mar 19 Oct

BUE 20°C

mar 19 Oct

BUE 20°C

El poder en la PBA

PBA1
15-09-2015
Compartir

(Columna de Gustavo Damián González)

¿Cuántos diputados y senadores provinciales conseguiría cada fuerza si en octubre se repitieran los resultados de las PASO?

Analizar las elecciones en la provincia de Buenos Aires es reflexionar sobre una parte central de la política nacional: el 39% del electorado vota en ese poderoso distrito y lo que allí sucede tiene un impacto directo en la selección del futuro presidente de la Nación.

El gobernador Daniel Scioli y candidato del FpV recibió 8.700.000 votos en todo el país (38,7%), y 3,5 millones de ellos vinieron de la provincia de Buenos Aires. Mientras que de los 5,5 millones obtenidos por el candidato de Cambiemos, Mauricio Macri, 2 millones vinieron de esta provincia. La mitad de los votos de Sergio Massa provinieron de la misma provincia.

El temporal en la provincia de Buenos Aires complicó el proceso electoral, así que el primer dato electoral de las PASO del 9 de agosto fue la magra participación ciudadana: la más baja desde la recuperación de la democracia, sólo comparable a la del 2003, cuando fue el pico más bajo de legitimidad de los partidos políticos. Para octubre, en situaciones normales se esperan 500.000 nuevos votantes aproximadamente. En total fueron 3 millones de bonaerenses que no fueron a votar ese día.

La pelea de fondo en las PASO provinciales se centralizó en la interna entre Aníbal Fernández y Julián Domínguez. Con sólo dos puntos de diferencia en toda la provincia, triunfó la fórmula Fernández ? Martín Sabatella. Domínguez ganó en la 4°, la 6° y la 8° secciones electorales, pero la diferencia obtenida por Aníbal Fernández en la 1° Sección fue determinante para el resultado final. Si observamos la historia de la provincia podemos afirmar que será el próximo gobernador aunque María Eugenia Vidal, con más de 2 millones de votos, realizó una excelente elección. POR SECCIONES De la 1° Sección hasta la 4° Sección se impuso el FpV mientras que en el resto (5°, 6°, 7° y 8°) ganó Cambiemos. El FpV tuvo sus mejores performances en la 3° Sección Electoral (47%) y en la 1° (38%), es decir, las más pobladas de la provincia. Algunos de los picos altos estuvieron en Florencio Varela (57%), Merlo (55%), La Matanza (53%), Moreno (49%), Almirante Brown (48%), Castelli (48%), Berazategui (47%) y Ezeiza (46%). Los resultados más magros los obtuvo en la 6° Sección Electoral (31%) y en la 8° (34%).

La alianza Cambiemos tuvo sus mejores resultados en la 5° (42%) y en la 6° (40%). Algunos de los mejores resultados se dieron en General Guido (60%), Saladillo (59%), San Isidro (52%), Coronel Pringles (53%), Maipú (51%) Adolfo Alsina (48%), Daireaux (48%), Pinamar (46%), Balcarce (45%), Hipólito Yrigoyen (45%), Rivadavia (45%), San Pedro (44%), Carlos Tejedor (44%), Lobería (44%), Coronel Dorrego (44%), Pergamino (44%) Coronel Suárez (43%), Dolores (43%) y Lobos (43%). Los resultados más magros los obtuvo en la 1° (28%) y en la 3° Sección Electoral (23%).

La alianza UNA tuvo sus mejores resultados en la 1° Sección (23%) y en la 7° (17%). Las mejores performances las obtuvo en Tigre (36%), Malvinas Argentinas (35%), San Fernando (33%), General Lavalle (33%), General Villegas (31%), Tordillo (30%), Chivilcoy (28%), Las Heras (28%), Pila (28%), San Andrés de Giles (28%), Pte. Perón (27%), San Vicente, General Las Heras (27%), General Guido (26%) y Moreno (26%). Los peores resultados los obtuvo en la 5° y en la 6° Sección Electoral.

Como en el país, el resultado electoral estuvo concentrado en los tres principales presidenciables. La candidata Margarita Stolbizer realizó una digna pero escueta elección con 3,5%, parecida a la elección de la izquierda.

Si los resultados se mantienen como en agosto, en la Legislatura bonaerense ingresarán 19 nuevos diputados del FpV, 18 diputados del frente Cambiemos y 9 de UNA. El FpV ingresará 11 senadores; Cambiemos, 10 y UNA, 2.

SOBRE EL SISTEMA

El particular e injusto sistema electoral de la provincia (Hare con piso electoral) que genera beneficios a las mayorías permite una sobrerrepresentación legislativa que en el caso del FpV y Cambiemos es del 10% en el promedio de cada sección, es decir, se llevaría 10% más de bancas que votos obtenidos. Mientras que UNA tendría una subrepresentación del 7% en el promedio de cada sección. Progresistas, que no obtendría ninguna banca, estaría subrepresentado en 5% en promedio. Este sistema arbitrario se explicita en estos casos: tanto Progresistas como el FIT, con poco más de 300.000 votos, no obtiene banca alguna en la Legislatura bonaerense, aunque sí conseguirían bancas de diputados nacionales porque el reparto es por sistema D´Hondt.

Los medios de comunicación se hicieron eco de la caída de algunos “barones” del conurbano como Raúl Othacehé, Mariano West, Antonio di Sabatino, Luis Acuña y Darío Giustozzi, entre otros, pero lo cierto es que la alternancia en la provincia se convierte en una excepcionalidad, más que una cotidianeidad de la democracia, y esto se demostró una vez más en las PASO.

De los 135 municipios de la provincia de Buenos Aires, fueron 95 los intendentes que ganaron las PASO[1] y tienen altas chances de retener el municipio. Nueve fueron los casos que perdió el intendente, pero ganó una fracción interna del mismo partido político. Y en 31 municipios las primarias las ganó un partido político distinto a la del gobierno municipal. Así, en el 70% de los casos, el intendente retuvo el poder territorial, al menos en las PASO.

En las secciones más pobladas, la pérdida electoral del intendente se dio en 5 municipios [2] de la 1° Sección Electoral y en sólo uno (Lobos) de la 3° Sección.

Así, se muestra una vez más que, si bien hubo algún corrimiento electoral, uno de los objetivos iniciales que tenían las PASO, que era de democratizar el proceso de selección de candidaturas, tuvo un éxito relativo. El 23% de los municipios en el que los electores seleccionaron a un partido político diferente del oficialismo es un paso adelante, aunque insuficiente. Sin dudas, la no diferencia entre Estado, gobierno y partido político compromete a la institucionalidad democrática. A treinta años de la recuperación de la democracia, se hace necesario discutir sobre las bases de sustentación de la calidad democrática: no sólo sobre las formas de selección de los candidatos, sino también sobre la igualdad real de oportunidades entre partidos y candidatos.

[1] Estimamos como triunfo el formato con el cual se presentan, es decir, no tomamos la individualidad, sino el Frente que ganó el municipio.

[2] Hurlingham, Luján, Campana, Mercedes y Suipacha.

En esta nota