dom 05 Dic

BUE 19°C

dom 05 Dic

BUE 19°C

“Macri será el Presidente más federal de la Historia”

VM
01-02-2016
Compartir

(Entrevista a Sebastián de Luca, secretario de Interior de la Nación. Por Alejandro Radonjic)

Poder con un déficit político claro: escaso poder institucional. Pocas gobernaciones, un contingente legislativo escaso y la necesidad de ampliar las fronteras de apoyo de la coalición original. ¿Cómo están enfrentando ese déficit?

En principio, Mauricio Macri tiene el respaldo de los votos y la legitimidad que le ha dado la sociedad para dirigir el país. Pero, obviamente, viendo los números del Congreso y las identidades partidarias que gobiernan cada una de las provincias, estamos en búsqueda de lograr consensos y el diálogo será clave. El Presidente dio esa señal al recibir a los veinticuatro gobernadores en el segundo día de su gestión. Los ministros de las distintas áreas, y no sólo Rogelio Frigerio, están conversando con los gobernadores, sus ministros y también los legisladores. Nos estamos interiorizando con sus propuestas y sus requerimientos. Buscamos un diálogo respetuoso e institucional.

¿Cuál ha sido la actitud de los mandatarios provinciales en los encuentros en los que ha participado?

Nos une la necesidad de tener una buena gestión. La mayoría de los gobernadores están en su primera gestión también. Conversamos con todos, entre otras cosas, sobre cómo están sus provincias, cómo están financieramente, cómo están en materia de obras públicas, infraestructura escolar y vivienda para ver cómo podemos, a partir del diálogo y el respeto, ir coordinando políticas. Los entendemos como socios. A más de alguno los sorprende, pero es la forma de gestionar del Presidente.

Una gran parte de la tarea de construcción política recae sobre dos funcionarios que usted conoce muy bien: Frigerio y Emilio Monzó. ¿Cómo es ese trabajo conjunto?

Cada uno desde su lugar hace un aporte. Son dos personas de diálogo y que conocen a los gobernadores y los diferentes actores políticos hace mucho tiempo. Eso es un dato a favor porque con muchos ellos se ha generado una relación personal y política sólida. Tanto los legisladores como los gobernadores tienen un canal de diálogo clave para buscar puntos en común y encontrar soluciones. Pese a no ser mayoría en el Congreso, confiamos en poder consensuar y tener una sana gobernabilidad entre todos.

¿Creen que en el Congreso podrán, tal como hicieron en la Legislatura bonaerense, concitar apoyos peronistas?

Sin duda. Tenemos la expectativa de que muchos legisladores que hoy están en otros partidos tengan la razonabilidad y el compromiso de tratar cada uno de los temas con lógica y respeto. Esperamos que haya una oposición constructiva. No tenemos dudas de que somos un espacio que sabe dialogar, conversar y sentarse en una mesa. La sociedad no va a ver con buenos ojos a los que se opongan por el mero hecho de hacerlo.

¿Los ayuda, en la tarea de construcción, la falta de un liderazgo único en el PJ?

El peronismo tendrá una etapa de debate para analizar qué fue lo que la pasó en el último periodo electoral. Pero hay varios dirigentes que apuestan al diálogo y a una construcción distinta dentro del peronismo, aunque con muchos otros será más difícil tener esa búsqueda de consensos.

¿Planean iniciar diálogos para sancionar una nueva Ley de Coparticipación?

Vamos a avanzar en una nueva discusión de la coparticipación. Creemos que hay provincias que están siendo perjudicadas y que, en los últimos años, se ha profundizado la concentración de recursos en el Estado Nacional. El kirchnerismo fue el Gobierno más unitario de la Historia. Vamos a dialogar con todos los gobernadores para ver de qué manera empezamos a descentralizar recursos para que cada provincia pueda administrarlos. Macri, sin duda, va a ser el Presidente más federal de la Historia. Confía en que los gobernadores tienen que ser los que administren las prioridades de su gestión. Se tiene que terminar el hábito de que, desde Buenos Aires, se defina una licitación o se decida sobre un cordón cuneta de una ciudad que está a más de 1.000 kilómetros. Los gobernadores son nuestros socios.

En su momento, el Presidente habló de lanzar el plan de infraestructura más ambicioso de la Historia Argentina. ¿Cómo viene ese proyecto?

Aun estamos haciendo los últimos números para conocer la deuda que nos dejó el kirchnerismo en materia de obra pública. Vamos a usar de manera muy criteriosa los fondos que consigamos a través de las emisiones de deuda porque, dado el Estado quebrado que nos dejaron, nos va a ser muy difícil realizar las obras. Una vez conseguido el financiamiento, vamos a empezar a ejecutarlas que ya estamos conversando con los gobernadores.

¿Cuál va a ser la política de viviendas?

En primer lugar, terminar de pagar los certificados adeudados a lo largo y ancho del país. Nuestro objetivo es construir viviendas y llegar, en conjunto con los créditos hipotecarios de largo plazo, a construir 1.000.000 de viviendas.

¿Cómo avanza el Plan Belgrano que maneja José Cano?

Las diez provincias del Norte han sido las más postergadas en la ejecución de obras públicas y nosotros vamos a saldar esa deuda. Cano está determinando, en conjunto con los gobernadores, el plan de acción.

En esta nota