lun 25 Oct

BUE 18°C

lun 25 Oct

BUE 18°C

Martín Lousteau: “A la gente le preocupa más la precariedad laboral que la erosión del salario real”

22-03-2011
Compartir

El Gobierno Nacional tiene margen para continuar impulsando la economía de aquí hasta octubre, aun a costa de sumar problemas para el mediano plazo, opina el ex funcionario.

A poco más de tres años del anuncio de la resolución 125, uno de sus protagonistas

centrales, Martín Lousteau, dialogó con el estadista. La entrevista, sin embargo, no giró en torno a ese tema. Con un tono crítico, Lousteau cree que el debate económico entre los precandidatos ha sido, hasta ahora, pobre y que el Gobierno no logra comprender a la economía como un sistema complejo e interrelacionado.

Lograr un crecimiento económico más sostenible, profundizar los éxitos en materia social y mejorar la infraestructura productiva y social son los desafíos que deberá encarar el país en un contexto internacional que, si bien es incierto, sigue siendo favorable para la economía nacional. “Estamos ante una oportunidad extraordinaria”, señala el ex ministro de Economía.

-Muchos de los temas de la agenda económica actual estaban presentes en 2007 (reducir la inflación, ir recortando algunos subsidios, arreglar con el Club de París, conseguir más inversión y recuperar el ahorro fiscal). ¿Por qué cree que la agenda avanzó, al menos en los temas, tan poco desde entonces?

El principal motivo es el desdén que el Gobierno muestra por la discusión rigurosa de las cuestiones económicas y la falta de compresión de que la misma funciona como un sistema. Si a eso le sumamos los precios de las commodities extraordinariamente

favorables que aportan los recursos necesarios para tapar con parches los errores de política económica, el resultado natural es una estrategia oficial que posterga sistemáticamente la resolución de la agenda económica.

-En su último libro, Economía 3D (Editorial Sudamericana, 2011), intenta acercar el debate económico a un lenguaje más sencillo. ¿Qué temas económicos deberían discutir los candidatos presidenciales en la campaña? ¿Cómo deberían hacerlo los políticos de un modo que sea útil para la sociedad?

Actualmente, el debate ridículamente pasa por si existe o no inflación, en lugar de

discutir cuáles son las herramientas de política económica que deberíamos utilizar para combatirla. Además de la cuestión inflacionaria, que tiene enormes costos

sociales asociados, en mi opinión la discusión debería consistir en cómo generar un crecimiento económico más sostenible, cómo profundizar los éxitos en materia social y cómo mejorar la infraestructura productiva y social, para poder aprovechar la extraordinaria oportunidad que representa un mundo que nos demanda alimentos.

-En los últimos quince meses, subió la tasa de inflación pero también creció, pese a ello, el apoyo al Gobierno Nacional. ¿Por qué se da esta tendencia? ¿La sociedad se acostumbró?

Yo creo que esta situación se debe a que todavía está muy fresca en la memoria de

los argentinos la depresión económica que sufrió el país entre 1999 y 2002, sólo comparable a la Gran Depresión en los EE.UU. en la década del '30. Así, no debe extrañar que a la gente todavía le preocupe mucho más la precariedad del empleo que la erosión del salario real que impone una inflación del 25%.

-¿Cree que puede haber algún cambio importante en la situación económica nacional de aquí a octubre?

Más allá de la incertidumbre que genera el contexto económico mundial, lo cierto es que nada hace prever que el Gobierno altere su estrategia en materia de política económica: gasto público creciendo muy fuerte y medidas de estímulo adicionales

al consumo para maximizar la tasa de crecimiento de la economía. De cara a octubre,

este combo expansivo no implica un deterioro adicional de la situación económica

de corto plazo, aunque profundiza las inconsistencias macro en el mediano plazo:

inflación entre 25% y 30%, pérdida de competitividad, erosión del superávit externo

y empeoramiento de la situación fiscal. Deberá ser tarea del próximo Gobierno

resolver esta agenda económica pendiente. Esperemos que así suceda.

En esta nota