vie 09 Dic

BUE 31°C

vie 09 Dic

BUE 31°C

¿Cohabitar con el enemigo o disolver el Parlamento?

Macron analiza la gobernabilidad del país tras perder la mayoría absoluta en el Parlamento. No es la primera vez que pasa, pero la fragmentación legislativa podría dejarlo sin la lapicera.

Macron pierde el control absoluto del gobierno luego de las legislativas.
Macron pierde el control absoluto del gobierno luego de las legislativas.
Enzo Caldora Enzo Caldora 27-06-2022
Compartir

La política en Francia podría enfrentarse a un nuevo escenario de cohabitación, con un presidente recientemente electo y una Asamblea que intentará reducirlo a no más que un figurativo con el gabinete tomado. 

A pesar de haber obtenido casi el 60% de los votos en el balotaje presidencial, Emmanuel Macron podría quedar al margen de la toma de decisiones luego de perder la mayoría legislativa en las últimas elecciones

El sistema político francés es conocido por su semipresidencialismo, con una organización que obliga al Presidente a gobernar junto a la Asamblea Nacional, representada a través del Primer Ministro. 

Pero, ¿en qué se diferencian ambos funcionarios? Básicamente el Presidente es el jefe de Estado, ocupando el rol de más alto rango del poder ejecutivo, mientras que el Primer Ministro es el jefe de gobierno, encargado de dirigir al gabinete de ministros. 

Sin embargo, la principal diferencia entre el presidente y su primer ministro es que mientras que el primero es elegido por el sufragio popular, el segundo es elegido por el primero, pero se someta a aprobación de la Asamblea Nacional. 

Y es acá donde a Macron se le complicarían las cosas. La Constitución de Francia estipula que las elecciones legislativas deben ser celebradas de forma desdoblada de las presidenciales, realizándose tan solo dos meses después. Con un sistema uninominal y de doble vuelta, donde el mapa se divide en 577 distritos electorales.

¿Qué pasó en las elecciones legislativas? Al momento de votar, cada ciudadano debe elegir solamente un representante de su jurisdicción, y si este no supera el 50%, debe participar de una segunda vuelta junto a todos los candidatos que hayan alcanzado el 12,5%. Esto fue lo que ocurrió el pasado 12 de junio, cuando el partido de Macron, sin alcanzar la mayoría absoluta, se vio obligado a competir en una segunda vuelta el 19 de junio que lo dejó sin el control absoluto del Parlamento.

download
Emmanuel Macron confirmó  junio su confianza en Elisabeth Borne

El presidente centrista, tras su victoria de mayo, nombró a Elisabeth Borne como su primera ministra. Sin embargo, la continuidad de la funcionaria se pone en juego luego de que varios parlamentarios anunciaran su disconformidad con el gabinete de gobierno. ¿Se acerca una moción de censura para Borne?

En la historia de Francia múltiples veces ocurrió unacohabitación,entendiéndola como una situación en donde el poder ejecutivo se encuentra ocupado por dos personas que no comparten los mismos lineamientos ideológicos y políticos. 

En Francia esta situación se replicó únicamente tres veces durante la V República, siendo la primera entre 1986 y 1988, cuando el Presidente socialista François Mitterrand se vio obligado a aceptar a Jacques Chirac como su primer ministro, luego de que la coalición de derecha alcanzara la mayoría absoluta en las elecciones legislativas; y también en su segundo mandato, entre 1988 y 1995, cohabitó con Édouard Balladur como primer ministro. Paradójicamente, la última vez que ocurrió la cohabitación fue entre 1997 y 2002, cuando Jacques Chirac era entonces Presidente, y se encontró compartiendo el ejecutivo con el socialista Lionel Jospin. 

El gran problema de la cohabitación es que es el Primer Ministro quien debe guiar la agenda de gobierno, incluso si el Presidente no está de acuerdo. Para suerte de Macron, esta vez el Parlamento se encuentra fragmentado, por lo que ningún partido accede a la mayoría absoluta por cuenta propia, dificultando no solo la implementación de una moción de censura, sino también la proposición de un nuevo candidato que dirija el gabinete. 

Es ahora cuando Macron deberá definir cuál es la carta que va a jugar, en búsqueda de poder mantener una situación de gobernabilidad acorde al plan de gobierno propio. Podríamos plantear entonces tres escenarios de acción, pero antes es preciso conocer cómo quedo conformada la Asamblea Nacional. 

De los 577 escaños, 'Ensemble', la coalición que encabeza Macron, se quedó con 245 de los 289 necesarios para la mayoría absoluta. La derecha se encuentra dividida, por un lado el partido de Marine Le Pen, 'Agrupación Nacional', obtuvo el mejor resultado de su historia con 89 bancas, y la derecha clásica de Los Republicanos otras 61.Por su parte, la alianza de cuatro partidos de Izquierda 'NUPES' (Nueva Unión Popular Ecológica y Social), de la mano de Mélénchon obtuvo 131, aspirando a mantenerse como coalición opositora para reducir el poder de la derecha. 

En definitiva las opciones giran en torno a ampliar la coalición gobernante, en búsqueda de los 44 escaños que le hacen falta para poder alcanzar la mayoría absoluta, o negociar ley por ley en la Asamblea, obligando de alguna forma al presidente a compartir su de plan de gobierno con la oposición. 

Lo cierto es que si Macron no lograse alcanzar un acuerdo en el Parlamento que le garantice la aprobación de sus leyes, deberá cohabitar con el enemigo o proceder a disolver la Asamble

Lee también