mie 27 Oct

BUE 33°C

mie 27 Oct

BUE 33°C

La huella de las Paso

28-09-2011
Compartir

(Columna de la politóloga María Celeste Ratto, de la UNSAM y del CONICET)

Las primarias de agosto introdujeron una serie de cambios políticos e institucionales que dejaron un saldo favorable y todo indica que pueden perdurar.

Las primarias abiertas simultáneas y obligatorias pasaron y dejaron su huella. Para

poder entender sus consecuencias debemos centrar el análisis en dos aspectos

principales: el institucional y el político. En cuanto al primer plano, como a toda institución de reciente formación, debemos darle un tiempo para poder ver cómo la regla se adapta a la sociedad y cómo esta última logra internalizarla. La inauguración

de este nuevo espacio de participación ciudadana tuvo una impronta distintiva. La

primaria del 14 de agosto sirvió como mecanismo de habilitación de candidaturas,

pero no hubo efectivamente ?por lo menos para la fórmula de Presidente y vice? competencia al interior de cada partido.

¿Ese dato invalida la importancia del nuevo mecanismo? No, por el contrario. Gracias a la implementación de esta nueva ley se logró resolver institucionalmente la selección de candidaturas. La existencia y obligatoriedad de las Paso, sin duda incentivó a que se llegara al 14 de agosto con una sola candidatura al interior de cada partido. De no haber existido esta ley probablemente la situación hubiera sido diferente. Por ejemplo,

el peronismo que en los años anteriores no había podido resolver las candidaturas y había llevado varios aspirantes a la elección general ?lo cual tiene un alto costo en términos de accountability y claridad de la representación?, mediante esta ley obligó a

sus candidatos a clarificar posturas y se resolvió presentar una sola fórmula (la del FpV?Frente para la Victoria? apoyada por el congreso partidario). Aquellos que no quisieron competir al interior del peronismo, debieron ir por afuera, presentándose por otros partidos políticos y blanqueando su postura de cara a la sociedad.

En cuanto a las consecuencias de largo plazo, el objetivo principal al cual apuntan las Paso es al fortalecimiento de los partidos políticos y a la mejora de la representacióna. El primer aspecto, se refiere a la regulación de los partidos que de ahora en más deben cumplir con un procedimiento de selección de candidaturas que ya no podrá ser arbitrario (a dedo, o por cúpula), sino que será abierto y con garantías para que las diferentes facciones partidarias puedan estar representadas en las precandidaturas. El segundo aspecto se refiere a la ampliación de los espacios en los cuales los ciudadanos debemos participar y a la incorporación de una nueva esfera en la cual somos consultados a la hora de tomar decisiones.

En cuanto a si es conveniente ampliar el alcance de esta ley al resto de candidaturas (provinciales y locales), yo creo que es una apuesta interesante, pero es necesario

remarcar que todo proceso institucional debe ser paulatino para permitir que la norma se adapte a la sociedad y que la ciudadanía se apropie de ella. Respecto de las consecuencias políticas, creo que el resultado de las Paso ha sido contundente. Quedó demostrado el alto grado de apoyo de la ciudadanía al Gobierno Nacional y el alto grado de fragmentación y debilidad que caracteriza a la oposición.

Esta realidad, para muchos visible desde la muerte de Néstor Kirchner, pareció haber servido para quitar el velo de la ignorancia y despertar a la oposición del dulce engaño en el cual se había asentado frente a la imposibilidad de construir opciones viables. En relación a si se mantendrán los resultados de la primaria en las elecciones de octubre, podemos decir que la mayor parte de los factores que explican el voto son factores de largo plazo anclados en la sociedad. Es decir, elementos como la clase social, la identificación ideológica o partidaria, que como sus nombres lo indican suelen mantenerse estables.

En tal sentido, sería esperable que gran parte de la cosecha de votos tanto del Gobierno como de la oposición se mantengan con cierto grado de estabilidad. En cuanto a la menor influencia de los factores de corto plazo, como la evaluación de la situación económica, todas las encuestas indican que la valoración de la performance del Gobierno es buena o muy buena y las expectativas son también positivas. Entonces, también desde este tipo de explicación, sería esperable que en octubre

se mantengan los resultados, por lo menos en relación al porcentaje de votos del oficialismo.

Finalmente, ¿las Paso han llegado para quedarse? En principio los resultados han sido positivos, principalmente desde la óptica de la ciudadanía que ha respondido y participado en un alto grado de esta nueva convocatoria. Por ello, las primarias parecen haber inaugurado un nuevo ciclo institucional al interior de los partidos que efectivamente ha llegado para quedarse.

(De la edición impresa)

En esta nota