mie 20 Oct

BUE 24°C

mie 20 Oct

BUE 24°C

Radicales previsibles (y Carrió también)

19-11-2014
Compartir

En la Unión Cívica Radical se priorizó la unidad interna en esta etapa antes que pensar en una estrategia destinada a ampliar el FAUnen

La cumbre radical del lunes 17 de noviembre tuvo un resultado previsible. Quedó en claro, con la declaración final, que se priorizó la unidad del partido por sobre cualquier otra consideración. Por ahora, los acuerdos con otras fuerzas políticas se limitarán a las provincias. Pero el debate sobre la posibilidad de una primaria más volverá una y otra vez en la medida en que no aparezcan encuestas que pongan al FAUnen en una situación electoral competitiva. Faltan ocho meses para formalizar las alianzas y el tema no puede considerarse cerrado.

Los radicales dieron ?al menos en el plano formal? una prueba de unidad que también constituye un mensaje para sus socios. El resto de los integrantes del Frente suelen cuestionar a los radicales aduciendo que trasladan sus problemas internos a la coalición con consecuencias muy negativas.

Ahora la UCR puso la pelota del otro lado. Concretamente les pide a sus socios que acepten que no es un acuerdo entre iguales y eso debe quedar expresado en la conducción de la coalición. En su declaración, los referentes radicales afirmaron que trabajarán para que el partido consagre al candidato a presidente del espacio. Hace a la credibilidad del FAUnen que así sea porque no parece razonable que si uno de los partidos aporta el 80% de los legisladores, intendentes y militantes, el candidato presidencial sea de otro.

De todas maneras, el FAUnen debe recuperar el terreno perdido en los últimos meses como consecuencia de sus diferencias internas, que le quitaron atractivo frente a los votantes. Está claro que la coalición no es un capricho ni una construcción artificial de sus dirigentes porque los partidos que la integran ?aliados o separados? obtuvieron entre 25% y 30% de los votos en las últimas tres elecciones nacionales.

Una de las consecuencias más inmediatas de la decisión de la UCR de no avanzar en alianzas con otras fuerzas externas a UNEN fue el portazo, previsible también, de Lilita Carrió del armado. Un clásico: "Lilita" alejándose de una fuerza que ayudó a construir. Como Bombita, el personaje de Ricardo Darín en "Relatos Salvajes", los que no sacaron los pies del plato esperan que sea una "voladura controlada" y que la diáspora no convoque a nuevos adeptos. Por ahora, no pareciera que ese vaya a ser el curso de acción mayoritario. Por el contrario, si bien todos lamentan la partida de la diputada (lo ideal, decían, era tenerla adentro y "controlada"), su alejamiento puede ayudar a darle una coherencia y homogeneidad en el discurso que el FAU había perdido, entre otros motivos, por los distintos puntos de vista sobre cuál debía ser la políticas de alianzas de la novel fuerza.

UNA PUERTA ABIERTA

También los radicales se manifestaron a favor de dialogar con otras fuerzas para acordar una agenda parlamentaria. Fue un punto a favor de los que piensan en acuerdos más amplios y la necesidad de un gobierno de coalición a partir de 2015.

Toda esta discusión no puede sorprender porque la política de alianzas es el centro del debate interno en la UCR desde hace tiempo. Está claro que dejó de ser el partido más popular de Argentina desde el 17 de octubre de 1945. Esa realidad, vigente desde hace casi setenta años, tuvo una sola desviación en 1983 cuando se dieron una serie de circunstancias favorables ?e irrepetibles? que confluyeron con el liderazgo de Raúl Alfonsín.

Por lo tanto el radicalismo sólo puede llegar al Gobierno en el marco de una coalición con otros partidos. Sólo, ya no puede.

Por ese motivo, siempre se debatirá con quienes aliarse y no será fácil lograr consenso interno. No lo fue cuando se constituyó la Alianza con el Frepaso, tampoco cuando se decidió llevar a Roberto Lavagna como candidato presidencial y mucho menos cuando se acompañó a Francisco De Narváez en Buenos Aires.

Es el destino de un partido que perdió su condición mayoritaria hace tiempo.

En esta nota