mie 20 Oct

BUE 20°C

mie 20 Oct

BUE 20°C

Los últimos metros

carrera-con-vallas
19-11-2015
Compartir

A pocos días del balotaje, a Mauricio Macri se lo nota más cómodo que a Daniel Scioli. Es lógico: el objetivo de Macri siempre fue llegar a esta instancia y el de Scioli, evitarla.

Un año atrás, el jefe de Gobierno sostenía que la elección se terminaría definiendo entre él y el gobernador bonaerense mientras que en el sciolismo se descontaba un triunfo en primera vuelta. Por eso, no sorprende que uno disfrute el actual escenario y que el otro lo sufra.

Las encuestas coinciden en otorgarle una ventaja a Macri que oscila entre los 5 y los 8 puntos. Sin embargo, no son pocos los analistas que creen que puede haber un movimiento a último momento que los sondeos no están registrando.

En Cambiemos sostienen que muchos ciudadanos se terminarán subiendo a último momento a la ola triunfadora ampliando la ventaja para su candidato. En el sciolismo, por el contrario, creen que la campaña que según ellos apunta a desenmascarar a Macri rendirá sus frutos y la brecha tenderá a cerrarse. ¿Será así?

Es difícil anticipar el efecto que puede tener exhibir declaraciones de Macri y de algunos de sus asesores referidas a YPF y las AFJP entre otros temas. Es cierto que todas ellas lo muestran sosteniendo posiciones contrarias a la visión social predominante. Sin embargo, Macri, ya hace tiempo que cambió su posición en muchos de esos temas. Puede, efectivamente, haber modificado su opinión, también puede ser que leyó adecuadamente que hay un clima de época más favorable a la intervención estatal en la economía contra el cual no se puede arremeter si se quieren ganar elecciones y también puede ser que decidió que no tenía sentido dar batallas por temas que de cualquiera manera son inmodificables. ¿O acaso alguien piensa que el Congreso puede volver a privatizar el sistema jubilatorio o YPF? Sea por la razón que fuere, la campaña del FpV habla de un Macri distinto del actual. Por eso, constituye un interrogante la efectividad que pueda tener. Otro tanto puede decirse de las acusaciones de promover una megadevaluación ya que oportunamente Macri concentró la campaña en su figura y mandó a callar a casi todos sus asesores económicos.

Mientras tanto, Scioli tiene que moverse en un escenario que no le resulta natural. Tiene que sacar a relucir un estilo confrontativo que poco tiene que ver con sus antecedentes. También tiene que recurrir a un discurso de fuerte contenido ideológico que tampoco ha sido un rasgo de su trayectoria política.