará de una coalición ?ante todo legislativa? para sumar gobernabilidad. En ese contexto, es posible que haya más margen para una alianza. La polarización entre oficialismo y oposición, el creciente discurso antigubernamental de todos los candidatos opositores y la grieta entre “populismo” y “republicanismo” sobre la que se asienta discursivamente la división alimentan aún más las expectativas de que la oposición, eventualmente, se junte.

Sin embargo, qué harán los votantes llegado el caso de un balotaje es una pregunta aparte. Los ciudadanos son cada vez más sofisticados a la hora de votar y menos dependientes de las indicaciones de las élites. Si el que llega es Macri, todo indica que parte de los votos que recibieron Massa y su aliado José Manuel de la Sota se repartirán ?en mayor o menor medida? entre el líder del PRO y Scioli, independientemente de que haya o no un apoyo explícito de todos los opositores al jefe de Gobierno.

De cualquier modo, el plan B del Círculo Rojo hoy consiste en forzar un balotaje, acorralar a Scioli en el espacio de los votos del núcleo duro kirchnerista y peronista y asegurarse un apoyo explícito de todo el arco opositor a un solo nombre, el elegido para evitar un triunfo oficialista.