mie 27 Oct

BUE 24°C

mie 27 Oct

BUE 24°C

¿Va “Vamos”?

361937_vamos
28-02-2021
Compartir

Por Inés Fiszman

A comienzos de marzo, los principales referentes del liberalismo y la centro-derecha anunciaron, a través de publicaciones en las redes sociales, que se encuentran cerca de la conformación del frente “Vamos”.

Estaría inicialmente integrado por Republicanos Unidos, el Partido Demócrata, Avanza Libertad, el PAN, la UCeDé, el Partido Liberal Republicano y Valores. Contando así con referentes como José Luis Espert, Javier Milei, Ricardo López Murphy, Yamil Santoro, Gustavo Lazzari, Cynthia Hotton y Alvaro Alsogaray (h), entre otros.

A pesar de lo que se dio a entender en muchos medios, luego de la publicación de la foto de una reunión entre dirigente de dichos espacios, desde Republicanos Unidos explicaron a el estadista que la coalición “Vamos” todavía no está cerrada.

Si bien las negociaciones están muy avanzadas, aún falta que "terminen de ponerle el gancho" desde Avanza Libertad para que se concrete la alianza estratégica. Además, referentes de distintos espacios sostuvieron que la condición para que se cierre el acuerdo es que se garanticen las PASO en la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires.

Desde el estadista conversamos con el referente liberal y vicepresidente de Republicanos Unidos, el abogado Yamil Santoro, quien aseguró que “las conversaciones están abiertas y el frente está en pleno proceso de ordenamiento interno”.

Por su parte, la posición desde Republicanos Unidos “es hacer todo lo posible para que se dé la firma, siempre y cuando se garantice una institucionalidad mínima.” Asimismo, expresaron su voluntad a la posible incorporación de nuevos actores, una vez definido y ordenado el frente.

El camino a las urnas se hace cada vez más corto (aunque todavía está por verse cuándo se vota) y el escenario político argentino, cada vez más ajetreado. La mayoría de los análisis políticos y atención de los medios se centran en la dinámica bipartidista o bicoalicional, reforzando la idea de que solo existen dos opciones viables.

Cada una de las opciones en cuestión tiene su propia lectura de la grieta, haciendo hincapié en distintos valores que han tomado como propios. Pero desde ambas posiciones, instalando una lógica de “nosotros contra ellos” y “el bien contra el mal”, que busca sacar provecho electoral de la rivalidad asentada.

Pero entonces, ¿por qué los liberales sienten que este es su momento? En una primera instancia, por la reacción social a esta dicotomía y la subsecuente profundización de la crisis de representatividad. Se encuentra cada vez más presente en la sociedad el descontento con ambos “bandos” y el hartazgo con esta lógica polarizadora que condiciona a una parte de la población a elegir únicamente por oposición.

Dicho fenómeno se ve reflejado en las últimas encuestas electorales, con el crecimiento de los “indefinidos” y otras respuestas que caen por fuera de la grieta. Esta porción de desencantados, que no se siente identificado ni por el “nosotros” ni por el “ellos” dentro de la lógica establecida, conforma un terreno fértil para la aparición de nuevos espacios, de terceras fuerzas que podrían entrar este año en el recito o reforzar su presencia.

Y entonces, de todos los espacios que podrían conformarse como tercera fuerza ¿por qué el liberalismo confía en que puede tener el peso necesario? El Gobierno del Frente de Todos representa una posición intervencionista en lo económico, y generalmente con un tinte más de izquierda dentro de la política argentina. A medida que la situación económica (y de su mano, la social) continúa empeorando, se da cada vez más lugar a los cuestionamientos sobre las políticas económicas de Alberto Fernández y las críticas a dicho intervencionismo, lo que representa una oportunidad para la teoría económica del liberalismo.

Por su parte, Santoro no cree que exista realmente un bipartidismo o un sistema bicoalicional en Argentina, sino que “es lo que tratan de instalar desde los dos sectores principales por una cuestión básica de acotar el debate a una lógica maniquea que les evita tener que discutir cuestiones con mayor profundidad”.

Sostiene que dicha lógica bipartidista que se alimenta desde los espacios mayoritarios tiende al status quo y contribuye al empobrecimiento de la política argentina. “Desde 'Vamos' pretendemos justamente quebrar está lógica conversacional y llevar el debate al cómo salir de la crisis argentina, donde claramente las dos fuerzas mayoritarias han tenido responsabilidad directa en que estemos donde estamos”, concluye.

Son muchos los espacios que buscan aprovechar la oportunidad. Las múltiples fuerzas liberales (alineadas con Espert en las elecciones de 2019) y algunas de las fuerzas conservadoras se predisponen a correr desde la derecha a Juntos por el Cambio con el Frente “Vamos”. Sin embargo, Juntos por el Cambio podría volver a ganarles el terreno perdido, de la mano de su referente Patricia Bullrich.

En medio de este clima hostil, marcado por la pandemia y su manejo, la inseguridad económica y la incertidumbre social, tenemos por delante una campaña electoral difícil. Ahora queda esperar y ver si pesa más el temor que lleva a aferrarse a lo conocido, o el descontento que impulsa a abrazar lo nuevo con la esperanza de un mañana distinto.

En esta nota