jue 30 Jun

BUE 12°C

jue 30 Jun

BUE 12°C

Libertarios en guerra

El espacio libertario de Javier Milei está transitando su primer gran crisis interna.

Marra y Milei se distancian en una interna "de casta"
Marra y Milei se distancian en una interna "de casta"
16-06-2022
Compartir

Para ese movimiento juvenil que conforma el mileismo, las internas son cosas de zurdos y casta. Y es que este nivel de internas en armados políticos tan reducidos solo puede asimilarse a las peleas entre las facciones trotskistas. 

La ruptura entre el abogado y forista digital Carlos Maslaton con el líder libertario marca el inicio de una nueva etapa para la proyecto de Milei.

La fricciones comenzaron entre dos estructuras superpuestas que trabajaron en el armado nacional de La Libertad Avanza. Una facción está dirigida por los legisladores porteños y ex lavagnistas Ramiro Marra y Eugenio Casielles (defendidos por Maslaton)

Esta fue la que trabajó activamente en la campaña de 2021 y se arrogó la potestad de “armar” el país para la campaña presidencial. La desconfianza en el entorno de Milei apareció por “el Jefe”. La hermana del economista, sin dudas su persona de mayor confianza, avivó estos celos imponiendo como armador paralelo a Carlos Kikuchi, periodista y ex vocero de Domingo Cavallo. 

El diagnóstico de Karina Milei es que la dupla Marra-Casielles es inevitablemente peronista y que son oportunistas que buscan ubicar personajes reciclados del massismo en la boleta libertaria. 

La tensión comenzó concretamente cuando se conocieron contactos con ejecutivos provinciales justicialistas, interesados en tener candidaturas locales liberales que dividan el voto antiperonista. Esto encendió las alarmas de la familia Milei y fue imperioso para ellos conseguir un armado paralelo, que estaría a cargo de Kikuchi.

El hito de la gestión de “el japonés” encabezando las relaciones políticas fue el acuerdo con el Partido Demócrata Nacional, que la aportaría un sello partidario nacional a Milei. Este evento, sumado a la alianza con Ricardo Bussi en Tucumán produjo que el armado de los ex lavagnistas tambalee en todos sus niveles y obligue a recular. En las últimas semanas el distanciamiento entre los dos armados fue creciendo y el fallido acto en El Porvenir aceleró un proceso inevitable. Aunque en los últimos días hubo intentos de acercamiento entre Kikuchi y Marra, hoy las posiciones son irreconciliables.

Más allá de su flamante armador, Milei está buscando acercarse al ala dura del PRO. Lo sucedido a partir de diciembre le dio la pauta que un armado propio vendría con demasiadas complicaciones. Si la preocupación del economista está más en su causa política que en la ambición personal, una alianza con Macri es lo que tiene más sentido.

¿En qué queda el armado de Marra-Casielles y el movimiento anti política si se ratifica la alianza Milei-Macri? Esta duda atraviesa la estrategia de los legisladores, conscientes de que su trabajo depende de la voluntad de un líder sumamente inestable. Una posibilidad es pensar un espacio libertario sin Milei, donde su control sea absoluto, pero su caudal de votos muy limitado. 

La caída en la imagen del economista avivó esta idea que, aunque audaz, tiene sus interesados.

La incertidumbre reina en el espacio libertario, ya no hay nada asegurado. A un año del cierre de listas esto puede detonar las posibilidades de un espacio que quiso ser competitivo.

En esta nota

Lee también