mar 07 Dic

BUE 23°C

mar 07 Dic

BUE 23°C

Lo que se juegan los que no juegan

macri-larreta
28-08-2021
Compartir

Por Juan Antonio Yannuzzi

Pasado el 14 de noviembre no solo se definirán la composición final de las legislaturas nacionales, provinciales y municipales, también habrá grandes definiciones con respecto a quienes son las figuras opositoras más legitimadas para pelear por la Casa Rosada en 2023. Y antes de las elecciones generales hay una instancia que puede ser aún más importante a la hora de definir liderazgos internos.

Las PASO del 12 de septiembre tendrán, tal vez, más para decir con respecto a las probabilidades de los referentes de Juntos por el Cambio de pretender encabezar la coalición que el resultado de las generales. Aunque probablemente un mal resultado de la lista de JxC que llegue al 14 de noviembre provoque la emergencia de facciones internas disidentes, la legitimación del liderazgo no tendrá que esperar a la primavera.

La lectura de los resultados de las primarias, cuyo fin sea conocer que figuras de la coalición opositora quedan legitimadas, tendrá que tener en cuenta la variedad de configuraciones de alianzas en las distintas provincias. Aun así, habrá algunos resultados con lecturas variadas, dado que la composición de las listas que se enfrentan en las PASO están cruzadas en cuanto a los partidos que las integran.

La provincia de Buenos Aires es hogar de la primaria donde más nítidamente se presentan las distintas pretensiones de liderazgo de la coalición de los que “no juegan”. El hecho de que Diego Santilli encabece una lista que es apoyada por Mauricio Macri, Patricia Bullrich y Elisa Carrió es ya una victoria del jefe de Gobierno porteño que impulsó su candidatura. Pero para plasmar su liderazgo, aunque sea en Buenos Aires, deberá vencer al armado del radicalismo que tiene entre sus filas a Facundo Manes, Margarita Stolbizer y Emilio Monzó, y cuenta con el apoyo de Martín Lousteau.

El razonamiento de Rodríguez Larreta es que para armar una candidatura presidencial competitiva en 2023 necesita contar con un candidato competitivo para la gobernación y cree que Santilli tiene las condiciones para serlo. En septiembre se sabrá si es así. La batalla por el liderazgo puede tener su gran disputa en la provincia más poblada pero eso no bastará para generar los consensos necesarios al interior de una coalición tan diversa.

En Santa Fe estas diferencias produjeron una atomización de la oferta de JxC, que irá con cuatro listas a las primarias. Entre esas boletas hay tres que cuentan con los apoyos explícitos de referentes nacionales. Federico Angelini comanda el armado más “PRO puro”, junto con Luciano Laspina, respaldado por Bullrich y Larreta. Lousteau se metió de lleno en la interna santafesina apoyando la precandidatura de Maximiliano Pullaro, exfuncionario del Gobierno de Miguel Lifschitz. Lousteau apoya a candidatos en todo el país, más allá de sus chances electorales, porque está apuntando a tener adherentes a su figura en todas partes. Dado que una tercera lista es impulsada por la referente de la Coalición Cívica se conforman una tríada de boletas donde se ven representados los tres partidos principales que integran la coalición nacional.

El caso cordobés puede no contar con la complejidad numérica de su hermano santafesino, pero en cuanto al esquema de alianzas no se queda atrás. Macri ya explicitó su apoyo al binomio de Mario Negri y Gustavo Santos, oponiéndose a su exministra de Seguridad. La presidente del PRO respalda a Luis Juez- Rodrigo de Loredo, en la única interna que divide a la dupla de halcones de JxC. Lousteau también apoya, desde hace tiempo, a De Loredo.

Con sus tres senadores y cuatro diputados en juego, Tucumán es hogar de otra particularidad en este mundo de internas cruzadas que es Juntos por el Cambio. Macri y Larreta se plantan en veredas opuestas respaldando a José Cano y a Germán Alfaro, respectivamente. Sin embargo, la magnitud de la provincia no da pie para poder sacar conclusiones con respecto a la relación de fuerzas resultante de la primaria. En una posición parecida está la PASO en Entre Ríos, donde la disputa tiene mayoría radical en ambas listas, la de Rogelio Frigerio apoyado por Lousteau y la de Pedro Galimberti respaldada por Carrió.

La noche del 12 de septiembre no solo se sabrá la oferta electoral que llegará a las elecciones generales, sino que se definirá la relación de fuerzas entre los liderazgos de Juntos por el Cambio y los partidos que integran la coalición entre las provincias con más peso, tanto político como demográfico. En las provincias el resultado estará claro, a nivel federal el tema se complica. Las elecciones probablemente tendrán como resultado una configuración de victorias a partir de la cual se podrá pensar, y no mucho más, si el jefe de Gobierno porteño queda legitimado como líder de la oposición o si sus competidores tienen espacio para subirse al ring presidencial. Y esa misma noche comenzará un nuevo desafío para los ganadores de las primarias de JxC: retener el voto de quienes apoyaron a los perdedores.

En esta nota