mar 16 Ago

BUE 15°C

mar 16 Ago

BUE 15°C

2023

Se acelera la carrera hacia La Plata

Axel Kicillof buscará su reelección con el apoyo de Cristina Kirchner, pero el panorama es mucho menos claro en la oposición

Hay varias diagonales en la oposición
Hay varias diagonales en la oposición
04-08-2022
Compartir

La provincia de Buenos Aires avanza en la definición de los candidatos a gobernador en 2023. En el oficialismo no cabe esperar novedades. Axel Kicillof buscará su reelección con el apoyo de Cristina Kirchner. La posibilidad de una candidatura surgida de los intendentes como la de Martín Insaurralde, de buena relación con Máximo Kirchner, no llegó a despegar.

Pero el panorama es mucho menos claro en la oposición porque ninguno de los que aspiran a la candidatura a gobernador logra un apoyo decisivo y logran consolidarse. 

El lote lo encabeza Diego Santilli, que cuenta con el apoyo de Horacio Rodríguez Larreta, tiene un alto nivel de conocimiento y encabezó la lista de diputados que ganó las últimas elecciones. Pero es resistido por Mauricio Macri y María Eugenia Vidal y carece de anclaje territorial.

  • Otro fuerte aspirante a la candidatura es Cristian Ritondo, que tiene el apoyo de Vidal de quien fue su ministro de Seguridad. Pero muchos sectores del PRO consideran que su perfil no es atractivo para sectores sociales del norte del conurbano que son electoralmente decisivos para la oposición. 
  • En la carrera también está anotado el intendente de Capitán Sarmiento, Javier Iguacel, que cuenta con el respaldo de Patricia Bullrich. 
  • Finalmente, aunque no oficializó su deseo de ser candidato, aparece el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela

Tiene la ventaja frente a Santilli y Ritondo que tiene una gestión local para mostrar y además no sería cuestionado por ningún referente nacional porque acompaña el proyecto presidencial de Larreta, pero tiene también un buen vínculo con Macri que valora algunas decisiones que toma recientemente en el municipio de rebaja de impuestos y de facilidades para quienes quieran iniciar actividades productivas. 

Por su parte, al radicalismo, no le resultará fácil encontrar un candidato competitivo. Un candidato de consenso sería el presidente del comité provincial, Maxi Abad, pero su nivel de reconocimiento es bajo.

En Buenos Aires podría repetirse el esquema de 2015 y 2019 con una fórmula compartida encabezada por el PRO.  La lógica de ese esquema estaría dada por la preeminencia del PRO en el conurbano y en casi todas las grandes ciudades del interior provincial mientras que el radicalismo cuenta con muchas intendencias y legisladores. Una fórmula compartida reflejaría esa situación. 

En el caso de que la UCR no lleve a un candidato a gobernador y se incline por integrar la fórmula colocando al vice, aparece un nuevo elemento para definir al candidato del PRO que debería ser aquel que esté en mejores condiciones de atraer el acompañamiento de los radicales.   

Lee también