lun 29 Nov

BUE 19°C

lun 29 Nov

BUE 19°C

El triunfo de la política

rosada
23-07-2015
Compartir

Con las elecciones en la CABA terminó el primer tramo del largo calendario electoral en el cual varios distritos eligieron sus autoridades. Quedó en claro en esta etapa la preeminencia que tienen los oficialismos, el peso de las realidades locales y la persistencia de las identidades políticas. En la CABA se observó esto último con claridad. Martín Lousteau ganó en la zona sur con el apoyo del peronismo que siempre fue fuerte allí y también ganó en la franja central de la ciudad con el aporte del tradicional voto radical. Las identidades políticas y el sistema de partidos han perdido fuerza pero es prematuro anunciar su desaparición. Incluso el PRO ?la fuerza política más nueva? actúa como un partido, con todo lo que ello implica: gobierna, tiene internas, negocia con otras fuerzas. En definitiva, hace política aun cuando quiera presentarse como una expresión diferente.

Viene ahora la etapa decisiva de cara a las PASO. En las elecciones generales se suele premiar a los ganadores y castigar a los perdedores de las primarias. Eso se pudo observar tanto en las presidenciales de 2011 como en las legislativas de 2013.

Por eso son tan relevantes; porque dan pocas posibilidades de recomposición para quien quede mal posicionado en esa virtual primera vuelta.

En esta etapa de la campaña los candidatos tienen mayor margen de maniobra para llevar adelante las estrategias que diseñaron para captar el mayo número de votos. Pero a partir del 9 de agosto sus estrategias estarán determinadas por los resultados de las PASO. El que gane, buscará consolidar su triunfo para imponerse en la primera vuelta de octubre (porque en la CABA se acaba de comprobar que los balotajes son riesgosos). El que salga tercero intentará evitar que se polarice la elección entre los dos primeros. Y aquellos que tienen primarias competitivas ?Cambiemos y UNA? enviarán desde la misma noche de las elecciones mensajes claros de unidad para retener los votos de los candidatos del espacio que perdieron.

Todos diseñan sus estrategias pensando en el 9 de agosto pero no pueden dejar de considerar el escenario que se abre a partir de entonces.

En esta nota