jue 23 May

BUE 13°C

Partidos

La UCR: ¿está más fuerte o más débil?

El centenario partido logró posicionarse mejor en JxC, pero no tiene una oferta electoral atractiva en muchas disputas claves.

La UCR: ¿está más fuerte o más débil?
01 junio de 2023

El año electoral coloca al radicalismo en una situación en la que exhibe fortalezas y debilidades. 

Entre las primeras, se destaca que logró instalar en el interior de Juntos por el Cambio la idea de que, en caso de ganar, el próximo gobierno debe ser de coalición. Es decir, con más presencia del radicalismo porque hay una evaluación negativa de que fue un hecho negativo su escasa participación en el Gobierno de Mauricio Macri. 

Tanto Horacio Rodríguez Larreta como Patricia Bullrich sostienen que en caso de llegar a la Casa Rosada le darán más protagonismo al radicalismo y procuran tener una vicepresidente de ese origen.  

Otro dato positivo es la presencia de candidatos competitivos. Aquel que gane la primaria de Santa Fe, que disputan Carolina Losada y Maxi Pullaro, tendrá muchas chances de obtener luego la gobernación de una provincia que tiene el tercer padrón electoral del país. 

A esa lista se podrían eventualmente sumar la jefatura de Gobierno de la CABA y la intendencia de Córdoba capital, una ciudad con mucho peso político. En todos esos casos están involucradas figuras relativamente  jóvenes con proyección.  

Interna de Martín Lousteau y Jorge Macri
Interna de Martín Lousteau y Jorge Macri

Otro activo es la Fundación Alem, que presentó recientemente en Córdoba propuestas de gobierno en todas las áreas.     

En el debe se destaca, en primer lugar, la falta de un candidato presidencial que hoy las encuestas muestren con chances de ganar. 

Gerardo Morales, además de ser el presidente del partido, tiene una muy buena gestión en Jujuy para exhibir y Facundo Manes produjo una renovación que la sociedad premió con el 40% de los votos en las primarias de 2021 en la provincia de Buenos Aires para las elecciones legislativas. 

Facundo Manes y Patricia Bullrich
Facundo Manes y Patricia Bullrich

Pero ambos se encuentran hoy lejos de Bullrich y Larreta en intención de voto. 

El radicalismo no consagra un Presidente desde 1999 y dado el actual escenario recién tendría una nueva chance en 2027.  

Ese problema nacional se extiende a la provincia de Buenos Aires en donde el radicalismo no tendrá candidatos propios en ninguna ciudad importante del interior con excepción de Tandil. El resto serán del PRO. 

En el conurbano se repite el mismo escenario y solo San Isidro mostrará una situación diferente.  Aquellos distritos del GBA, que eventualmente gane JxC, serán pintados de amarillo en el mapa político. El crecimiento del radicalismo solo podría darse en distritos con baja población. 

Pero la mayor debilidad de la UCR en esta etapa es su dificultad para fijar una estrategia política homogénea. El mejor ejemplo es que llevaría a los candidatos a vice tanto de Bullrich como de Larreta, lo que significa que el radicalismo se dividirá en función de la interna del PRO. 

Bullrich y Larreta expresan estrategias políticas muy distintas: ¿el radicalismo puede congeniar con ambas? ¿Le dan lo mismo?  

Un dato a tener en cuenta en ese sentido es que los perfiles de los radicales de los que se habla para acompañar a los candidatos del PRO son muy diferentes. En ese contexto, la Convención que se reunirá el 12 de junio no tendrá otro camino que el de dar piedra  libre en materia de candidaturas. En la provincia de Buenos Aires el escenario no sería muy distinto y tanto Diego Santilli como Néstor Grindetti llevarían vices radicales por carecer de una figura con la suficiente potencia electoral para competir por la gobernación.

Son las luces y sombras que muestra hoy el radicalismo .

Lee también