dom 17 Oct

BUE 19°C

dom 17 Oct

BUE 19°C

“La foto social está congelada”

26-12-2012
Compartir

El economista Ricardo Delgado, director de Analytica Consultora, hace un repaso de la economía de 2012 con el estadista y anticipa algunas tendencias para el año entrante.

El 2012 será un año de crecimiento bajo. ¿Cuál es la tendencia de los últimos meses?

Creemos que los números del cuarto trimestre van a ser los mejores del año, pero sin escaparle a la tónica de una economía que termina muy fría. Ha sido el peor año desde 2009. El 2013 va a ser un año mejor, pero no volveremos a las tasas chinas. La economía y la política tendrán que adaptarse a un escenario de crecimiento más bajo. Si el crecimiento alto tapa algunos problemas, como la inflación o la poca creación de empleo, en un escenario de crecimiento más bajo, éstos se muestran más claramente.

¿Cuál ha sido el efecto de este escaso dinamismo sobre el empleo?

El mercado laboral seguirá tensionado pero con comportamientos heterogéneos. Pero agregaría que se trata de una tendencia estructural, y no sólo de la economía argentina, sino global. La fuerte recuperación de la economía argentina en 2010 y 2011 se dio casi sin creación de empleo. Con un crecimiento optimista de 4% en 2013, el mercado laboral seguirá tenso. No creo que aumente el desempleo, pero tampoco habrá una disminución importante. Va permanecer entre 7 y 7,5%. Como decía, habrá mucha heterogeneidad entre los sectores y entre las distintas regiones del país.

O sea que no habrá grandes mejoras ni retrocesos en el cuadro social.

La foto social está congelada. La gran movilidad ascendente de los primeros años del kirchnerismo y, hasta cierta medida, en 2010, ya no se va a dar. No habrá caídas, pero tampoco una movilidad ascendente considerable.

¿A qué factores atribuye el fin de las tasas chinas o, dicho de otra manera, por qué la economía crecerá a tasas más moderadas?

En primer lugar, la tasa de inversión. Si bien creció y fue récord en 2011, cayó con fuerza este año. Sin embargo, aun con las tasas de 2011 era dificil que la Argentina pudiera seguir creciendo a tasas de 7-8% sin crear tensiones sobre los precios. La oferta no ha podido acompañar el crecimiento violento de la demanda. Otro elemento es la inflación: una suba de precios superior al 20% anual durante cinco años restringe la capacacidad para poder crecer vía demanda, pues le quita poder de compra a los salarios, las jubilaciones, la AUH y demás fuentes de ingreso.

¿Ayudará más el mundo en 2013?

Vamos a tener una buena cosecha que estará acompañada por buenos precios. Adonde veo más preocupación es en Brasil que nos puede dar en 2013, una vez más, una mala noticia.

¿Cree que el Gobierno ha logrado evitar que el impacto de este escenario de crecimiento exiguo y, también, de algunas medidas adoptadas no haya impactado de lleno en su base electoral más fiel?

Cuando se analiza el comportamiento de los ingresos por nivel socioeconómico, se advierte que los que han perdido capacidad de compra este año han sido los segmentos más altos. Eso no ocurrió en los segmentos medios- bajos y bajos, donde sí crecieron, aunque menos que en otros años. Hubo un intento de redireccionar recursos públicos, sobre todo en el primer semestre, a esos segmentos. Y, en cierta medida, se logró. Este año no había ingresos para todos.

¿Por qué cree que el Gobierno ha vuelto a poner sobre la mesa la cuestión del “pacto social”?

Forma parte de un esquema inconexo y poco coordinado de contención y moderación de la inflación. El Gobierno, aunque no lo diga ni lo admita, tiene un ojo puesto en los precios y evita que haya sobresaltos tanto por el lado sindical, vía salarios como empresarial, por aumentos de precios. Las señales fiscales y monetarias de los últimos meses corroboran esta visión. Habrá que ver qué pasa este mes, que es clave desde lo fiscal y lo monetario. No va a ser fácil con distintas realidades económicas sectoriales y con un sindicalismo, si bien minoritario, cada vez más combativo. La fractura sindical aumenta la incertidumbre sobre cuán efectivo pueda ser el acuerdo salarial.

Comparado con 2012, ¿qué mejoras habrá en la economía en 2013 y qué cosas seguirán faltando?

Crecer más y generar un horizonte de mejores perspectivas ya es bueno en sí mismo. Va a faltar un ataque más profundo a la inflación que, como decía, limita la capacidad de crecimiento de mediano y largo plazos. El Gobierno deberá hacer un esfuerzo grande en avanzar hacia la pesificación. Todo el dinero que se emitió y que se va a emitir, y que ahora no puede volcarse a las divisas, tiene que encontrar canales para ir hacia la inversión y evitar que termine pegando sobre los precios. Con señales y buena comunicación, creo que, al menos en parte, el Gobierno lo puede lograr.

En esta nota