mie 24 Abr

BUE 15°C

.
Panorama

De eso no se habla

La puerta se abrirá el 20 de noviembre. ¿Dónde iremos?

Carlos Leyba 09 noviembre de 2023

No sabemos hacia dónde iremos, casi todos. Estamos sobre escombros, encerrados y con amenaza de derrumbe. 

No pocos están "pasándola bien", pero la marea de "malestar" nos domina. Como en "Huis clos" (J.P. Sartre, 1944) a puerta cerrada, tememos a un verdugo que no llega, el "infierno son los otros". Pero no podemos vivir sin los otros. Presente tabicado, no se avizora el futuro. 

La puerta se abrirá el 20 de noviembre. ¿Dónde iremos?

Los que disputan nuestro voto no nos describen el destino que prometen ni nos dan señales del camino. Intenciones no alcanzan.

Destino lejano. Lo inmediato es el camino: niebla. Detrás de la puerta, sorpresa. Astutamente, quienes se ofrecen como conductores, silencian su camino. ¿Lo saben? 

Dos campañas. Más una "no campaña" del voto en blanco o del desencanto, la que, como dice brillantemente Ignacio Zuleta, no tiene quien la agite (audio 6/11, "zuletasintecho.com"). 

PulsAr UBA, observatorio que conducen D. Barbieri y A. Reina, indagó sobre qué creemos los argentinos. 

Primera revelación: 89% creemos en Dios; compartimos la virtud de la esperanza y 72% estamos orgullosos de ser argentinos. Milagro de supervivencia frente a situaciones que, en otras latitudes, habrían generado un estallido volcánico. 

En el debate debemos escuchar y mirar: un gesto espontáneo dirá más que un discurso. El 19, prueba de fuego. Días interesantes: maldición china.

Como nunca antes en otras elecciones presidenciales, una parte sustantiva de la sociedad va a quedar extremadamente disconforme. La disconformidad será la medida de la urgencia de los resultados de gestión. 

Elecciones 2023
 

Primer desafío, inflación e ingresos reales de la mayoría: las dos cosas a la vez. Habrá que invertir la "naturaleza de las cosas": "los precios van por el ascensor y los salarios por la escalera" (J.D.P). El éxito, "la salida del primer infierno", no parece estar a la mano. 

Abierta la puerta, la clave será la capacidad de aguante, la confianza en la promesa y la duración del crédito al ganador. La trama social está comprometida por la irascibilidad, la desconfianza y el descrédito. Tiempo nublado (O. Paz)

Para el "anti kirchnerismo" -que es multitud- el triunfo de S. Massa será el de Cristina y Máximo; de los bolsos de López, Báez, Insaurralde, Chocolate, Tailhade y sus espías, y -para no olvidar- el despilfarro de la gran oportunidad del siglo: "el viento de cola chino", en campo despejado, que naufragó por incapacidad de diseñar un proyecto más allá de la enana perpetuación del poder familiar. Miedo a una nueva perpetuidad familiar.

El triunfo de Milei, para la mayoría -votos de Massa, de JXC, en blanco, izquierda, los ausentes- será el triunfo "loco" de las topadoras que destruyen, de aquél que no cree que deba construir porque cree en una "sociedad sin Estado", en la que "no existe el bien común" y que un electrón loco producirá la abundancia que será tanta que, derramada, cada uno -a por la suya - podrá tomar lo que le apetezca. No hay miedo de continuidad sino al vacío que producirán los privatizadores del Océano, del fin de la paternidad, del terraplanismo, de "la salada" de órganos humanos. 

Prólogo al aquelarre, más allá que hayan contratado -Eurnekian que paga para cobrar más adelante- personas normales, pero de convicciones tan flojas que, en tres meses pueden pasar, de la mejor representación remunerada del kirchnerismo, a ser voceros anarcocapitalistas. 

¿Qué cree y piensa nuestra sociedad que el 20/11 masticará un resultado que, en cualquier caso, será mayormente ajeno, porque nadie sumará 51% del padrón?       

PulsaAr nos informa: convicción democrática (8,72/10 en promedio) en una democracia de "baja intensidad" (nota 5,81/10), 73% la considera preferible a cualquier otra forma de gobierno. Sabemos de "otras formas": 1930/1943/1955/1966/1976. 

Una debilidad de esta democracia es que 59% no está interesado en "la política" que confinada a un ámbito cerrado está en riesgo de asfixia. 

Pero 72% exige acuerdos políticos para implementar un Plan. "Acuerdo y Plan" ausentes en estos 40 años de "desacuerdo" e "improvisación". H. R. Larreta -promotor del "acuerdo" - fue exterminado por los propios: gracias Mauri.

Horacio Rodríguez Larreta destacó hoy que Jorge Macri y Clara Muzzio "garantizan la continuidad de una gestión transformadora" en Buenos Aires
H. R. Larreta -promotor del "acuerdo" - fue exterminado por los propios: gracias Mauri.

Javier creció con propuestas disruptivas, pero avanzando marcha atrás inventó la excusa de "generaciones de reformas", etapas de 15/20/30 años que nos llevarán, dice, al destino Alemania. No dice cómo. ¿El mercado hizo a Alemania? ¿Ignorancia o mentira? 

Las promesas de Milei, las "que no se negocian" requieren, dijo, US$ 30.000 millones. Hace días los "financistas", decía, hacían cola para colocar "cara grande" y ahora han entrado en un obvio cono de silencio. Por favor dinos ¿quiénes están dispuestos a financiar, contra Bonos argentinos, el cierre del BCRA como emisor (aclaró G. Francos) para "terminar con el peso"? Dolarización es el Plan Milei y sin acuerdo de los "prestamistas" es simplemente un "bluff": "La odisea de los giles II". 

Sergio no propone plazos ni transformaciones disruptivas; sólo un proceso en el que Massa, "presidente de hecho", pasaría a ser "otro Massa" "presidente de derecho". 

Del hecho al derecho: lo que hoy se hace mañana se deshace. Ese es el Plan. El Acuerdo es inmediato: es con "él mismo", unipersonal.   

Dicho esto, a 57% ningún político lo representa. La desconexión es la "enfermedad" de la democracia. Pero para 54% los políticos tienen una función indispensable. Es decir, vacío de liderazgo: otra enfermedad. 

Tal vez el problema sea la distancia entre lo "políticamente correcto" y el pensamiento mayoritario revelado por Pulsar. 

Un ejemplo, para la inseguridad 77% cree que es necesario aumentar las penas, 73% que la policía tiene que tener más poder, 77 % a militares contra el narcotráfico. Pero el 85% está en desacuerdo con "portar armas". Todo esto es muy fuerte. 

Otro tema: la cuestión de "público y privado", "Estado y mercado". Lo fuerte: el Estado gasta mucho (80%), los recortes en "la política" (91%), en planes sociales (72%) y en el empleo público (62%). Débil desacuerdo con tarifas subsidiadas (52%), confianza en la empresa privada (54%) y 53% elige empleo privado y prefiere servicios públicos en manos privadas, pero mayor control del Estado (46%). Fuerte: no a recorte en salud (96%) o educación públicas (98%), 80% no quiere aumentar la edad jubilatoria a los 67 años: es decir Estado de Bienestar y los que más ganan deberían pagar más impuestos (66%).

Débil: "las reformas" suman 57%. Fuerte 71% contra la dolarización. 

El nivel de rechazo es alto en votantes de UP y JxC. Los que están de acuerdo son los votantes de la LLA (69%).
El nivel de rechazo es alto en votantes de UP y JxC. Los que están de acuerdo son los votantes de la LLA (69%).

Abrir la economía al mundo (73%) fuerte; pero débil, sin restricciones a las importaciones (53%); con restricciones a la inmigración (60%) y a la propiedad de tierra a extranjeros (56%). 

Acuerdo con la reforma laboral (62%) pero débil (52 %) consideración que los sindicatos perjudican la generación de empleo.

Capítulo fuerte: rechazo al lenguaje inclusivo (72%), a la legalización del consumo de marihuana (63%) y más débil (59%) rechazo a la ley del aborto. 

En "modelo de desarrollo", 66% privilegia el medio ambiente al crecimiento, 29% prefiere relacionarse con Estados Unidos, 24% con países sudamericanos y 24% prefiere que nos parezcamos a los países de la Unión Europea. 

PulsAr no revela "una cosmovisión de los argentinos", pero da pautas de algunas fortalezas y de "saturaciones" a tener en cuenta al formular políticas. 

Estado "inflado", ineficiencia hija de la desprofesionalización y a la que hoy agregamos, por ejemplo, el inmoral déficit de Aerolíneas, el jolgorio del diseño unisex de los uniformes de su tripulación. Desprofesionalización, cierto copamiento sindical, "ñoquis de la Cámpora", señales agobiantes de la urgencia de recuperar al Estado para el Bienestar, salud, educación y previsión pública y más acción ante inseguridad y narcotráfico. 

La reivindicación del empleo formal privado que no ha crecido en años y alarma el cuentapropismo, la changa o el empleo público. Estrategias improductivas de supervivencia que denuncian la ausencia de un Estado que contribuya a crear trabajo productivo. Hay, contra la ineficiencia del Estado, una demanda de Estado en control.

Reformas sí, pero rechazo drástico a tangentes insensatas (dolarización). Apertura sí, pero en el  comercio exterior se revela cierta paridad entre la protección a la producción nacional y eliminación de las restricciones. 

Mayoría por una progresividad tributaria y la reforma laboral, seguramente, como mejor acceso al empleo formal privado. Rechazo a las consignas impuestas por "minorías activas": lenguaje inclusivo, legalización de la marihuana, ley del aborto.

En síntesis, las mayorías requieren de "traductores sociales" que genere voluntad política para una propuesta arquitectónica.

Pulsar, sólo insinuaciones para investigar, nos dice de una sociedad tal vez distinta a la que imagina el discurso político: más conservadora culturalmente, más institucional en la democracia, enfrentada a poderes fácticos, que reclama menos ineficiencia en regulaciones - apertura, mercado - y Estado con mayor capacidad de respuesta (inseguridad, narcotráfico, medio ambiente, Bienestar).

"Ángelus Novus" de Klee, cuadro que inspiró a W. Benjamín como "ángel de la historia": mira al pasado y ve ruinas. Desde el Paraíso sopla un huracán que lo lleva hacia el futuro. Esa inspiración la han citado desde Z. Bauman hasta Byung- Chul Han. "El huracán es lo que nosotros llamamos progreso" (WB).

De los escombros, a los que mira nuestro Ángel, aquellos sobre los que estamos, los más identificables, son la pobreza, en la que sobrevive el 60% de los niños y la espantosa sequía de dólares. 

Escombros que son barreras que impiden la reacción positiva de la economía tal como la tenemos (dólares) y toda posibilidad de desarrollo (la mayor parte de las personas del futuro viven a la intemperie de la miseria). Lo escombros que tabican al futuro son la penurias, social y de dólares. Nuestro infierno. 

Tal vez lo demás, aunque grave, sea accesorio. La política de eso no habla. Los discursos políticos resultan irrelevantes y enferman a la democracia.

Lee también