mie 27 Oct

BUE 33°C

mie 27 Oct

BUE 33°C

Pocas sorpresas

24-10-2011
Compartir

Los resultados de las elecciones trajeron pocas sorpresas. La ubicación final de los candidatos a presidente fue la anticipada por las encuestas. Se mantuvieron, en líneas generales, los comportamientos de las primarias y sólo se registraron dos cambios de alguna significación al subir Hermes Binner siete puntos y bajar seis Eduardo Duhalde.

La convocatoria opositora a reforzar sus representaciones parlamentarias para controlar al Gobierno tampoco tuvo éxito y el oficialismo se apresta a tener el control de ambas cámaras.

Las pocas incógnitas que había antes de las elecciones fueron resueltas también a favor del oficialismo. Su candidato en Mendoza obtuvo la gobernación, lo que parecía muy difícil hasta hace unos meses dada la evaluación negativa del actual gobierno local. En Misiones también obtuvo la banca que disputaba con el radicalismo y que según los resultados de las primarias se anticipaba como reñida.

En la provincia de Buenos Aires, el FAP gana la banca por la minoría en el Senado gracias al arrastre de la boleta presidencial de Binner, que mejoró notablemente su performance en la provincia.

En cuánto a las intendencias bonaerenses en las que se planteaban escenarios reñidos hubo resultados mixtos con ratificaciones en algunos casos ? Malvinas Argentinas- y cambios en otros como San Martín y San Fernando.

De todas maneras, el escenario para la oposición es complicado porque dispone de pocos recursos institucionales. Binner fue segundo pero eso no lo convierte en líder de la oposición y contará con un bloque de sólo 20 diputados. La UCR tiene mayor representación parlamentaria pero no tiene ningún gobierno provincial. El Pro es el partido que quedó mejor posicionado en el arco opositor pero se volvió a comprobar que si el candidato no es Mauricio Macri, el desempeño electoral se reduce considerablemente.

Los resultados también hacen necesario debatir algunas adecuaciones del sistema de primarias porque los cambios producidos entre el 14 de agosto y el 23 de octubre fueron mínimos.

Se abre ahora un proceso político intenso. La Presidente deberá armar su nuevo gabinete mientras que se esperan señales para determinar si habrá modificaciones en algunas políticas públicas.

A su vez, varios partidos de la oposición entrarán en un fuerte debate interno sobre su futuro mientras que en otros espacios comenzará la diáspora.

También en la misma noche del 23 se pusieron en marcha muchos sueños presidenciales pensando en 2015. Pero nadie los hará públicos por ahora porque en este momento la Presidenta es la que ocupa el centro del escenario.