mie 20 Oct

BUE 24°C

mie 20 Oct

BUE 24°C

Un intenso comienzo de año en Mendoza

05-02-2015
Compartir

(Columna de Horacio Meilán)

La provincia cuyana inició 2015 con fuertes definiciones del PJ gobernante y de la UCR opositora que anticipan un año electoral con una intensidad política inusitada. Desdoblamiento electoral y alineamiento opositor, los principales puntos.

El inicio del año político en Mendoza fue intenso. Es que en los primeros días de enero se produjeron fuertes definiciones en el Gobierno, en el partido gobernante, y también en la oposición. Desde la decisión del gobernador Francisco “Paco” Pérez de desconocer ?vía decreto? el financiamiento público para PASO locales y campañas partidarias, hasta la de adelantar las elecciones provinciales a las nacionales, bajo la presión de siete intendencias oficialistas ?generando que se vote por lo menos cuatro veces, aunque habrá departamentos, como Capital, con al menos seis votaciones? pasando por un posicionamiento radical que se afianza en sus pretensiones, queda claro que 2015 será un año políticamente movido.

MENDOZA DESDOBLADA Y SIN FONDOS PUBLICOS

El aluvión desdoblador comenzó en noviembre del año pasado, cuando el intendente interino de la Capital, el radical Rodolfo Suárez, reemplazante del fallecido Víctor Fayad, anunció que su departamento realizaría las PASO el 22 de febrero de 2015 y las generales, el 3 de mayo. Su justificación fue la necesidad de “legitimación” ante los vecinos, dado que él sólo había sido votado como concejal. De hecho, la UCR ganó esa elección apenas nueve meses antes, cuando el 30 de marzo de 2014 se votó en una elección desdoblada.

A Suárez se le sumó, casi inmediatamente, el jefe comunal de San Carlos, Jorge Difonso, hombre del local Partido Demócrata (PD) que se transformó en uno de los principales referentes del Frente Renovador de Sergio Massa en Mendoza, aunque en los últimos tiempos ?tal vez por la escasa adhesión provincial al tigrense? lo ha dejado un tanto de lado.

Pero más allá de estas dos decisiones de-partamentales, lo cierto es que en aquel noviembre varios intendentes justicialistas ya presionaban a Pérez para despegar la votación provincial de la nacional, porque a diferencia de lo que ocurrió en 2011, cuando todos, incluido el propio mandatario, aprovecharon el efecto arrastre de Cristina Fernández y se valieron de la reelección de la Presidenta para ganar en sus distritos, está claro que hoy el escenario, con el kirchnerismo en retirada y el PJ provincial sin el apoyo de aquellos días, no es conveniente en sus territorios.

Esa presión eclosionó entre la última semana de diciembre y la primera de enero, cuando siete de los doce intendentes que posee el PJ en Mendoza desoyeron a Pérez e incluso al propio operador peronista cercano a la Presidenta, Juan Carlos Mazzón, y adelantaron las elecciones en sus comunas para abril y junio (PASO y generales, respectivamente).

Al mismo tiempo, con fecha 30 de diciembre, Pérez publicó el decreto 2.400, reglamentando la ley 8.619 de PASO mendocinas, polémica medida que además de confirmar que no habría fondos estatales para solventar las campañas (contradiciendo a la propia ley), impedía que cualquier candidato local pudiera adherir a más de un candidato “de categoría superior”, echando por tierra las intenciones de uno de los favoritos radicales, Alfredo Cornejo, quien pugna por un alianza con otras fuerzas opositoras, como el macrismo, y pretendía aparecer en la boleta de Julio Cobos como aspirante presidencial, pero también en la del porteño Mauricio Macri.

El decreto de Pérez (que se sumó a otro ?el 2075publicado dos semanas antes que avisaba que no repartiría equitativamente fondos a los partidos para las campañas) generó la reacción de toda la oposición, con acciones judiciales del PD ?aliado institucionalmente al PRO? y de la UCR, y la protesta de la izquierda. “El PJ busca recursos privados para solventar su propia campaña, son fondos oscuros, fuente de corrupción”, denunció Cornejo en reiteradas ocasiones sobre esa decisión.

Pero sorprendentemente buena parte de ese decreto, sobre todo la relacionada con las alianzas para la elección nacional, quedó trunca cuando el 12 de enero, Pérez, junto a todos los intendentes justicialistas, el vicegobernador Carlos Ciurca, referente de Daniel Scioli en Mendoza y el estratega histórico, Mazzón, anunció que Mendoza y todos los departamentos del PJ harán sus elecciones PASO el 19 de abril y la general, para elegir a su reemplazante y a los intendentes, el 21 de junio e invitó a los radicales, incluyendo al intendente de Godoy Cruz, Cornejo, a que se sumaran a esa fecha, algo que tres jefes comunales aceptaron, pero no el godoycruceño, que días después confirmó que en su distrito “habrá PASO en septiembre y generales en noviembre”, al tiempo que buscó diferenciarse del gobernador y anunció que él cumpliría la ley 8.619 “a rajatabla”, por lo que anunció “fondos propios de la comuna” para repartir en las campañas de todos los partidos, además de la aplicación “por primera vez en la provincia” del voto electrónico.

Así, Mendoza, salvo en enero, marzo, julio y diciembre, tendrá elecciones locales, provinciales o nacionales en todos los demás meses de 2015 y en algunos casos, como en Capital, San Carlos y Godoy Cruz, los electores deberán votar por lo menos seis veces.

EL SUEÑO DEL FRENTE NO PERONISTA

En Mendoza el radicalismo es una fuerza poderosa. De hecho, dos de sus principales dirigentes, Julio Cobos y Ernesto Sanz, buscan presidir el país y son los únicos de ese partido con alguna posibilidad de hacerlo, más allá de las alicaídas mediciones que muestra la mayoría de los postulantes del Frente Amplio Unen, en el cual la UCR decidió hace más de un año recalar junto a distintas fuerzas de centroizquierda.

Pero además, en la provincia tiene amplias posibilidades de ganar la elección, tanto porque domina las mediciones de intención de voto como porque el gobierno de Pérez no tiene la mejor imagen en estos momentos.

Sin embargo, la vocación aliancista de la UCR es expansiva y no son pocos los que hablan de lograr “un gran frente opositor no peronista” para ganar la provincia y el país.

Y si bien hay ejemplos de acercamientos con peronistas opositores, como el de Gerardo Morales con Sergio Massa en Jujuy, no pocos ven con buenos ojos ?aunque también hay muchos que lo desaprueban? un acercamiento radical a Mauricio Macri. De hecho, Sanz es impulsor a nivel nacional de esa alianza con el PRO.

Y hasta el jefe de Gobierno porteño “coquetea” desde hace casi un año con Cornejo, el radical mendocino mejor posicionado para obtener la gobernación.

A principios de diciembre pasado la UCR mendocina, en un congreso partidario en la localidad de Tunuyán, tomó la decisión, resistida por algunos como Cobos pero finalmente aceptada por unanimidad, de conformar en Mendoza un gran frente opositor “no peronista” y abrir así la posibilidad de unirse a otras fuerzas como el PRO o el PD.

La decisión fue festejada en su momento por macristas y demócratas, y fue también la razón política por la que Pérez decidió, por decreto, evitar que un precandidato a gobernador adhiriera a más de un postulante presidencial.

Pero al decidir desdoblar las elecciones, Pérez ayudó a allanar ciertas asperezas internas en torno a la actitud nacional, sobre todo entre Cobos, y el tándem aliancista CornejoSanz.

De todos modos la intención de formar ese frente opositor, al menos en Mendoza, sigue intacta, y ya hay gestos claros en ese sentido: en las próximas elecciones de Capital, el PRO decidió incluso hasta despegarse momentáneamente del PD y no llevar candidatos propios para apoyar al precandidato Rodolfo Suárez (aliado de Cornejo) y a su nómina de concejales, emulando lo sucedido en setiembre pasado en la ciudad cordobesa de Marcos Juárez, donde fue la UCR la que apoyó al postulante macrista Pedro Dellarrosa, quien ganó la elección.

Además, aunque con nómina propia de concejales, el frente “Unen por la ciudad”, alianza similar a Faunen, también decidió apoyar a Suá-rez como intendente, demostrando que el acer-camiento entre fuerzas no peronistas comienza a tomar forma.

CANDIDATO DEL PJ SE BUSCA

En este contexto en el que la oposición crece en las preferencias de los votantes y se afianza en sus alianzas, y a partir de idas y vueltas propias que han mostrado más incertidumbre que certezas, el PJ gobernante debe dirimir a quienes se postulen para reemplazar a Pérez en la gobernación.

Y si bien hace ingentes esfuerzos para mostrarse unido ?la foto del anuncio del desdoblamiento con todos los intendentes y principales dirigentes peronistas es un ejemplo de ello es cierto que el justicialismo de esta provincia aún tiene una complicación seria que debe resolver rápidamente, ya que hasta el momento hay nueve precandidatos y el próximo 28 de febrero se definen las listas.

En las últimas horas se ha escuchado decir a voceros partidarios que “deberán quedar tres” para las PASO, aunque nadie ha dicho que se desiste.

Por eso los dirigentes trabajan a destajo en estas horas de cara al congreso partidario que se realizará en los primeros días de febrero para definir las alianzas que seguramente recrearán el Frente para la Victoria local (el plazo en este caso vence el 18 de febrero), pero también para ver cuáles serán los acuerdos internos que permitan reducir el número de aspirantes. Aunque está claro que, como afirmó alguien, “la PASO es inevitable”.

En esa instancia puede competir alguien del sector azul, liderado por Mazzón (hoy con dos precandidatos, el presidente de la Cámara de Diputados local, Jorge Tanús y el senador nacional Adolfo Bermejo); alguien de La Corriente (es el sector sciolista liderado por Ciurca, cuyo precandidato es Rubén Miranda); un representante kirchnerista (hoy se postula el diputado nacional Guillermo Carmona); un integrante del sector Integración, tradicional fuerza interna de los hermanos Félix, de San Rafael (el precandidato es el ex diputado nacional Omar Félix) y alguien del “paquismo”, es decir, que responda a Pérez, espacio en el que hoy hay cuatro aspirantes, José Luis Alvarez (superintendente de Irrigación) y tres miembros del gabinete: el titular de Agroindustria Marcelo Costa (también muy cerca de Scioli), el de Transporte, Diego Martínez Palau (hombre de Florencio Randazzo en Mendoza) y el de Salud, el independiente y amigo personal de Pérez, Matías Roby.

LA PALABRA DE COBOS

En el radicalismo, en tanto, la ansiada unidad parece tomar forma y si bien habrá primarias, la mayor parte del partido ya tiene fórmula, aunque todo debió depender de la decisión de Cobos. Es que desde que el Gobierno provincial anunció el desdoblamiento, muchos dirigentes operaron para que el ex vicepresidente dejara su postulación nacional y se candidateara a gobernador, generando un operativo “clamor” que puso dudas sobre las postulaciones de Cornejo, de la senadora nacional Laura Montero (cobista) y del diputado nacional Enrique Vaquié.

La mayor parte del cobismo, incluida la propia Montero, le pidió a Cobos que “volviera a Mendoza”. Desde su entorno confirmaban las presiones, que se agregaban, según sus allegados, “a las nacionales” que le reclamaban al mendocino no cesar en sus aspiraciones presidenciales.

Cornejo en tanto le pedía a Cobos que se definiera y si bien consideraba que estaba “en todo su derecho de ser candidato en la provincia”, buscaba los acuerdos internos que llevasen a una pronta definición. Fue así que volvió a mostrar su capacidad política (también demostrada en el congreso de Tunuyán que aceptó los frentes) al acordar con el propio Cobos la fórmula conjunta.

Entonces, la UCR lanzó la dupla “oficial” Cornejo-Montero para competir por la gobernación y si bien Vaquié sigue “en carrera”, como él mismo dijo, sus dirigentes consideran superada la situación, hacen gala de la unidad lograda (ver entrevista a Laura Montero) y ahora ponen su atención en la conformación del frente opositor que ayude a esa fórmula a triunfar en la provincia, aunque sin descuidar otras definiciones, como la de la convención partidaria nacional del próximo 14 de marzo, que dará certezas sobre los pasos a seguir de sus presidenciables Cobos y Sanz, pero que también servirá para dilucidar cómo quedará conformado el arco de la oposición en el país frente a este trascendental e intenso 2015.

En esta nota