mar 07 Dic

BUE 24°C

mar 07 Dic

BUE 24°C

DEBATE

El show de la polarización

El debate de candidatos a diputados nacionales por la Provincia de Buenos Aires mostró fuertes confrontaciones con estilos marcados y similares.

Debate PBA 2021
Compartir

El esquema del debate pareció darse por duplas. La polarización tuvo su doble representación, por un lado partidaria y por el otro ideológica. En su primera demostración los candidatos de Juntos y Todos se mantuvieron fieles a sus libretos, monologando sin respuestas. Por el otro lado, en los extremos ideológicos, Espert y Del Caño debatieron desde sus respectivos dogmatismos dando uno de los momentos más interesantes del show.

Para pensar la actuación de cada candidato se debe entender con que objetivo se plantaron en el atril. Juntos y Todos fueron a defender con lo que pudieron las gestiones sobre las que tienen responsabilidad política y a confrontar directamente entre ellos, cerrándose al resto de los candidatos. Teniendo en cuenta estos objetivos, ambos mantuvieron la compostura y en el momento de salirse del libreto con las preguntas, Tolosa Paz supo alejarse de los temas incomodos mejor que el ex vicejefe de gobierno porteño.

Espert y Del Caño protagonizaron el momento más tenso del debate cuando se encontraron en las preguntas finales, situación que ejemplifica la dinámica general de la noche. Aunque el candidato Liberal arremetió contra los referentes de los dos partidos mayoritarios, no consiguió respuesta. Quien si se prendió en la pelea fue Del Caño que logró descolocarlo, provocando un desafortunado exabrupto de su adversario.

Desde al antigrietismo, Randazzo mantuvo se esforzó por mantener la calma en pos de mostrarse diferente al barullo político protagonizado por el resto de los candidatos. Este intento lo llevó a mostrarse, por momentos, muy al margen de la dinámica general del debate. A pesar de ello, logró el objetivo de destacar por su calma y quedar plantado como un candidato moderado con propuestas sensatas. Hotton por su parte quiso llevar “valores” a la discusión, aunque al final parecía más una acompañante de Randazzo que una candidata.

No hubo una persona que haya manejado el debate como le hubiese gustado, todos sufrieron reveses, pero a su vez todos pudieron comunicar sus ideas y propuestas, gusten o no. Si tenemos en cuenta los objetivos puede que Del Caño y Randazzo hayan sido quienes cumplieron en plantarse desde su posición de la mejor manera. El primero polarizando con los dos candidatos mayoritarios pero polemizando y descolocando a su principal rival ideológico. El segundo porque fue quien supo mostrarse diferente al griterío, y aunque por momentos desdibujado, logró comunicar propuestas y apelar a la moderación en un contexto adverso.