mar 28 May

BUE 8°C

Balotaje

Cabeza a cabeza

A días del balotaje los candidatos a presidente disputan los votos huérfanos e intentan instalar su agenda.

Últimos días para la definición.
Últimos días para la definición. .
08 noviembre de 2023

La segunda vuelta del 19 de diciembre se encamina a ser una de las elecciones más reñidas de la historia argentina, con el agravante de que la oferta electoral nunca fue tan antagónica desde lo ideológico. Esto se da en un marco de reconfiguración de la grieta, donde hay muchos simpatizantes de Juntos por el Cambio que están huérfanos de liderazgo luego de la embestida de Macri contra la integridad de la coalición.

El balotaje del 2015 poco puede ayudar a predecir el resultado de la próxima elección. La diferencia temporal tiene su efecto en el recambio generacional, que en esta ocasión es fundamental dada la clara distribución etaria del voto. En cuanto al contexto, es significativo el deterioro de la situación económica y social, más allá del hartazgo acumulado con la política. Sin embargo, el peronismo esta vez tiene frente a sí un candidato que, aunque pueda representar el enojo de gran parte de la sociedad, para muchos está asociado a un deterioro de la calidad institucional.

Ambos candidatos necesitan que la elección sea sobre su adversario. Aunque los números parecen darle una leve ventaja al libertario, Massa tiene la posibilidad de ganar si logra que para los votantes indecisos la decisión sea "Milei si-Milei no". Esto se debe a que para los dos, su imagen negativa es significativamente mayor que la positiva.

En este sentido, el actual ministro está enfocando su campaña en los grandes centros urbanos del interior, donde necesita que se lo desvincule del kirchnerismo para lograr romper el techo que el peronismo nacional construyó en las principales provincias productivas. Este será el principal propósito de Massa, para la cual la incorporación de dirigentes como Urtubey y Camaño es útil. Quedan algunos días más para esperar alguna sorpresa, pero esta debería venir del lado de integrantes de Juntos por el Cambio si esperan generar alguna diferencia.

En cuanto a Milei, su objetivo es más sencillo: evitar escándalos y dar la menor cantidad de razones para que sigan surgiendo titulares con propuestas impopulares. Seguir copiando el discurso de Bullrich puede ser un riesgo para su autenticidad, pero es mejor que terminar logrando el objetivo de Massa: que la elección sea solo sobre Milei.

Lee también