vie 24 May

BUE 8°C

Juntos por el Cambio

El espinoso camino para hacer reformas entre la grieta y las internas

A medida que se acercan las elecciones se comienzan a mostrar migajas de los programas de gobierno así como la modalidad sobre la cual se relacionarán con los diferentes actores políticos.

La realidad política implica de alguna manera u otra a dialogar con el otro.
La realidad política implica de alguna manera u otra a dialogar con el otro.
Julián Alvez 31 marzo de 2023

A medida que se acercan las elecciones presidenciales, los candidatos comienzan a mostrar migajas del programa de gobierno que pretenden llevar a cabo, así como la modalidad sobre la cual se relacionarán con los diferentes actores políticos, muchos de ellos, con capacidad de veto. El discurso de todos parte de la base de una Argentina diezmada por la falta de políticas de mediano y largo plazo en un sinfín de áreas, las cuáles deben realizarse las reconfiguraciones necesarias para asentar un modelo de país sostenible, con crecimiento y desarrollo para sus habitantes.

Sin embargo, es bien conocida la dificultad que implica construir ese sendero: el hartazgo social y el reclamo por resultados concretos y materiales por parte del electorado no son compatibles con la demarcación de un proceso de prosperidad sostenido, que durante años no fue materializado por la política.

Un elemento central que deberá ser analizado en la campaña es cómo los candidatos enuncian sus pretensiones de colaborar con los actores sociales y políticos al momento de asumir y buscar realizar las reformas necesarias, nada más y nada menos que 'hacer política'. Al respecto se divisan dos modelos contrapuestos representados por dos dirigentes políticos que mantienen altos niveles de competitividad en los estudios de opinión pública.

Por un lado, el presidenciable libertario Javier Milei explicó en innumerables ocasiones que en caso de asumir buscará realizar modificaciones de alto impacto como la dolarización, implementando todas ellas por Decreto, si fuera necesario, debido a que su fuerza política no contará con las bancas suficientes para imponer reformas por la vía legislativa, dado que las proyecciones más optimistas le otorgan al espacio de ultraderecha un aproximado de 15 diputados para la próxima renovación. La rigidez programática característica de Milei augura una gestión de gobierno plagada de bloqueos para la consecución de sus políticas.

El politólogo George Tsebelis referencia esta cuestión al escribir sobre los actores de veto, tanto institucionales y partidarios. A la hora de llevar a cabo una reforma, un mayor número de veto players implica mayores costos en términos de negociaciones políticas previas a la implementación de dicha reforma, reduciéndose de esta manera la probabilidad de hacerla efectiva o lo que es lo mismo, aumentándole la estabilidad de políticas.

Son numerosos los ámbitos en los que actualmente se mantienen legislaciones anticuadas, incongruentes con el clima de época como de las políticas aplicadas en otros países. A tal nivel de disfuncionalidad ha llegado que cada vez son mayores las declaraciones de emergencia o modificaciones temporales que se aprueban en el Congreso, un parche a la dificultad que reviste el consenso de políticas integrales, las cuales precisan de una discusión de mayor complejidad y con menor contenido dogmático y moralista, dos componentes que caracterizan al debate actual.

Tras un incómodo viraje hacia posiciones más duras y diversos sondeos cualitativos que indicaron lo forzado de esta posición, Horacio Rodríguez Larreta volvió a hacer un llamamiento a posiciones dialoguistas, en contraposición a aquellos dirigentes que se benefician con la polarización, a quienes catalogó como "estafadores". Según se desprende de declaraciones recientes, su propuesta es la de un acuerdo amplio, que permita establecer políticas de largo plazo con un 70% de las fuerzas políticas dispuestas al consenso.

Diferente de la forma en la que Javier Milei busca construir e implementar sus políticas públicas, las pretensiones del Jefe de Gobierno porteño revisten de flaquezas. ¿Dada la cantidad de reformas necesarias, cuándo y cómo será el ámbito en el que se debatirán estas propuestas? ¿Cuáles son las políticas que se buscarán implementar los primeros días de la Presidencia? ¿Qué aspectos en común pueden acordar las mismas facciones de Juntos por el Cambio, quienes mantienen marcadas discrepancias en términos de política económica, seguridad y previsional?

Al margen de los vetos anteriormente nombrados, aunque menos severos en términos de lo propuesto por Tsebelis, el tono del discurso político en la actualidad es el clivaje que más imposibilita a Rodríguez Larreta a responder parte de estas preguntas. Quienes ganaron los últimos dos comicios presidenciales apostaron al centro ideológico posicional -una promesa de moderación- para alzarse con el triunfo. A pesar de ello, la perpetuación de un ámbito polarizante y la carencia de resultados, son factores que determinaron el crecimiento de posiciones anti status-quo como la que encarna la derecha libertaria.

El corrimiento de la curva de preferencias ocurre tanto a nivel general como en la propia coalición opositora, lo que condiciona aún más el margen para proponer, acordar e implementar políticas pragmáticas. Al respecto José Natanson remarca en El Dipló la tarea titánica que implica un desmarque de la grieta, dado que este componente no es una creación artificial de un grupo de dirigentes sino una realidad social concreta, una suerte de la ley de gravedad de la política contemporánea.

Así, la realidad política implica de alguna manera u otra a dialogar con el otro, ceder posiciones y, sobre todo, enfrentarse a los propios. El matiz que busquen impregnarle a una eventual gestión de gobierno -pragmatismo o radicalización- impactará en que coalición de gobierno pueda ser más exitosa en la toma de decisiones, en principio, internamente. Hacia el afuera, un mensaje valorativo del consenso debe poder ser una herramienta que permita establecer políticas con mayor sustento, más horizontales y por lo tanto, más perdurables y benéficas en el tiempo.

Lee también