mie 27 Oct

BUE 33°C

mie 27 Oct

BUE 33°C

Los bancos como promotores del desarrollo sostenible

Pitiot
29-03-2021
Compartir

Por Carla Pitiot (*)

Es probable que, en términos generales, el común de los ciudadanos poco conozcan de los bancos de desarrollo, ya que por la cotidianidad tenemos la costumbre de tratar con bancos comerciales o, más modernamente, con bancas virtuales. Pero los bancos de desarrollo existen, están ahí y son esenciales para la recuperación económica en este contexto de recesión mundial.

Al decir bancos de desarrollo nos referimos a aquellas entidades financieras que tienen el objetivo de fomentar la capacidad de préstamo para el desarrollo productivo, la infraestructura y promover la inversión privada.

En esta situación mundial donde en muchos países los bancos de desarrollo pasaron a ser los protagonistas de la escena, el consenso respecto de los criterios y objetivos de los mismos se vuelve un imperativo. Y los bancos de desarrollo no son ajenos a que las miradas están puestas sobre ellos. Por eso todos, están expectantes de la próxima reunión del Foro de Paz de París 2021, espacio en el cual se lleva a cabo la Cumbre de Finanzas en Común. Esta cumbre en el año 2020 ofició de primer encuentro mundial de todos los Bancos Públicos de Desarrollo donde participaron más de 450 entidades y se discutieron respuestas desde el sistema financiero para fomentar una recuperación económica sostenible para la pospandemia. En ese encuentro en el que surgieron compromisos y una declaración con los principios y objetivos concretos para trabajar por la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, se trató con particular centralidad la inclusión financiera de los sectores postergados, la ampliación crediticia hacia las pequeñas y medianas empresas, el financiamiento a empresas sostenibles y el fomento a la inclusión de las mujeres en el circuito financiero.

En Argentina, la respuesta a la crisis del Covid-19 implicó la implementación de un paquete de medidas de emergencia con transferencia directa de recursos, para proteger a los sectores más vulnerables (como el IFE) y acompañar a las empresas con programas como el de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), entre otros. Un dato interesante respecto de la inclusión financiera en perspectiva de género, es que en Argentina no existe prácticamente una brecha en la tenencia de cuentas bancarias entre hombres y mujeres, lo que se explica por el cobro de programas de ayuda social, como la AUH, con mayoría de titulares mujeres, y de jubilaciones y pensiones, de acuerdo con el Informe de Inclusión financiera del Banco Central del año 2020.

Sin embargo, y con la vocación que nos convoca de construir una Argentina más igualitaria, e inclusiva, el trabajo desde la banca pública de desarrollo nacional toma como bandera el fomento a la inversión privada para el desarrollo, la financiación de la infraestructura y pone el énfasis en la inclusión financiera de las mujeres.

Se trata de bajar a tierra y volver palpable lo "aspiracional" del compromiso de conquistar la igualdad de género, relativa al Objetivo de Desarrollo Sostenible 5, y en ese camino la ampliación y popularización del acceso al crédito de las mujeres para sus emprendimientos y Pymes es una de las políticas que más músculo está ganando y cuyo saldo es positivo por el ciclo virtuoso de crecimiento e inclusión que genera.

Uno de los más claros ejemplos es el programa “Mujeres que Lideran” del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), donde el objetivo es otorgar herramientas financieras y no financieras a empresas cuya dirección recae en manos de mujeres o bien donde las accionistas mayoritarias sean mujeres. Por eso nuestra tarea y nuestra mirada deben estar orientadas a implementar políticas públicas donde la centralidad de nuestro accionar esté puesta en impulsar el desarrollo productivo, social e inclusivo de la Argentina en igualdad de oportunidades al acceso y disfrute de los derechos; y la inclusión financiera y la eliminación de brechas son algunos de ellos.

(*) Directora del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), dirigente sindical de APOC y ex diputada nacional (2015-2019)

En esta nota