dom 24 Oct

BUE 13°C

dom 24 Oct

BUE 13°C

Las PASO del FIT

po2
24-05-2015
Compartir

(Columna de Fernando Rosso)

Continúa el debate en el Frente de Izquierda (FIT) sobre cómo dirimir las candidaturas a la Presidencia y en los principales distritos.

La inauguración temprana del año político, con múltiples procesos electorales, obligó al conjunto de las fuerzas políticas a comenzar a discutir sus estrategias. Esto incluyó al Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), que integran el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), el Partido Obrero (PO) e Izquierda Socialista (IS).

De las tres fuerzas, las dos primeras ?PTS y PO? son la que tienen una clara preeminencia y similar desarrollo dentro de la estructura del FIT por peso político general, despliegue militante y extensión nacional.

Las primarias para las elecciones a intendente de la capital de Mendoza que se realizaron en febrero pasado impusieron la apertura de la discusión en torno a cómo se estructuraría el frente a nivel nacional para encarar el año electoral.

En ese marco, en los inicios de la discusión surgieron diferencias porque la propuesta del Partido Obrero era mantener el “equilibrio” alcanzado en 2013. Traducido a las elecciones de este año implicaba que Jorge Altamira ocupara la candidatura presidencial y el PO, además, encabezara las principales candidaturas expectables en la CABA y la provincia de Buenos Aires, los distritos de mayor densidad política y social del país.

Pese a que no se llegó a una síntesis sobre el esquema general, se fueron cerrando a acuerdos para la presentación de listas en las provincias que anticipaban sus elecciones.

El planteo del PTS se resume en que, si bien en 2013 aceptó aquel esquema porque logró un relativo equilibro con varios distritos del interior del país que encabezó el PTS, los dos años que pasaron modificaron esta relación de fuerzas.

Entre sus argumentos no está solo el peso político-electoral conquistado por sus referentes, sino también el desarrollo militante en general y especialmente en organizaciones del movimiento obrero (dos de los conflictos más relevantes del 2014: la autopartista Lear y la gráfica ex Donnelley, ambas en la industrial zona norte de la provincia de Buenos Aires, tuvieron a sus militantes y a sus diputados como protagonistas).

El joven diputado nacional del PTS-FIT por Mendoza, Nicolás del Caño, se convirtió en una figura muy reconocida y en un fenómeno político de alcance masivo en su provincia. En las generales a la intendencia de la capital de la Mendoza realizadas el 3 de mayo alcanzó el 17% de los votos, se ubicó segundo y le ganó nada más y nada menos que al Frente para la Victoria (FpV) y en una elección ejecutiva.

En las PASO a gobernador de esta misma provincia, con la candidatura de la senadora provincial Noelia Barbeito, alcanzó el 7,09% y el FIT quedó como una de las tres fuerzas que competirán en las generales del 21 de junio. Mendoza es un distrito con clara hegemonía del PTS y uno de los bastiones electorales del FIT.

Salta es el otro distrito donde el PO llegó a votaciones históricas en 2013 y donde tiene preponderancia. Hace dos años había obtenido en las nacionales casi 19% en toda la provincia y en la Capital llegó a ubicarse primero con 27% en las provinciales. El 17 de mayo se realizaron las elecciones generales, el PO sostuvo votaciones importantes pero retrocedió en relación a 2013 a un cuarto lugar en la provincia y tercero en la capital (6,23% a gobernador y 12,50% en la intendencia de la capital).

¿NUEVO EQUILIBRIO?

Por los cambios producidos en la realidad de cada fuerza, el PTS consideró que había que discutir el equilibro de conjunto correspondiente a la realidad actual y su expresión en las candidaturas.

Como esto no era aceptado, se abrió la eventualidad de dirimir las candidaturas en las PASO, no como una imposición tipo últimatum, sino como una posibilidad de última instancia que garantice la continuidad del Frente si se mantenían las diferencias.

Como se abría la eventualidad de las internas, el PTS lanzó a fines del año pasado la precandidatura presidencial de Nicolás del Caño y de otros referentes. La apuesta por Del Caño y el apoyo y empatía que logró en la juventud se puso en la mesa para que sea discutida en el Frente, como una manera de fortalecerlo.

El lanzamiento no significaba la certeza irreversible de ir a las internas. Se realizaba por la simple razón de que si se planteaba como una posibilidad, estaba obligado a proyectar a sus precandidatos ya que de lo contrario si no había acuerdo y finalmente se iba a internas, correría con la desventaja de tener que proponer sus candidatos a último momento.

Tanto el Partido Obrero como Izquierda Socialista mantenían una negativa absoluta y casi de principios a dirimir la cuestión de las principales candidaturas en las PASO, con la misma intensidad que sostenían que debía mantenerse el “equilibrio” del 2013.

Finalmente, el pasado martes 12 de mayo, Jorge Altamira y Juan Carlos Giordano (IS) lanzaron la fórmula de precandidatos a presidente y vice, respectivamente. Su argumento central es que el PTS pretende que la fórmula presidencial sea encabezada por Del Caño y no por Altamira. El PTS saludó que se haya aceptado la posibilidad de dirimir las diferencias en internas, ya que esto garantizaba la unidad y la continuidad del Frente.

Sin embargo, insiste en que no es preciso el argumento de que su propuesta sea “Del Caño candidato a presidente o nada”, ya que siempre planteó las internas como posibilidad de última instancia y su propuesta fue para debatirla. Considera que este cambio abrupto de posición del PO hacia el planteo de las PASO de manera ultimatista es otra forma de no discutir la cuestión de fondo que cruza la polémica: el equilibrio nacional de conjunto del Frente y cuál debe ser su expresión en la jerarquía de las candidaturas.

No obstante esto, asegura que cuenta con candidatos con peso y volumen (especialmente en la juventud), empezando por el mismo Nicolás Del Caño, para ir a la contienda si fuese necesario. El 24 de mayo el PTS realizará una convención nacional, además de proponer elegir a quien acompañe en la fórmula a Del Caño (así como a los principales pre-candidatos), aconsejará un llamado para que se busque llegar a un acuerdo para una lista unitaria antes del cierre de presentación, que será dentro de un mes.

La aceptación de la posibilidad de las PASO por las fuerzas que integran el FIT garantiza su continuidad en el marco de que viene obteniendo resultados electorales en general buenos en los comicios que se realizaron hasta ahora. Menores a los de las legislativas de 2013, pero mayores a los resultados logrados en elecciones ejecutivas históricamente. Como habíamos adelantado en el estadista (N° 119), la “primera vuelta” dio un balance positivo para el FIT.

El debate de fondo reside en las diferencias estratégicas que existen en las fuerzas que integran el FIT, ya que es justamente un frente integrado por distintos partidos que acordaron un programa pero tienen prácticas y visiones políticas diferentes (sino conformarían un partido único).

El desarrollo de la discusión dictaminará si finalmente se llega a algún acuerdo o habrá internas en el Frente de Izquierda.

En esta nota